fondos europeos Así es la Iniciativa de Pagos Europeos que establecerá una alternativa a los proveedores de pagos globales euro digital

Durante la 7ª edición de Revolution Banking  se ha discutido sobre cómo se evoluciona hacia la digitalización definitiva y cómo sacar partido a esta última transformación del sector. Entre otras se ha debatido sobre el euro digital.

La apertura del evento ha estado a cargo de Carlos San Basilio, Secretario General del Tesoro y Financiación Internacional del Ministerio de Economía y Competitividad, que ha afirmado que los objetivos del sector bancario de cara a 2022 son: más eficiencia, protección de los usuarios y estabilidad financiera.

A continuación, ha tenido lugar la sesión plenaria para debatir sobre la visión de los bancos centrales sobre la nueva moneda digital, con la participación de ponentes como José Manuel Marqués, Head of the Financial Innovation Division del BANCO DE ESPAÑA, Mayte Arráez, Deputy Head of Division Market Infrastructure Support del BANCO CENTRAL EUROPEO y Magí Clavé, Subdirector General de Sistemas de Información del BANCO CENTRAL EUROPEO.

Entre las conclusiones se ha destacado que el euro digital será un complemento del dinero en efectivo

Entre las principales preocupaciones de los ciudadanos respecto a la nueva moneda digital se ha destacado la privacidad de los pagos y la seguridad. Por su parte, Mayte Arráez ha afirmado que “el objetivo del Eurosistema es asegurar la efectividad y seguridad en la distribución del Euro Digital, además de controlar la base monetaria”, y añadía que “estamos en una fase muy preliminar, pero una cosa esta clara; el diseño será variable pero el resultado final es que será un Euro Digital utilizado por todos los europeos y al servicio de todos los europeos”.

Además, Magí Clave también ha confirmado que “el elemento más clave del Euro Digital es la garantía de la privacidad, y nosotros distinguimos entre privacidad y anonimato de la operativa”.

Respecto a su funcionamiento y su formato, Mayte Arráez ha especificado que “será un euro, pero en formato digital. No habrá ningún tipo diferente para su convertibilidad ni ninguna tasa de intercambio. Sería una forma electrónica de dinero emitida por el Eurosistema a disposición de los ciudadanos y empresas para su uso como medio de pago” y concluía: “esta moneda se considera como un complemento, no como un sustituto del efectivo y de los depósitos bancarios, y será desarrollado de la mano de toda la industria”.

Entidades bancarias como BBVA, Evo Banco, Banco Santander, Deutsche Bank o ING, entre otras muchas, y patrocinadores como Minsait, Bambú, Blueprism, Board, Medallia, MasterdCard o Babel, entre otros, han compartido sus opiniones sobre la diversidad y la sostenibilidad en la banca, las nuevas tecnologías bancarias, el escenario de la nueva banca, la nueva relación con el cliente o las novedades en medios de pago.