El RFID impide el desabastecimiento y las colas

PayMark Fast ha dado a conocer las principales ventajas que una solución IoT con un sistema de radiofrecuencia puede aportar a los retailers, como supermercados, farmacias y otros comercios. Pues, gracias a este tipo de tecnología, es posible adelantarse a la posible falta de productos y prevenir el desabastecimiento sufrido por el covid-19.

Ante la situación que estamos viviendo, muchos consumidores han optado por realizar la compra online, lo que obliga al comercio a tener el stock actualizado en tiempo real para poder realizar envíos más rápidos, económicos e incluso ecológicos.

“Estos días hemos visto cómo numerosos supermercados quedaban vacíos debido a un pánico colectivo, y aunque en un principio no se esperaba, con la utilización del RFID, los supermercados podrían adelantarse y suministrar de forma más rápida y eficaz los productos a sus clientes, minimizando las esperas y su angustia”, afirma Ismael Humbrías, CEO de PayMark Fast.

Disminución de los tiempos con IoT y suministro garantizado con tecnología RFID

El RFID es capaz de disminuir los tiempos y los errores humanos a la hora de realizar reposiciones y reabastecimiento de mercancía. De esta forma, el personal puede desempeñar mayor valor añadido en la experiencia y ofrecer un mejor servicio al consumidor, o incluso desempeñar más tiempo a la hora de elaborar pedidos online.

Ante la situación que estamos viviendo, muchos consumidores han optado por realizar la compra online, lo que obliga al comercio a tener el stock actualizado en tiempo real

Además, aporta numerosos beneficios y es aplicable a distintas operaciones. De hecho, en situaciones como la que están viviendo un gran número de retailers a la hora de evitar roturas de stock, hacer el inventario con una pistola RFID les permite disponer de información en tiempo real.

Y es que, tener automatizado el control de stock, el negocio afronta las visitas con la seguridad de saber a tiempo real la cantidad de stock disponible de cada producto, evitando así cualquier error que pueda afectar a la calidad del servicio prestado.