Eaton Iberia ha analizado el papel del teletrabajo en los centros de datos durante la pandemia por Covid-19, la cual ha aumentado esta modalidad hasta el 80% en las empresas. Todo ello ha producido una sobrecarga del consumo de internet, pues durante el confinamiento hubo una conexión masiva a dispositivos como ordenadores, móviles o tabletas.

Los centros de datos han sido los encargados de que la red aguante esta sobrecarga sin precedentes. Tras cada email de trabajo enviado, se encuentra un data center que actúa como piedra angular de todos los servicios utilizados en estas semanas. Así, cada dato intercambiado viaja con un único objetivo: alcanzar el centro de datos donde está alojado su servidor para poder ser procesado.

“Resultaría paradójico que los encargados últimos de hacer viable el teletrabajo masivo que hemos experimentado no pudieran acogerse a él. En este sentido, en la actualidad existen soluciones para que puedan hacerlo, como por ejemplo nuestro software IPM, que permiten la monitorización, control y gestión constante del data center desde cualquier lugar’’, afirma Juan Manuel López, responsable de ventas del segmento Data Center en Eaton Iberia.

Cómo los centros de datos implantan el teletrabajo 

Los centros de datos, como encargados de almacenar y procesar toda la información que viaja por la red, han sido unos de los protagonistas silenciosos en el último trimestre al permitir a miles de compañías superar el teletrabajo de manera viable y efectiva. Gracias a ellos, hoy hablamos constantemente de trabajo de remoto y de sus múltiples posibilidades; sin embargo, ¿pueden los encargados de velar por el correcto funcionamiento de los centros de datos realizar su actividad a distancia?

Los centros de datos han sido los encargados de que la red aguante esta sobrecarga de teletrabajo y uso de dispositivos 

La compañía ha recalcado que hoy en día existen vías para la monitorización y el control de los centros de datos en remoto. Y es que, las diferentes versiones de su software IPM permiten comprender y monitorizar la energía del centro de datos, ajustarse a las condiciones ambientales y gestionar métricas sobre la capacidad física, administrar y actualizar los dispositivos de alimentación para definir las políticas básicas de continuidad del negocio, e incluso monitorizar SAIs de terceros y activar políticas de continuidad del negocio a partir de eventos, todo dentro del contexto de su infraestructura de TI y desde cualquier lugar.