sector sanitario premera ciberseguridad en hospitales industria sanitaria

Liferay  ha presentado cinco proyectos digitales para trabajar en favor de las demandas actuales del sector sanitario, a la vez que profundiza en la temática gracias a su documento de análisis.

El INE afirma que el sector sanitario de España cuenta con más de 850.000 profesionales, siendo el colectivo de enfermeros el mayoritario con un 36%, seguido del de los médicos con un 30%. Todos ellos distribuidos en un total de más de 800 hospitales y 13.000 centros de atención primaria.

Es por ello que, ante este ecosistema de tal magnitud, requiere de soluciones digitales flexibles, personalizables y con altas capacidades de usabilidad e integración para responder a las exigentes demandas actuales. 

“Las tecnologías digitales son un apoyo clave para responder con celeridad a las demandas del sector en su conjunto, tanto en lo que respecta a la atención del paciente moderno, que requiere una máxima personalización y una experiencia excepcional, como a los propios profesionales, que necesitan desempeñar su labor de forma efectiva apoyándose en la tecnología como facilitador”, afirma Carolina Moreno, Vicepresidenta de Ventas para EMEA y directora general para el Sur de Europa de Liferay.

Cinco proyectos digitales para mejorar el sector sanitario 

En este contexto, los expertos de la compañía han recogido cinco proyectos digitales con el fin de conseguir satisfacer estas demandas actuales;

  • Portales de pacientes personalizados: atender las necesidades de los pacientes es el principal objetivo de las organizaciones de atención médica. Por ello, para estas entidades será de especial valor aquellas herramientas que tengan funcionalidades de personalización, altas capacidades de usabilidad, de escalabilidad out-of-the-box y que permitan un acceso multidispositivo. Integrar diferentes sistemas legacy así como los propios sistemas sanitarios en una única plataforma es, además, imprescindible para que los pacientes reciban una atención rápida y satisfactoria.
  • Registros electrónicos de salud consolidados: en el sistema sanitario, y especialmente en la coyuntura actual, la información y datos que se manejan son críticos. Y es que, obtener un único acceso, a través de un solo punto a toda la información, unificando todos los sistemas de inteligencia en un solo portal integrado significa ahorrar tiempo, agregar valor y aumentar la colaboración entre todas las partes implicadas. 

El ecosistema sanitario requiere de soluciones digitales flexibles, personalizables y con altas capacidades de usabilidad e integración para responder a las exigentes demandas actuales

  • Sistemas actualizados e integrados: el ecosistema sanitario se encuentra en constante evolución. Así, el sector sanitario precisa de tecnologías que posibiliten llevar a cabo actualizaciones rápidas para adoptar los cambios necesarios que permitan responder a los desafíos de cada momento. Integrar los sistemas existentes mediante una plataforma escalable que contemple aspectos como: la mejora del desarrollo, el acceso y la compartición de la información, así como la gestión del contenido, serán clave para atender con éxito a millones de pacientes, independientemente del contexto en el que nos encontremos. 
  • Innovación en telemedicina: hoy más que nunca ha quedado probado que cualquier avance en lo que respecta a la atención médica es especialmente relevante. Por ello, disponer de plataformas que permitan establecer una base tecnológica para ofrecer con garantías fórmulas de atención innovadoras que sean capaces de integrar cualesquiera que sean los nuevos elementos que requieran los continuos desafíos que se presenten, serán siempre una garantía a futuro para el sistema y para el usuario final, en este caso, los pacientes.  
  • Plataformas de Intranet que fomenten la productividad: mejorar la comunicación entre los profesionales del sector sanitario y optimizar su eficiencia son, sin duda, otros de los principales retos del sector. Y, para mantener el desarrollo de la actividad sanitaria y los índices de productividad requeridos, serán especialmente relevantes las capacidades de gestión de contenido y documental. Además, las funcionalidades que permiten crear bases de conocimiento, facilitar la creación y el intercambio de contenido, así como la colaboración departamental e interdepartamental serán de especial utilidad.