Los equipos remotos deben tener una frecuencia clara en la comunicación con la gerencia y los representantes del negocio y el cliente para tomar el pulso a la empresa.

La pandemia ha obligado a muchas empresas a repensar su estructura interna, procesos, estructura de equipos y gestión. Incluso para muchas empresas de alta tecnología, esto se ha convertido en una gran dificultad y prueba.

No es fácil reconstruir los procesos comerciales y reorientar una empresa establecida hacia las tecnologías digitales, y la pandemia ha agregado problemas. Sin embargo, la transformación se está convirtiendo cada vez más en la única forma de que las empresas sigan existiendo.

Los campos de comercio electrónico (eCommerce) y Fintech se han convertido en motores de transformación, ya que la empresa simplemente no tiene adónde ir. Por ejemplo, considere los factores que influyen en el éxito de una corporación de alta tecnología en el campo de fintech: Alta competencia de empresas más jóvenes que ya se han transformado, son más eficientes o tienen la capacidad de aplicar la última tecnología sin importar el legado por el hecho de que son nuevas en el mercado.

Clientes finales, como los jóvenes de la Generación Z (también llamados nativos digitales), que asumen por defecto la presencia de servicios digitales. Empleados y equipos que experimentan dificultades en la transformación de la empresa, que requieren formación o la presencia de habilidades especiales.

Muchas empresas invierten importantes recursos en la optimización de procesos y la máxima automatización de la entrega del producto al cliente final debido a los dos primeros factores mencionados anteriormente.

Utilizar metodologías de trabajo y estructura de mando probadas

Las pequeñas empresas de alta tecnología utilizan metodologías ágiles de gestión de proyectos como núcleo principal de los procesos comerciales. Sin embargo, para empresas grandes y establecidas, esto no es suficiente debido a los grandes equipos, los procesos complejos y las dependencias.

Justo antes del inicio de la pandemia, muchos apostaron por una metodología de desarrollo ágil para grandes organizaciones. Gracias a un proceso de certificación simplificado y una documentación clara para implementar este método, la transición completa les tomó poco tiempo.

Este proceso requirió la selección de varias figuras clave: personas que fueron capacitadas y certificadas, y luego directamente involucradas en la implementación de la metodología. En segundo lugar, seguir un algoritmo de implementación claramente definido que les permitiera organizar muy rápidamente todos los eventos necesarios y hacer un giro completo de un gran equipo.

Transformación de un equipo de desarrollo distribuido remoto

La estructura de los equipos y las comunicaciones entre ellos juegan un papel muy importante. Por lo tanto, además de implementar la nueva metodología, simultáneamente reconstruyeron la estructura del equipo, destacando lo de producto y especializados, atendiendo a la aplicación de la cultura DevOps, etc.

La topología de los equipos en su conjunto resuelve el problema de mantener a cada uno centrado en un área específica de responsabilidad, al tiempo que introduce una serie de patrones de comportamiento que ayudan a compartir la información necesaria (para no permanecer aislado de los demás), ayudarse entre sí en el momento adecuado y así lograr la entrega de productos de calidad juntos.

En general, las métricas de velocidad y calidad juegan un papel decisivo en la entrega de un producto al cliente final. Un joven de la “generación Z” no tolerará una aplicación de baja calidad en su teléfono inteligente.

Está acostumbrado a hacer todo rápido y no pensar en procesos complejos, y esto se ve facilitado por una gran selección entre competidores. Las nuevas metodologías prescriben un conjunto de acciones claras que cada equipo y empresa en su conjunto debe seguir para garantizar un alto rendimiento en estas métricas. Y la estructura adecuada de equipos y unidades contribuye a un cambio controlado para mejorar.

>