oracle open world mark hurd inteligencia artificial cloud empresarial

Por primera vez, Oracle ha realizado su tradicional Open World fuera de San Francisco. Ha sido Londres la ciudad elegida en un momento muy particular: coincidiendo con la votación en el Parlamento británico sobre el acuerdo del Brexit y la posterior moción de censura contra la premier británica. Además, el cierre de la Administración estadounidense también ha afectado al normal desarrollo del evento: su máximo responsable y CEO, Mark Hurd, ha tenido que cancelar su asistencia debido a que este hecho le ha impedido renovar su pasaporte.

Publicidad

De todas formas, Hurd se ha dirigido a los asistentes a través de videoconferencia y aprovechando este hecho, ha realizado un resumen de todos los acontecimientos que están afectando al crecimiento de la economía. El brexit es uno de ellos, asegurando que lastra el crecimiento del mercado en EMEA, pero también ha señalado como relevantes, el menor crecimiento de la economía china, las malas relaciones entre las administraciones norteamericanas y chinas y, en el apartado tecnológico, el incremento exponencial de ciberataques.

Hurd ha mostrado sin embargo la fortaleza de Oracle haciendo un repaso al mundo de la tecnología desde hace 25 años. Para el principal mandatario de la multinacional, “hace 25 años había una compañía que dominaba el mercado tecnológico: IBM. Hoy no se puede seguir la estrategia que tenía esa compañía. Las reglas y el juego han cambiado de forma radical. Por eso en Oracle nos hemos adaptado a esta nueva situación”.

En este nuevo mercado, dos son los elementos que serán claves: Inteligencia artificial y Cloud. “Gracias a ellos se van a desarrollar nuevos modelos de negocio que van a incrementar la productividad y la innovación”, considerá Hurd. Con ellos, la automatización se va a imponer en el mercado empresarial gracias a que se van a reducir costes de mantenimiento, se crearán trabajos con un mayor valor añadido y se reducirá el tiempo para completar tareas, lo que redundará en un incremento de la productividad de las organizaciones.

Para ello, el CEO de Oracle, durante su ponencia en el Open World, echó mano de una serie de predicciones de cara a 2025. En su opinión para ese año, todas las aplicaciones empresariales en cloud estarán dotadas de inteligencia artificial.

Además, el 85% de la interacciones con los clientes va a ser automatizada y Customer Experience va a cambiar gracias a a la inteligencia artificial. Y puso ejemplos: “los retailers crearán para los clientes ofertas personalizadas o un turista podrá realizar el registro en un hotel sin necesidad de ningún tipo de actividad humana”. Es decir, habrá puestos de trabajo que desparezcan, aunque como afirmó Hurd durante su ponencia, “la automatización no reemplazará la totalidad de los puestos actuales. Un 60% de los trabajos que existan en 2025 no existen todavía, y esto es debido a que IA cambia los parámetros de productividad que conocemos actualmente”.

Hacia la nube inteligente

Tal y como se ha puesto de manifiesto durante todo el Open World, la inteligencia artificial se ha convertido en una obsesión para la multinacional norteamericana. Y es que, parece ser el elemento más importante en la consecución del liderazgo tecnológico de los próximos años. Si es así, Oracle tiene claro que se convertirá en una de las firmas que lidere ese mercado. Para ello apuesta claramente por dotar a todas sus aplicaciones y a su propia nube de herramientas de inteligencia artificial.

Tal y como se ha puesto de manifiesto durante todo el Open World, la inteligencia artificial se ha convertido en una obsesión para la multinacional norteamericana

Un ejemplo de ello es la conferencia que en el Open World dio Andrew Sutherland, Senior Technology VP donde se hizo hincapié en la importancia del binomio cloud-IA. En su opinión, tecnologías emergentes como Inteligencia Artificial, IoT, o Blockchain… están cambiando la forma de interactuar de personas y empresas. “Se trata, además de un cambio que nunca en la historia de la humanidad se ha producido tan rápido como ahora. Todos estos cambios representan una oportunidad para todos y el papel de Oracle en toda esta transformación es muy importante. Venimos de un mundo en que las herramientas servían para hacer procesos más eficientes y nos estamos internando en otro en que las herramientas pueden hacer predicciones, anticipar todo tipo de situaciones y convertirse en un socio de confianza de la dirección de la empresa”, afirmó.

Para jugar este rol la estrategia de Oracle pasa porque todas sus aplicaciones en la nube tengan implementada la inteligencia artificial de tal forma que esas apps ofrezcan a empresas y trabajadores datos más precisos que les permitan incrementar la productividad. En esa apuesta por incorporar IA a sus soluciones se encuentran ERP Cloud, SCM Cloud, HCM cloud, CX Cloud.

Por su parte, el responsable de cloud de Oracle, Steve Dahib, mostró cuál es la estrategia de la compañía en los entornos cloud, aunque también aseguró en “en un breve espacio de tiempo de unos cuatro años, hemos pasado de no querer nada en la nube a querer migrar todas las aplicaciones de golpe. Este es un error muy común y por ello, desde Oracle, creeemos que debemos acompañar a nuestros clientes en su viaje a la nube para que hagan esta migración de una forma ordenada, que sepan si tienen que apostar por una nube híbrida o privada, o incluso si deben mantener algo en modo on-premise”.

En cuanto al apartado de la seguridad el máximo responsable para el desarrollo de cloud de Oracle afirmó: “nos tomamos muy en serio el apartado de la seguridad. Es un elemento crucial ya que el número de ciberataques se está incrementando de forma exponencial. Sin embargo, la seguridad no sólo corre de nuestra cuenta. Por ello también aconsejamos a nuestros clientes para que sepan que la seguridad es una responsabilidad suya: perder un portátil o abrir un e-mail que no se debe, eso sólo lo puede hacer el usuario. Por ello hay que enseñarle a que tenga mejores prácticas para minimizazr los ciberataques”.

Base de datos autónoma

El producto estrella de Oracle es su base de datos. En este sentido, también se va a haber afectada por la estrategia de Oracle. Tal y como quedo claro durante el Open World, la automatización ocupará buena parte de los desarrollos que se realicen en esta herramienta. Se trata de la mayor innovación de Oracle en los últimos años. Con Oracle Autonomous Database, las empresas reducen la necesidad de intervención humana gracias al machine learning. Esta base de datos, con capacidad de autoconfiguración, autoreparación y parcheado automático en caliente, ajusta los recursos de forma dinámica y produce ahorros de hasta el 70% de los costes. Tal y como expuso Andrew Sutherland, “la clave está en que también se reducen los riesgos de forma drástica y, gracias a que libera recursos que pueden ser utilizados en tareas de mayor valor añadido, es una palanca para la innovación”.