La red 5G Privada ofrece latencias mínimas, mayor ancho de banda y más capacidad para impulsar la transformación digital y acelerar la Industria 4.0. Por ello, Kyndryl y Nokia han anunciado una alianza global de red y edge computing, con el fin de ayudar a los clientes  a acelerar sus transformaciones digitales con redes inalámbricas privadas LTE y 5G.

La colaboración presenta una solución que combina la plataforma de aplicaciones DAC con los servicios de consultoría, diseño, implementación y gestión de Kyndryl. La solución está pensada para habilitar la transformación digital e Industria 4.0, que está transformando la forma en que las empresas fabrican y distribuyen sus productos.

“Al combinar el expertise en servicios de clase mundial y el alcance global de Kyndryl con las soluciones inalámbricas privadas y de edge computing industrial de misión crítica de Nokia, permitiremos que aún más organizaciones transformen sus operaciones, aceleren su digitalización y aprovechen los beneficios de la Industria 4.0.”, explica Chris Johnson, director de Global Enterprise Business en Nokia.

Redes inalámbricas privadas LTE y 5G

Ambas compañías comparten la visión de que las redes inalámbricas privadas, tanto LTE como 5G, permitirán nuevos niveles de flexibilidad y adaptabilidad operativa en una amplia gama de industrias de uso intensivo de activos, con la fabricación como segmento de mercado principal.

5G Privada, latencias mínimas y mayor ancho de banda

Con este trabajo, están abordando las oportunidades del mercado que ya utilizan el sólido ecosistema industrial disponible ahora con LTE, mientras preparan el camino para las mejoras significativas que traerá consigo el 5G en las futuras versiones de 3GPP con las actuales soluciones inalámbricas privadas listas como la solución DAC de Nokia.

Además, también están planeando explorar y desarrollar nuevas soluciones y servicios integrados para edge/cloud computing, redes IP, acceso fijo, 4G y 5G core, y tecnologías de software de operaciones de red que puedan abordar la creciente demanda de redes inalámbricas de misión crítica y de grado industrial para capitalizar los beneficios transformacionales de la digitalización y la automatización.