McKinsey & Company ha presentado las conclusiones de ‘El Estado de Inteligencia Artificial 2020’ , donde se analiza la implementación de esta tecnología en las compañías de todo el mundo durante el último año, así como la forma en que genera valor. 

La encuesta ha mostrado una creciente división entre las empresas de alto rendimiento. Pues, más del 60% de las empresas han aumentado su inversión en IA en todas las áreas en respuesta a la situación derivada de la crisis de la Covid-19. 

Los últimos indicadores analizados a través de la encuesta, fuera del contexto de la pandemia, no muestran un aumento significativo en la adopción de la IA, debido potencialmente a que se haya pasado el ciclo de sobreexpectación o fase hype de dicha tecnología.

22% de las compañías encuestadas atribuye más del 5% de su EBIT a la adopción de IA

El 22% de las empresas que han implementado algún tipo de IA observan un impacto positivo sobre su EBIT mayor del 5%. Asimismo, las empresas de alto rendimiento tienen el doble de probabilidades de reportar un crecimiento del EBIT superior al 10%.

En esta misma línea, las organizaciones que reportan el mayor impacto exhiben una mayor flexibilidad organizacional así como la adopción de una serie de mejores prácticas alrededor de modelos, herramientas, tecnología y uso de datos. 

El informe confirma la importancia de aplicar algunas prácticas para que la implementación de estas tecnologías pueda generar valor económico. Para ello, es indispensable que los líderes de negocio, analytics y IT estén en sintonía.

El 60% de las empresas  han aumentado la inversión en Inteligencia Artificial en todas las áreas en respuesta a la crisis de la Covid-19

Mayor necesidad de mitigar los riesgos asociados a la Inteligencia Artificial 

McKinsey & Company  ha dado a conocer que aunque muchas compañías no reconozcan todos los riesgos asociados a la tecnología de IA, se están impulsando las palancas para mitigar algunos de ellos. Además, se destaca que la ciberseguridad y el cumplimiento normativo son los riesgos  considerados más relevantes.