Una de las mayores ventajas que proporcionan hoy las tecnologías de la información es su versatilidad para conseguir rendimientos de alto valor añadido con reajustes en cortos plazos, mediante cambios de estrategia en su adopción. Desde el punto de vista de la reducción de costes fijos, la externalización, basada en compartir recursos, tiene ya un amplio recorrido desde hace algunos años.

Hay múltiples experiencias que avalan su éxito y han hecho que esta forma de enfocar el ahorro y la racionalización del gasto sea cada día más utilizada. Por dicho motivo, los principales líderes industriales han optado por dirigirse al mercado con nuevas ofertas, que, mientras que inicialmente fueron poco diferenciales, con el paso del tiempo y la experiencia acumulada a través de los clientes pioneros, han acabado siendo cada vez más creativas, ajustándose con diversas opciones para cubrir los aspectos más críticos que plantean los actuales centros de datos.

Xerox, por ejemplo, ha orientado sus servicios en la nube considerando cinco grandes bloques de actividad, que atacan claramente los flancos en donde más necesidad manifiestan hoy los Centros de Datos.

Estas áreas son las siguientes:


  • Servicios de infraestructura basada en Intel (IaaS), orientada a necesidades de rango medio.
  • Gestión y alojamiento de comunicaciones.
  • Gestión y Administración de dispositivos móviles en modalidad cloud.
  • Servicios de recuperación ante desastres y backup en la nube
  • Servicios para pequeñas y medianas empresas en la nube.


Xerox dispone de una plataforma propia de prestación de servicio y administración en la nube (AMP). Desde ella, se permite al cliente individual realizar un seguimiento de su trabajo en la nube y es compatible con la metodología ITIL V3.

Para esta compañía, la adopción de esta forma de aproximarse al mercado representa una línea de continuidad con su tradicional prestación de servicios externos a sus clientes en diferentes áreas, muy singularmente, en lo referente a la gestión documental y de impresión.

Recientemente, Xerox ha creado un centro de datos, tipo Secure Cloud, en el estado de Texas, coincidiendo con la consecución de un contrato de 848 millones de dólares, por un periodo de ocho años, donde se gestionará la impresión de los documentos del Estado de Texas.

El proyecto, uno de los más grandes hasta ahora en EE.UU., hará posible que el Estado de Texas pueda crear servicios seguros para los ciudadanos, mediante la fórmula de trabajo en la nube, y ahorrar mucha actividad duplicada, mediante la modernización y consolidación de 28 centros de datos diferentes correspondientes a distintas agencias de dicho Estado.

En virtud de este contrato de ocho años, Xerox dará soporte al Departamento de Recursos de Información (DIR) del Estado de Texas, para agilizar las operaciones de TI de sus agencias estatales, mediante una renovación tecnológica planificada y la consolidación de toda la actividad previa en dos centros de datos centralizados, con el fin de concentrar las operaciones de 28 instalaciones separadas. Esta transformación reducirá el costo de funcionamiento de varios centros de datos, y mejorará las capacidades de seguridad y recuperación ante potenciales desastres.

Los clientes han manifestado claramente su decisión, basada en criterios económicos, como principal prioridad. «Con este proyecto se trata de hacer el mejor uso posible del dinero de los contribuyentes», dijo Karen Robinson, director ejecutivo del DIR. «El nuevo proyecto de centro de datos estabilizará los servicios de las agencias estatales a nuestros clientes, servirá para mejorar las respuestas a las necesidades de las propias agencias estatales y permitirá dar la visibilidad de los costes del sistema para que las agencias puedan gestionar la utilización más conveniente de los servicios aumentando la eficiencia.»

Las declaraciones de los responsables del proyecto revelan que detrás de esta consolidación, hay principalmente, una estrategia de ahorro y reducción de duplicidades, cosa frecuente cuando se habla la adopción de la TI en servicios de la Administración Pública correspondientes a segundos y terceros niveles.

En anteriores artículos y boletines, hemos comentado las ventajas de la consolidación para las entidades públicas de dimensiones medianas y pequeñas, como puede ser el caso de la mayoría de los ayuntamientos en países de tamaño medio como España.

Xerox, en este proyecto, hace de contratista principal y encabeza a otros socios en el proyecto de consolidación de TI, incluyendo una serie de empresas del Estado de Texas designadas como Historically Underutilized Businesses(HUB), empresas históricamente subutilizadas, junto a otros líderes tecnológicos del mercado.

El contrato tiene bastantes implicaciones con el desarrollo local, puesto que, al comprometerse la entrega externalizada de  los servicios, Xerox y sus socios se comprometen a proporcionar y mantener más de 500 puestos de trabajo en dicho Estado.

El ejemplo puede ser muy válido para su aplicación en múltiples áreas geográficas, donde la prestación de servicios relacionados con la TI se ha venido ejecutando por empresas sin la masa crítica necesaria para comprometer su actuación dentro de un elevado grado de actualización tecnológica, lo cual conlleva, indefectiblemente, menor innovación y mayores costes de la prestación del servicio.

Separadamente, pero, al mismo tiempo, el DIR (Departamento Recursos de Información) ha otorgado a Xerox un contrato por un período de seis años y 53 millones de dólares, para continuar con la gestión de sus servicios de impresión y envío por correo, que actualmente soportan una serie de agencias estatales.

Xerox imprime en este Estado más de 240 millones de páginas al año, incluyendo los títulos de vehículos, comunicaciones y documentos de remuneración de los trabajadores.

En Estados Unidos, debido a ciertas prácticas tradicionales de la Banca, concretamente en el tratamiento y utilización pública del cheque (equivalente a nuestro talón bancario), se utiliza profusamente el soporte de papel en las transacciones oficiales y legales de los ciudadanos. Esta utilización conlleva un enfoque diferente al europeo, a excepción del británico, aunque cada vez menor, en el tratamiento facial del papel como documento de valor legal.