Próximos eventos

Adaptando Cloud con Ciberseguridad, 7 de marzo (evento presencial)

BOA Orizon automatizacion algoritmos fusiones bancarias

Estos son los factores tecnológicos que influyen en las fusiones bancarias

En tiempos de fusiones financieras, la tecnología influye de forma exhaustiva. En este sentido la firma española Orizon, que ha participado en las últimas dos fusiones bancarias acontencidas en nuestro país, ha identificado los factores clave a la hora de afrontar el proceso de integración tecnológica parejo a cualquier fusión en el entorno financiero. La compañía ha sistematizado estas claves basándose en su conocimiento tras participar en las dos últimas fusiones de entidades bancarias de nuestro país y con el objetivo de garantizar la capacidad y el servicio tras la integración.

Según Orizon, un proceso de fusión crea un entorno de alta exigencia para la tecnología y en este tipo de entornos, apunta la empresa, los defectos o taras admitidas hasta ese momento ya no pueden ser asumidos. Según la empresa, en estos contextos hay que garantizar que los sistemas destino estarán preparados para ejecutar la migración, es decir, que están dimensionados para soportar la carga de información origen y cuentan con la capacidad necesaria para procesar con normalidad toda la operativa a partir del día posterior a la migración (D+1).

Según Orizon, en los procesos de fusiones bancarias se crea un entorno de alta exigencia para la tecnología

Para la compañía, este objetivo requiere el cumplimiento de tres factores clave: identificar las limitaciones de capacidad del entorno tecnológico destino; abordar las adaptaciones y llevar a cabo los cambios necesarios para soportar el incremento de la carga operativa y prever el comportamiento del entorno destino mediante el desarrollo de pruebas que simulen una operativa real.

Cuatro ámbitos críticos: infraestructura, software, procesamiento batch y online

Actuar sobre estos tres factores implica desarrollar actuaciones en cuatro ámbitos, todos ellos críticos: infraestructura, software, procesamiento batch y online. Orizon lleva a cabo estas tareas a través de la Oficina Técnica del Rendimiento (OTR) basándose en su plataforma BOA y su metodología DevPerOps, el único estándar de mejora continua del rendimiento que existe actualmente en el mercado. Mediante esta plataforma, la compañía delimita las áreas de trabajo en cada uno de estos cuatro ámbitos, detalla las acciones a realizar y define el plan de migración para asegurar la operación más eficiente tras la integración.

Respecto a las infraestructuras de destino, el objetivo es determinar en qué medida es necesario incrementar la capacidad para absorber sin incidentes la nueva volumetría y en qué áreas concretas de esa infraestructura es necesaria una ampliación. Respecto a los activos de software, es fundamental comprobar si existen limitaciones y, de haberlas, determinar las adaptaciones necesarias para asegurar su funcionamiento correcto y más eficiente una vez que entre nuevamente en producción tras la integración.

El tercer y cuarto ámbito corresponden al procesamiento batch (mainframe) y al procesamiento online, ambos igualmente críticos. En el primer caso (batch), una vez garantizada la disponibilidad de la capacidad de procesamiento adecuada, el objetivo es determinar cómo pueden verse afectados con la nueva volumetría los Acuerdos de Nivel de Servicio (ANS), uno de los indicadores clave para la mejora continua del rendimiento, acometiendo las acciones de optimización que sean necesarias para asegurar su cumplimiento.

En el caso del procesamiento online, lo fundamental es asegurar que, tras el D+1, no se produzcan problemas para atender los picos de demanda del transaccional. Ello requiere un conocimiento detallado y revisar las operativas de negocio que más se ejecutan teniendo en cuenta dos KPIs fundamentales para el negocio -el consumo de recursos de infraestructura y el tiempo de respuesta-, que influyen directa e indirectamente en la cuenta de resultados.

Según el CEO de Orizon, Ángel Pineda, “los procesos de fusión, si bien es cierto que son un desafío, también son una oportunidad para demostrar las enormes ventajas que genera la adopción de un estándar de mejora continua del rendimiento”. “Cuando se afrontan estos procesos el factor de los costes son fundamentales y en el caso de la tecnología, lo que se busca es que 1+1 no sean 3, sino 1,5. Ahí es dónde nosotros jugamos un papel fundamental –agrega Pineda–, ya que no se trata sólo de que todo el software funcione, sino de que se comporte adecuadamente en un entorno de fuerte exigencia. El rendimiento –finaliza Pineda–, descubre lo que va mal y las oportunidades de negocio que se pierden y los costes innecesarios que se asumen y que muchas veces, sin el estrés que provoca un proceso de integración, pasa desapercibido”.

Deja un comentario

Scroll al inicio