acelerar el crecimiento cloud computing

Mientras que el 65% de los líderes europeos están de acuerdo en que se enfrentan al entorno operativo más desafiante de la historia, una proporción aún mayor (77%) confía en la capacidad de sus organizaciones para acelerar el crecimiento en una recesión económica, según el nuevo estudio de Accenture “Acelerar el camino hacia la reinvención de Europa“. El  aumento de los costes de la energía es el principal desafío que afecta a los márgenes de las empresas europeas, mencionado por el 19 % de los encuestados, seguido de las interrupciones de la cadena de suministro (14%). A pesar de estos desafíos, el 81% de los líderes empresariales europeos creen que sus organizaciones están bien posicionadas para capturar el crecimiento futuro, después de haber superado la pandemia.

El informe analiza los problemas más apremiantes a los que se enfrentan las compañías europeas, sus fortalezas y debilidades, y cómo pueden reinventarse para adaptarse continuamente a un mundo volátil, al tiempo que aumentan la competitividad, para acelerar el crecimiento y mejorar la rentabilidad. “La resiliencia que han demostrado los líderes empresariales podría explicar su confianza para sortear los vientos en contra actuales, incluida la crisis energética que está golpeando a Europa con especial dureza”, según Jean-Marc Ollagnier, CEO de Accenture en Europa. “Sin embargo, lo que está en juego para las empresas europeas es su competitividad a largo plazo. El entorno macroeconómico cada vez más volátil, combinado con el ritmo de la innovación tecnológica y la necesidad de acelerar la transición energética, requiere que las empresas adopten una estrategia enfocada en reinventar continuamente su negocio. A través de la reinvención total de la empresa es como las compañías europeas pueden aumentar la competitividad y prosperar a largo plazo”.

Un 77% de directivos confía en la capacidad de sus organizaciones para acelerar el crecimiento en una recesión económica

Según el análisis, las empresas europeas están superando a sus competidores en sostenibilidad, talento y liquidez y gestión de costes. Sin embargo, están significativamente por detrás en el aumento de las ventas y en el uso de la tecnología para acelerar el crecimiento de los ingresos brutos. Pero para acelerar el crecimiento las empresas europeas tienen en contra que poseen menos probabilidades de innovar utilizando tecnologías emergentes, cambiar a un modelo de negocio impulsado por la tecnología y tener un liderazgo con conocimientos digitales en comparación con las empresas de América del Norte y Asia Pacífico.“La sólida rentabilidad de las empresas europeas y el patrón de crecimiento más bajo sugiere que es más probable que obtengan valor de los flujos comerciales existentes que de los nuevos”, argumenta Domingo Mirón, presidente de Accenture en España, Portugal e Israel. “Si bien, optimizar costes y maximizar la rentabilidad actual son fundamentales, también deben generar liquidez para invertir en el futuro. Además, deben capitalizar sus fortalezas en sostenibilidad y experiencia del empleado, mientras buscan oportunidades de crecimiento impulsadas por la tecnología”.

El informe sugiere pasos estratégicos que las empresas europeas deben tomar para comenzar su reinvención y acelerar el crecimiento, centrándose en sus fortalezas en sostenibilidad y talento mientras abordan sus déficits en tecnología y necesidades de los clientes. Estos pasos incluyen:

Desarrollar el núcleo digital rápidamente para permitir la reinvención del modelo de negocio. Impulsar la transformación continua, comprimida y escalada, incluso mediante el establecimiento de una base digital utilizando la nube, los datos y la IA para escalar nuevos procesos, innovaciones y soluciones en toda la empresa.

Acelerar la transición energética. Trabajar en todos los ecosistemas para centrar la economía europea en torno a los principios cero neto y circular para la competitividad mundial. Abogar por una fuerte cooperación gubernamental y de la industria, políticas e incentivos para nivelar el campo de juego global y acelerar la ejecución.

Alinearse con las nuevas necesidades de los clientes. Ver a los clientes en su contexto vital, utilizando la inteligencia humana y artificial para comprenderlos a ellos y a sus motivaciones de una manera holística y dinámica.

Hacer que la estrategia de talento sea prioritaria en la estrategia de negocio. Colocar a las personas en el centro de la reinvención empresarial y designar a los directores de talento como los catalizadores del cambio. Garantizar conexiones sólidas y colaboración en todo el equipo directivo e involucrar a todas las personas en el viaje de la reinvención, creando nuevas formas de trabajar.