Las fintech han de incorporar el concepto de la sostenibilidad como un elemento clave de sus estrategias de desarrollo de negocio, como con el uso de tarjetas de pago, adoptando políticas robustas a medio/largo plazo para “conectar” con sus clientes.

Sobre esto, G+D ha explicado que las tarjetas bancarias pueden ser el eje para mostrar este compromiso y en torno a las cuales es posible desarrollarse toda una política medioambiental que satisfaga a los usuarios. La política debería incluir:

  • el uso de tarjetas sostenibles, asegurando el tratamiento sostenible de las tarjetas a lo largo de todo su ciclo de vida
  • adoptar soluciones digitales capaces de suplir el soporte papel en los ámbitos de la seguridad o el marketing
  • integrar en su operativa acciones desarrolladas junto con organizaciones medioambientalistas y conectadas

“Podemos ser el mejor socio para las fintech al proporcionarles, no sólo tarjetas de pago ecológicas e innovadoras, sino también una red de socios ecológicos que aportan un valor adicional a sus ofertas de productos y servicios”, explica Carsten Wengel, director global de Ventas y Distribución del negocio de Tarjetas y Pagos Digitales de G+D.

Tarjetas de pago para la sostenibilidad 

En cuanto al uso de tarjetas sostenibles, hoy en día las tarjetas se pueden fabricar con capas de PVC 100% reciclado o bien con componentes más avanzados, como biomasas PLA, que requieren un consumo de energía para su producción muy inferior al requerido por las tarjetas convencionales de plástico.

Además, con este tipo de tarjetas, al poder convertirse en compostaje al final de su vida útil, también se eliminan los residuos plásticos propios de las tarjetas convencionales. G+D ya ha desarrollado proyectos de este tipo para la fintech española Divilo y para SweepBank de Ferratum Bank p.l.c.

Respecto al segundo punto, G+D señala la necesidad de asegurar la sostenibilidad de las tarjetas durante todo su ciclo de vida. Así, la compañía apunta, por ejemplo, utilizar papel reciclado para las cartas de bienvenida a clientes o para la creación de los embalajes de las propias tarjetas.

G+D convierte las tarjetas de pago en eje del desarrollo de políticas de sostenibilidad en el mundo fintech

Igualmente, como tercer punto, la sustitución de los canales de comunicación analógicos, se recomienda el uso de códigos QR o tecnología de realidad aumentada en los materiales comerciales o de marketing para evitar el soporte papel. La empresa también apunta la impresión bajo demanda de las cartas, folletos y otros materiales que acompañan las tarjetas, lo que permite, además de eliminar almacenaje o excedentes, disponer de la flexibilidad de poder personalizar a medida los materiales en el momento de la emisión.

G+D avala así mismo en una estrategia de sostenibilidad el desarrollo de programas de colaboración con organizaciones medioambientales que lleven a cabo acciones concretas y tangibles a favor de los ecosistemas y que las entidades pueden integrar dentro de sus programas a favor de la sostenibilidad.

Por último, la compañía recomienda animar a los propios clientes a convertirse en activistas a favor del medioambiente en su día a día. Para ello, se propone conectar las tarjetas con otras iniciativas de responsabilidad medioambiental o social que les impliquen. El objetivo es permitirles asumir una responsabilidad personal y para ello, son adecuadas fórmulas como, por ejemplo, la financiación de una plantación de árboles o facilitar a los clientes la medición de su propia huella de carbono.

 

 

 

>