Trabajar en el metaverso ya es una realidad

El informe “Nos vemos en el Metaverso: El continuo de tecnología y experiencia que redefine nuevos negocios”, refleja que las empresas se dirigen a toda velocidad hacia un futuro muy diferente al entorno para el que fueron diseñadas para operar.

Por ello, Accenture ha lanzado el grupo de trabajo Accenture Metaverse Continuum. El nuevo equipo estará dirigido por Paul Daugherty, group chief executive, Technology y chief technology officer en Accenture, y David Droga, CEO de Accenture Interactive.

“La próxima generación de Internet se está desarrollando e impulsará una nueva ola de transformación digital mucho mayor que la que hemos visto hasta la fecha, transformando la forma en que todos vivimos y trabajamos”, comenta Paul Daugherty.

Metaverso de Accenture

La compañía cuenta con su propio metaverso, “the Nth floor”, donde sus trabajadores participan en la orientación de los nuevos empleados y en el aprendizaje inmersivo a través de las reuniones y la socialización en equipo.

Además, se prevé que para este año, unos 150.000 empleados nuevos trabajen en el metaverso en su primer día de trabajo.

Bruno Chao, managing director de Accenture Technology en España, Portugal e Israel explica que, “a medida que la línea entre la vida física y la digital de las personas se difumina, las organizaciones tienen la oportunidad y la obligación de construir ahora un metaverso responsable, abordando cuestiones como la confianza, la sostenibilidad, la seguridad personal”.

El “continuo del metaverso”, redefiniendo cómo funciona, opera e interactúa el mundo

4 tendencias tecnológicas

El informe Technology Vision 2022 identifica cuatro tendencias tecnológicas que las empresas deben abordar:

  • WebMe: Tu yo del metaverso. Las estrategias empresariales se construyen para el mundo actual de Internet, un mundo digital en el que las plataformas suelen carecer de interoperabilidad y portabilidad de datos. El metaverso y la Web3 están preparados para rediseñar Internet; en lugar de ser una recopilación aleatoria de páginas y programas, el metaverso dará lugar a un entorno 3D permanente en el que moverse de un “lugar” a otro será tan sencillo como ir de una habitación a otra. El 95% de los ejecutivos encuestados considera que las futuras plataformas digitales deberían ofrecer experiencias unificadas, permitiendo la conexión de los datos de los clientes en diferentes plataformas y espacios.
  • El Mundo Programable: Nuestro planeta, personalizado. A medida que avanzan las nuevas tecnologías, como el 5G, la informática ambiental, la realidad aumentada y materiales inteligentes, los mundos virtuales se entrelazarán cada vez más con nuestro mundo físico. Estos mundos reconfigurarán no sólo la forma en que las personas se relacionan en ellos, sino que también redefinirán todo lo que han construido, la forma en que las personas sienten e interactúan y el control que tienen sobre ellos. Curiosamente, el 92% de los encuestados está de acuerdo con que las organizaciones líderes amplíen los límites del mundo virtual para hacerlo más real, lo que aumentará la necesidad de ser constante y navegar sin problemas entre el mundo virtual y el físico.
  • Lo irreal: La autenticidad de lo artificial. Las empresas cuentan cada vez más con datos generados por IA que reflejan de manera convincente el mundo físico. Más que nunca, la IA es lo más importante para las empresas, ya que tanto éstas como los consumidores, dejan de considerar lo que es real versus lo falso, para pasar a valorar lo que es auténtico, no sólo en términos de contenido y algoritmos de una empresa, sino de toda su marca. Con el mundo irreal a punto de convertirse en realidad, es el momento de que los líderes preparen sus empresas. El 96% de los ejecutivos afirman que sus organizaciones están comprometidas con la autenticación del origen de sus datos y el uso legítimo de la IA.
  • Calcular lo imposible: Nuevas máquinas, nuevas posibilidades. La aparición de un nuevo tipo de máquinas está permitiendo a las compañías de todos los sectores ampliar los límites de lo que los ordenadores tradicionales pueden resolver. Herramientas como la computación cuántica y la computación inspirada en la biología permiten a las empresas resolver problemas que pueden ser demasiado costosos, ineficientes o completamente imposibles para la computación tradicional. A medida que los “grandes retos” se conviertan en operaciones insignificantes, la forma en que las empresas compiten, aportan valor y se asocian cambiará radicalmente. Casi todos los ejecutivos (94%) coincidieron en que el éxito a largo plazo dependerá de aprovechar las nuevas tecnologías para solucionar retos que aparentemente no tienen solución.
>