En los últimos diez años, el networking se ha convertido en el dinosaurio del centro de datos. Mientras que la velocidad y los servicios a través de la red han mejorado notablemente, ha habido pocos cambios en el diseño y el funcionamiento del hardware de red. Hasta ahora la tecnología propietaria ha sido la reina en este mundo, marcado por el alto margen, largos ciclos de vida de los productos y poca interoperabilidad, ¿el resultado? Una gran falta de competencia, pocas posibilidades de elección y poca libertad para el consumidor, lo que va en contra de sus intereses. Por Julio Alba, SDN Virtual Team Leader de Dell para EMEA

Si comparamos la situación del networking con el mercado de los servidores, la diferencia es clara. La introducción de la virtualización supuso un gran cambio en este mercado, provocando un aumento de la innovación, la estandarización del hardware y una masiva reducción de los costes, es decir, la antítesis del networking.

En un entorno como este, cualquier tecnología que pueda llevar el éxito que se ha producido en el mercado de servidores, al mercado del almacenamiento y del networking sería extremadamente valiosa. Esta simple premisa serviría para allanar el camino de la virtualización del networking y de otras tecnologías, como el networking definido por software (SDN) y las funciones de virtualización de red (NFV). Pero, ¿cómo pueden estas tecnologías transformar el networking y ser capaces de desafiar realmente el poder de las grandes soluciones propietarias?

La inercia del modelo propietario

Tanto los modelos SDN como NFV tienen un inmenso potencial para poder alterar el modelo propietario, sin embargo, el grado en que esta tecnología alterará el actual entorno de redes propietarias está en cuestión. Por ejemplo, actualmente no hay una demanda de soluciones NFV y SDN por parte de los clientes que permita impulsar el cambio y la apertura del modelo. Como resultado, los fabricantes de soluciones propietarias están dando forma a sus propias estrategias y productos de red con soluciones que ofrecen SDN y NFV, pero basándose en ecosistemas cerrados con el objetivo de retener a su base de clientes, pero realmente, estas soluciones no son menos propietarias que sus antecesoras.

Esto se ve claramente en el ámbito de la tecnología SDN, con el crecimiento del modelo de switching “Black Box”, en el que todo es suministrado por un único proveedor, y en el caso de la tecnología NFV con la creación de ecosistemas cerrados y acuerdos de partnership entre proveedores, basados en código propietario. Así, aprovechando las relaciones que tienen con clientes que dependen de la tecnología que ya poseían, los proveedores están ofreciendo servicios que ofrecen algunos de los beneficios del SDN, pero en ningún caso la libertad o flexibilidad que ofrece el open networking.

Ofertas Abiertas

Esta situación es frustrante porque tanto SDN, como NFV podrían ofrecer mucho más si estuvieran asociados a entornos abiertos. Cualquier organización que busque actualizar su arquitectura de red debería considerar los beneficios que ofrece el open networking, como:

  • Mayor libertad de elección, o la posibilidad de elegir la solución más rentable para el negocio y acorde a las necesidades técnicas. La interoperabilidad de los equipos y protocolos también permite que las organizaciones puedan cambian las soluciones en función de sus necesidades, ofreciendo al cliente una flexibilidad que no es comparable con lo que ofrecen las soluciones propietarias.
  • Ahorro de costes: La competencia entre fabricantes para ganar y retener a los clientes, provoca que los precios se reduzcan al tiempo que se impulsa la innovación. Además, la gestión de la solución es más sencilla ya que sólo se usarían protocolos bien conocidos, la interconexión de entornos existentes es más sencilla y a la larga plantea muchos beneficios para el usuario final.
  • Soluciones a medida: Para los clientes con experiencia, el open networking ofrece plataformas adaptables y procesos que pueden ser mejorados con sus propias APIs, adaptando las soluciones para hacer frente a sus necesidades específicas, al contrario que las soluciones propietarias, que están diseñadas en base a requisitos generales. Esto supone que son menos adecuadas para responder a necesidades concretas, por lo que puede ser necesario incurrir en costes añadidos para poder personalizarlas.
  • Preparación para el futuro, o lo que es lo mismo, tener la capacidad de reaccionar a los cambios en todo el centro de datos, ya que el open networking ofrece un ecosistema orientado a la adaptación. Por el contrario, las redes propietarias son menos capaces de reaccionar a los cambios, especialmente en aquellas soluciones con compatibilidad limitada. En un futuro en el que los procesos de TI serán más simples y centralizados, la tecnología propietaria tiene más probabilidades de impedir que de permitir el progreso.

Todo con moderación

En Dell creemos en el open networking, pero somos conscientes de que dar este paso puede ser intimidante para los clientes. Entre otros motivos, porque en comparación con las soluciones propietarias que ofrecen grandes proveedores de confianza, las soluciones abiertas pueden parecer menos sólidas, además de potencialmente peligrosas.

En cualquier caso, las soluciones de open networking ya han demostrado su éxito en sectores con necesidades específicas y altas necesidades de rendimiento, como para el sector financiero o los de alojamiento Cloud y web 2.0. Pese a ello, somos conscientes de que las empresas de estos sectores suelen tener experiencia en redes y, por tanto, más confianza en la inversión en nuevas tecnologías.

En cualquier caso, y como proveedor que aprueba el open networking, Dell tiene el deber apoyar y trabajar para generar confianza en aquellas empresas que se acercan al open networking con recelo.

Por esta razón, estamos comprometidos con el desarrollo de un ecosistema abierto de profesionales de open networking que, en conjunto, supongan un único punto de contacto, responsabilidad y experiencia en redes para los clientes. Nuestra filosofía de open networking anima a los usuarios a abrazar plenamente su potencial mediante la colaboración con nuestros partners de confianza que pueden proporcionar asesoramiento y apoyo, y complementar nuestra propia experiencia, apoyo y servicio global en el área de networking. Así, ofrecemos a los clientes la orientación, el apoyo y la seguridad que ofrecen nuestras soluciones con la flexibilidad de las redes abiertas. Además, estamos comprometidos con la ampliación de este ecosistema para asegurar que seguimos ofreciendo la mejor solución conjunta y no perder de vista lo que da a las redes abiertas su potencial.

En un momento de evolución del mercado del networking, se presente una gran oportunidad para que los clientes puedan convertirse en una fuerza disruptiva. SDN y NFV revolucionarán las normas del networking tradicional, pero en sí mismos no ofrecen ninguna garantía de hacer del networking algo más abierto. Si se permite que los proveedores tradicionales lideren el cambio, el statu quo se mantendrá, por eso el open networking tiene que demostrar su valía a los clientes para poder tener una oportunidad, y reconocemos que como exponente de esta filosofía es el momento de dar un paso adelante.