utilities

Las empresas de utilities, aquellas que ofrecen servicios públicos como electricidad, gas o agua, desempeñarán un papel importante en la forma en que gestionamos la transición hacia un futuro energético sostenible.

Según señala IFS, las organizaciones de energía y utilities están bajo una presión significativa para ayudar al mundo a alcanzar su objetivo de cero emisiones de carbono para 2050.

“La industria está cada vez más alineada para desempeñar un papel fundamental en la transición de los combustibles fósiles a la generación de energía renovable. Para el sector eléctrico, esto significa simultáneamente descarbonizar y respaldar un aumento de casi el 40 % en la carga eléctrica para 2035” explica Gonzalo Valle, presales manager de IFS Iberia.

Empresas de utilities

Las empresas de este sector deben centrarse en objetivos inmediatos como la infraestructura física, la estructura de datos, los activos definidos por tecnología y software y las capacidades de orquestación inteligente.

Así estimulado por los avances en tecnología como la IA y el ML, podrán optimizar el rendimiento de las operaciones existentes para ayudar a impulsar mejoras inmediatas, empoderando activamente a los trabajadores de primera línea para construir, instalar y mantener de manera eficiente las ventajas físicas.

Las empresas de utilities lideran la lucha contra el cambio climático

Precisamente, la tecnología de optimización de planificación y programación (PSO) de IFS proporciona un alivio inmediato para los ecosistemas del sector más convencionales, las energías renovables y otros sectores emergentes, logrando una mayor eficiencia en las operaciones de servicio y mantenimiento. A través de:

  • Una planificación más inteligente y predictiva, los tiempos de manejo se minimizan, los equipos y recursos necesarios se identifican con anticipación y se logran más soluciones a la primera, lo que elimina la necesidad de una segunda visita al lugar de la incidencia.
  • Las capacidades de IA recalculan el cronograma en tiempo real, permitiendo coordinar a los trabajadores en caso de demoras de tráfico imprevistas, tener en cuenta todos los factores, como la proximidad de técnicos cualificados, otros trabajos que se pueden combinar para reducir los viajes puntuales y medidas adicionales para aumentar la eficiencia.
  • Automatizar y mejorar la actividad, incluidas las interacciones con los clientes con opciones de autoservicio, calculando automáticamente los intervalos de tiempo o ajustando cada orden de trabajo al cronograma existente.
>