aceleración digital inversion pública en TIC

Liferay Inc ha analizado a fondo los 3 motores para la aceleración digital de las Administraciones Públicas en 2022. Según el DESI, España ocupa actualmente el 7º puesto en la UE en materia de servicios públicos digitales, muy por encima de la media europea.

Por ello, todas las previsiones apuntan hacia una constante mejora de la prestación de servicios públicos en formato digital.

“La Administración Pública española está avanzando en su digitalización y durante 2020 y 2021 hemos sido testigos de un verdadero cambio cultural. La percepción para 2022 es que ninguna entidad pública quiere quedarse atrás y que están dando lo mejor de sí mismas en sus procesos de digitalización” explica Carolina Moreno, vicepresidenta de Ventas para EMEA y directora general para el Sur de Europa de Liferay.

Aceleración Digital de las Administraciones Públicas 

Concretamente, las tres estrategias clave que están permitiendo esta revolución pública digital vienen de la mano de:

  • La mejora en la experiencia del usuario digital, aplicada tanto a nivel interno de los propios empleados públicos (digital workplaces, intranets) como a nivel de audiencias externas (Portales del ciudadano, sedes electrónicas, websites públicas…). Sin duda, la pandemia ha jugado un papel fundamental en la necesidad de mejorar la experiencia de usuario, pero también la influencia del sector privado ha sido otra palanca que ha animado a las Administraciones Públicas a resolver y superar sus tradicionales barreras como eran el dar servicio a una “heterogeneidad” de usuarios o la propia resistencia cultural de la Administración.

Los 3 motores para la aceleración digital de las Administraciones Públicas en 2022

  • Modelo de servicio basado en la nube. Sin duda, la nube proporciona importantes oportunidades a la hora de transformar la forma de relacionarse con los ciudadanos y las empresas, las más destacadas son la agilidad, escalabilidad y flexibilidad. Además, la nube facilita la puesta en marcha de nuevos servicios en menor tiempo y permite adoptar la innovación y novedades tecnológicas de forma inmediata y automática.
  • Interoperabilidad como prioridad estratégica. Debido a la multiplicidad de canales de contacto, tanto físicos como digitales, en la Administración, así como el amplio número de sistemas o repositorios de información, la interoperabilidad de sistemas y datos supone un verdadero reto añadido. Muchas administraciones que se han centrado en este aspecto y han puesto el foco en aquellas tecnologías que ofrecían una óptima integración desde el inicio, han visto cómo eran capaces de optimizar rápidamente sus recursos disponibles. Esto les ha permitido obtener beneficios de forma muy rápida (menor número de consultas presenciales, mayor automatización de la labor del empleado público, etc). La realidad es que la interoperabilidad juega un papel fundamental y es una garantía de mejora de la productividad desde el comienzo en cualquier proyecto.

 

>