Excem Technologies ha identificado los principales riesgos que entraña el uso de drones y las claves para poder disfrutar con seguridad de esta tecnología. A pesar de que son una herramienta muy útil, la inexperiencia de los usuarios y su mala utilización ya generan problemas en lugares como aeropuertos.

En este sentido, destaca el dato que da UK Airport Board (UKAB), el cual indica que en 2017 se produjeron en Reino Unido 92 casos en los que los drones estuvieron cerca de colisionar con aviones.

Según el Plan Estratégico de Drones de España, en 2016 nuestro país ya se situaba en el noveno puesto a nivel mundial en cuanto a desarrollo y producción de estos sistemas. Aunque actualmente la mayoría de drones tienen un uso lúdico, se espera que en 2035 haya  400.000 destinados al uso profesional.

Riesgos intencionados del uso de drones

Los riesgos intencionados están principalmente relacionados con sus usos de defensa y espionaje, para lo que son una herramienta perfecta, tanto por su tamaño como por sus capacidades de desplazamiento.

En este sentido, pueden llegar a suponer un gran riesgo en caso de ser usados para realizar algún tipo de ataque si las barreras de seguridad no son lo suficientemente potentes, ya que, por ejemplo, tienen mayor facilidad para acceder a eventos multitudinarios.

Según el Plan Estratégico de Drones de España se espera que en 2035 haya 400.000 drones destinados al uso profesional

Riesgos no intencionados del uso de drones

Los riesgos no intencionados están principalmente asociados a las colisiones accidentales que pueden tener los drones y, en ese contexto, pueden causar verdaderos problemas, como cuando en 2019 su presencia en el Aeropuerto Adolfo Suárez – Madrid Barajas causó  la cancelación de las operaciones durante una hora.

Al igual que ocurre con los aviones, la presencia de aves en el espacio aéreo supone para los dispositivos un riesgo no intencionado habitual, ya que muchas veces es difícil que el piloto pueda reaccionar a tiempo ante un posible impacto. P

Por eso, desde Excem Technologies recomiendan limitar el uso de estos dispositivos a espacios abiertos, alejados de aeropuertos y en los que sepamos que no hay presencia de aves que puedan interferir en el vuelo y su operación en general.