Ahora BMC permite un enfoque proactivo de gestión de las operaciones de TI que une la planificación, el análisis predictivo y la automatización preventiva. Esto permite a las TI incrementar el tiempo de respuesta a la demanda del negocio, mientras se eliminan procesos reactivos costosos y arriesgados. A medida que las organizaciones adoptan las tecnologías de virtualización y cloud en sus centros de datos híbridos, van viendo que la complejidad aumenta significativamente, hay una explosión de fuentes y usuarios que gestionar y un aumento significante en el volumen de cambios que se demandan. Sin un enfoque de transformación a la gestión proactiva de operaciones de TI, las organizaciones no serán capaces de mejorar la calidad del servicio y la gestión de costes. En cambio, las TI tardarán más tiempo en reaccionar a las costosas interrupciones, tendrán menos visibilidad en su compleja infraestructura y, por lo tanto, no podrán ofrecer un servicio de confianza y rentable para la empresa. Con la solución para Operaciones Proactivas de BSM, las organizaciones de TI pueden ahora simplificar la monitorización y gestión de sus centros de datos con una única plataforma de Operaciones Proactivas, combinando rendimiento, disponibilidad, gestión de eventos e impactos de entornos cloud físicos y virtuales. A través de una única combinación de análisis predictivo y de impacto en el servicio, la gestión del impacto proactivo de la solución proporciona una temprana, rápida e inteligente detección de problemas, priorización y resolución. Además,  la solución acelera el aislamiento de problemas y los resuelve mediante la evaluación inmediata del impacto del cambio en los modelos de servicio y rendimiento de los servicios, así como monitorización proactiva del usuario final que provoca el diagnóstico profundo de la aplicación.

 

Novell mejora su solución Cloud Management

Novell ha anunciado avances significativos en la solución cloud management. Diseñada para la realidad heterogénea de muchos entornos TI, Novell Cloud Manager ofrece a los usuarios la libertad y flexibilidad para crear y gestionar nubes privadas que soportan todos los hipervisores, sistemas operativos y plataformas de hardware líderes. La última versión de Novell Cloud Manager ofrece una capacidad mejorada para importar infraestructuras físicas y virtuales a la nube, y así acelerar la transición hacia el cloud computing. Adicionalmente, esta nueva versión ofrece un nuevo cliente para iPhone para el acceso móvil, y hace incluso más fácil la optimización del rendimiento de las aplicaciones en la nube a través de la configuración racionalizada de los recursos.

La solución gestiona la nube en una única y completa consola para que todas las partes interesadas (líderes de unidades de negocio, equipos de aplicaciones y gestión TI) puedan utilizar para sugerir, aprobar, gestionar y hacer informes de servicios TI a través de una estructura completa. También abastece a las cargas de trabajo en demanda, con la capacidad de incorporar aprobaciones organizativas para asegurar la seguridad y la conformidad, con Novell Cloud Manager los clientes pueden aumentar la flexibilidad y el ahorro de costes del cloud computing, sin los riesgos inherentes de seguridad y conformidad en las nubes públicas. Además de las recientes características anunciadas como la del soporte a los hipervisores y sistemas operativos líderes en el mercado, automatización a demanda del aprovisionamiento de las cargas de trabajo y la integración de los mejores productos de gestión de servicios, Novell Cloud Manager ahora ofrece: Mejorar la capacidad para fomentar las infraestructuras existentes, modificaciones fáciles de la carga de trabajo y Capacidad multi cuenta – los clientes de todo el mundo pueden usar Novell Cloud Manager en sus cuentas locales.


La nube reduce el consumo energético 

Las organizaciones que apuesten por mover sus aplicaciones de negocio a la nube pueden reducir el consumo de energía y las emisiones de carbono en un 30 por ciento o más, frente a aquellas que tienen sus aplicaciones funcionando en infraestructura propia. Esta es la principal conclusión de un estudio encargado por Microsoft y llevado a cabo por Accenture y WSP Environment & Energy, que pone de manifiesto el potencial del modelo Cloud Computing para hacer la ejecución de software más eficiente. Los grandes centros de datos, como los que posee Microsoft y en los que se alojan las infraestructuras que permiten a los clientes pasar sus operaciones al modelo Cloud Computing, se benefician de economías de escala y eficiencias operativas que los departamentos de TI de las empresas no pueden alcanzar. Estos beneficios son aún más evidentes para las pequeñas y medianas empresas que se “pasan” a la nube: para las pymes, los ahorros de energía y carbono pueden superar el 90 por ciento.

El estudio se centra en tres de las aplicaciones más ampliamente desplegadas de Microsoft para correo electrónico, compartición de contenidos y gestión de las relaciones con los clientes. Los clientes pueden optar entre instalar cada aplicación en su propia infraestructura de TI o emplear la correspondiente aplicación Cloud de Microsoft. Los resultados del informe sugieren que elegir la opción Cloud permite una significativa reducción en las emisiones de carbono. Si bien las conclusiones del estudio suponen un caso ilustrativo de determinadas aplicaciones de Microsoft, es muy probable que se puedan observar ventajas similares con muchas aplicaciones y proveedores del entorno del Cloud Computing. El estudio evaluó la huella de carbono de la infraestructura de servidor, red y almacenamiento de despliegues de tres tamaños diferentes (100, 1.000 y 10.000 usuarios respectivamente), descubriendo que cuanto más pequeña es la organización, mayor es el beneficio de moverse a la nube. Cuando las organizaciones de menor tamaño (100 usuarios) se pasan al Cloud, la reducción efectiva de la huella de carbono podría ser mayor del 90 por ciento al emplear un entorno Cloud compartido en lugar de servidores locales de la propia empresa.