Signaturit ha llevado a cabo una encuesta que acredita que el 64% de quienes han comenzado a utilizar los servicios de firma electrónica lo han hecho motivados por el confinamiento. Además, según los datos de uso de la plataforma, el ritmo de adopción de este servicio por parte de las empresas se ha triplicado por la pandemia del Covid-19. 

En cuanto a la transformación digital de las empresas, un 84% cree que sí se han digitalizado durante el confinamiento, y el porcentaje aumenta en el caso de los departamentos de recursos humanos y jurídicos, que creen haber avanzado en su digitalización en un 88% y un 85%, respectivamente. 

“En un contexto en el que las empresas no solo han perdido el miedo al teletrabajo, sino que han visto que muchos otros procesos de su día a día pueden realizarse de forma digital, con las mismas o más garantías que de forma presencial, la adopción de la firma electrónica se ha disparado”, afirma Juan Zamora, CEO y cofundador de Signaturit.

La firma electrónica se dispara con el confinamiento 

La compañía ha visto como la contratación de sus servicios ha aumentado un 271% entre los meses de marzo y mayo en comparación a 2019, y esos nuevos clientes, junto con los que ya confiaban, han enviado un 147% más de documentos para su firma electrónica. 

Un 84% cree que sí se han digitalizado durante el confinamiento, y el porcentaje aumenta en el caso de los departamentos de recursos humanos y jurídicos

Por su parte, el 64% de esos nuevos usuarios afirman haberse decidido a adoptar la firma electrónica por la situación creada por el coronavirus, y, tras un primer contacto con los servicios, han reconocido que la firma electrónica ha llegado a sus organizaciones para quedarse; en concreto, un 93,3% prevé seguir utilizándola cuando la situación vuelva a la normalidad.