Negociar con criptomonedas sin comprarlas

Ahora que las principales criptomonedas del mercado parecen haber iniciado de nuevo una importante carrera alcista puede que muchos inversores se hayan quedado con las ganas de meter algo de moneda fíat en este mercado, sin embargo, comprar y vender criptomonedas no es la única forma de negociar con ellas, ya que desde nuestro ordenador o desde nuestro smartphone es también posible mediante una plataforma de trading online operar a través de CFDs con las fluctuaciones de las cotizaciones de estas, para tratar de obtener beneficios sin comprar las criptomonedas, contando con que se trata de activos muy volátiles y esto hace el trading de criptomonedas más arriesgado si cabe por la rapidez y brusquedad con que sus precios pueden llegar a moverse… a favor o en contra del trader. 

¿Demasiado caras para comprar? 

Por ejemplo, con ethereum cotizando a sus mejores precios en lo que llevamos de este turbulento año -superando los 370 euros en el momento en que escribimos estas líneas-, y superando con creces sus mejores marcas de 2019, que ya supusieron una agradable sorpresa para los poseedores de la criptomoneda de Vitalik, ya que a finales de 2018 la unidad de ethereum valía bastante menos de 100 euros, puede que algunos inversores se hayan quedado con las ganas de invertir en esta criptomoneda. Aunque dependiendo de a qué analista sigamos parece que nunca es tarde para comprar es comprensible pensar que tras esta importante subida puede darse una corrección a la baja, o continuar subiendo como en el 2017, y esto cree reticencias a la hora de comprar esta u otras criptomonedas, entonces ¿hay alternativas a comprar criptomonedas a la hora de invertir? Pues sí, como alternativa o complemento a la compra “física” de las criptomonedas existe el trading mediante contratos por diferencia o CFDs, con el cual no se adquieren los activos, en este caso las criptomonedas. Aunque no podemos olvidar que esta misma alta volatilidad que las caracteriza y que podría frenar la compra de criptomonedas por parte del inversor también jugará un papel muy importante en el riesgo que asumimos al hacer trading, ya que sus precios pueden fluctuar mucho en poco tiempo.

Trading de CFDs y apalancamiento 

Si no queremos comprar criptomonedas podemos decantarnos por darnos de alta en un bróker online debidamente regulado, como Plus500, elegir alguna de las criptomonedas disponibles y comenzar a operar con las subidas o bajadas de sus precios abriendo posiciones de venta o compra según se identifique la tendencia del mercado y la previsión de esta -aunque se llamen de venta o de compra debemos volver a incidir en el hecho de que en ningún momento poseemos el activo, si abrimos la posición de venta, también llamadas operaciones en corto, será porque se prevé que el mercado baje o siga bajando, si abrimos operaciones de compra, también llamadas en largo, será porque se prevé que el mercado suba o continúe una tendencia al alza-. Es primordial además conocer el contexto en que se opera, ya que si una tendencia normal tiene correcciones al alza y a la baja que podrían sacar al trader de sus posiciones en pérdidas aun previendo correctamente la tendencia, esto sucederá de manera más brusca en momentos de caos y alta volatilidad de los mercados como el actual.

Una de las características más distintivas del trading online es el hecho de operar con apalancamiento, herramienta que actúa como multiplicadora del valor de la posición del trader con fondos que le presta el bróker, posibilitando al trader entrar a operar con un capital relativamente pequeño, -a veces bastan cien o doscientos euros/dólares de depósito para empezar- y multiplicando también ganancias y pérdidas en el depósito de este, que es el que enfrentará pérdidas y ganancias, en consonancia con el nivel de apalancamiento. El hecho de que multiplique el valor de la inversión con recursos ajenos al capital del trader puede hacer que su depósito desaparezca rápidamente o se vea inmerso en deudas si las cosas vienen mal dadas, y de hecho la mayoría de traders termina por perder dinero en este tipo de inversiones.

Por ello es importante que el bróker utilizado garantice protección frente a saldos negativos limitando hipotéticas pérdidas al depósito del trader y no más. Hay que tener bien claro que el trading es una forma de invertir que requiere conocimientos, si vamos a abrir posiciones tirando una moneda al aire no será distinto a jugar a la ruleta en un casino. Los brókeres ponen a disposición de sus clientes recursos formativos e incluso cuentas demo, nuestro consejo es que ambas sean usadas de forma intensiva para aprender todo lo que podamos y de paso hacernos una idea de si el trading es o no para nosotros.

Además, si compatibilizamos el trading con la compraventa tradicional podemos realizar trading tanto cuando las criptomonedas suban como cuando bajen y reservar nuestras criptomonedas para venderlas cuando alcancen precios óptimos, diversificando de paso los riesgos, ya que aunque es cierto que el trading conlleva un riesgo elevado de pérdida de capital también elimina totalmente el riesgo de robo de los activos en cuestión, ya que como hemos dicho no se adquieren, algo que desgraciadamente es una constante en el mundo de las criptomonedas –la última estafa es de principios de este mes-, ya que el anonimato que proporcionan activos como ethereum o bitcoin las hacen ideales para que los hackers limiten las huellas de su delito al mínimo.

En conclusión, siempre debemos tener presente que una inversión lleva aparejado un riesgo cierto de pérdida y por lo tanto no debemos arriesgar más que lo que podamos perder, esperando eso sí el mejor de los desenlaces.