kubernetes aplicaciones nativas en cloud

La adopción de soluciones nativas en cloud y el uso de Kubernetes son opciones en alza. 451 Research apunta que en la actualidad, prácticamente tres cuartos de las empresas en todo el mundo emplean o tienen planificado utilizar Kubernetes en los próximos dos años. Muchas empresas, sobre todo en sectores como los servicios financieros (que producen y consumen cantidades masivas de datos) ya estaban buscando un modo de acelerar los ciclos de desarrollo antes de la pandemia. Esta necesidad viene además acentuada por la cantidad de empresas que se han digitalizado en 2020 y por el hecho de que muchas quieren construir o ampliar su oferta digital.

Para explicar el motivo por el que Kubernetes está experimentando este tipo de crecimiento y qué es lo que esto significa para las empresas, podemos usar el ejemplo de mascotas y ganado que muchos en TI ya conocen. A un nivel bastante básico, la idea es que algunos de los directores de TI consideran que los servidores y sistemas de la infraestructura TI de la empresa son sus mascotas. Se ocupan de ponerles nombre, de su cuidado, dedican su vida profesional a que estén en buen estado, contentos y funcionando. A medida que se amplía la oferta TI de la empresa, se pasa de tener tres o cuatro servidores a unos 10-20 servidores físicos, quizás acompañados de unas cuantas máquinas virtuales (VMs) y de un par de tipos diferentes de cloud. En ese momento lo que tienes entre manos no son unas cuantas mascotas, es más bien una pequeña ganadería. Sí, nos encargamos de su cuidado, pero como entidades individuales son reemplazables.

Si seguimos con esta analogía, los equipos TI modernos ahora gestionan algo que se parece más a una nave de ganadería industrial. Ya no podemos contar o ver todas las cabezas de ganado. Muchos de estos animales viven en otras explotaciones ganaderas y pagamos a otros para que se ocupen de su cuidado, aunque siga siendo nuestra responsabilidad si se pierden, los roban o enferman. De hecho, hoy por hoy no importa su ubicación y cómo se conservan. Lo único que nos preocupa es lo que producen o, volviendo al sector tecnológico, lo que facilitan. Por supuesto, esto hace referencia a la infraestructura digital moderna, que está compuesta por cargas de trabajo físicas, virtuales y en cloud.

El uso de contenedores acelera la adopción de DevOps

En los últimos años hemos añadido contenedores. Si bien las VMs son hardware que se ejecuta en múltiples sistemas operativos, los contenedores permiten que múltiples cargas de trabajo se ejecuten en una única instancia de sistema operativo. Por lo que son más ligeros, ágiles y con una aceleración más rápida que las VMs, que se ejecutan en su propio sistema operativo y requieren un mayor espacio de almacenamiento. Mientras que los responsables de la toma de decisiones TI no se centran tanto en la velocidad y fuentes de su infraestructura de almacenamiento, sí que están interesados en el rendimiento de la aplicación y en los usuarios finales (internos o externos).

La adopción de soluciones nativas en cloud y el uso de Kubernetes son opciones en alza

Aquí es donde Kubernetes como plataforma se vuelve indispensable puesto que permite al departamento TI agrupar contenedores que estructuran la aplicación en unidades lógicas. Ejecutar Kubernetes ofrece a los equipos TI la capacidad de acelerar y redimensionar la entrega (delivery) y la fiabilidad de la aplicación con un riesgo mínimo. También pueden automatizar el delivery de la aplicación, reduciendo el riesgo de cambio, permitiendo la mejora continua, la actualización y el reemplazo al tiempo que se eliminan procesos repetitivos y manuales. Kubernetes aporta a los equipos TI una mayor habilidad y flexibilidad a la hora de equilibrar la capacidad frente a las fluctuaciones de la demanda, añadiendo valor de manera constante a las aplicaciones y facilitando que se puedan ejecutar varias aplicaciones en diferentes plataformas al mismo tiempo. Finalmente, Kubernetes refuerza la conexión entre desarrollo, garantía de calidad y equipos de operaciones. DevOps facilita la colaboración y elimina los silos dentro de estos equipos, unificándolos para así cumplir un objetivo común: crear más valor para la empresa y los clientes. En definitiva, esta es la auténtica esencia de lo que puede ofrecer Kubernetes a las empresas: la capacidad de tener las aplicaciones más rápido, a mayor escala y con una mayor precisión.

DevOps fundamentalmente describe un proceso en el que las cosas se hacen de forma nativa en cloud, por lo que Kubernetes encaja a la perfección en el propósito general de cualquier empresa DevOps que trabaja para alcanzar un objetivo común. Los beneficios potenciales van más allá de lo que imaginan muchas empresas. Cuando DevOps aprovecha la automatización y escalabilidad que ofrece Kubernetes los ciclos de desarrollo son más rápidos. En otras palabras, las empresas pueden modernizar, instalar parches y actualizar las aplicaciones con mucha más frecuencia que antes. Por ejemplo, esta es una ventaja clave en el sector de los servicios financieros. Cuando las sucursales bancarias en todo el mundo se vieron obligadas a cerrar en 2020, la gran mayoría estaban preparadas para prestar servicio a los clientes desde los canales digitales, gracias a la banca online y móvil. Este nivel de sofisticación digital se debe en parte a la disrupción provocada por bancos rivales que tuvo lugar durante la pasada década cuando empresas como Monzo y Revolut obligaron a actuar a los grandes bancos internacionales. Debido a esto, ahora es necesario actualizar y mejorar las aplicaciones y servicios bancarios de forma mensual en lugar de unas pocas veces al año.

En el futuro inmediato, tecnologías como la inteligencia artificial y el machine learning seguirán automatizando el modo en el que usamos servicios bancarios, para que sea más fácil gestionar nuestra economía personal, ahorrar dinero y llevar un control de los gastos. Esto es algo que las plataformas nativas en cloud y DevOps harán posible al facilitar una innovación rápida y amplia en esta área, mientras que los bancos compiten para tener las mejores apps y servicios personalizados.

Protección de datos moderna

Cuando hablamos de la escalabilidad que ofrecen las soluciones nativas en cloud y Kubernetes, también nos referimos a la repetibilidad y precisión con la que se pueden acelerar los entornos con contenedores. Si seguimos con el ejemplo de los servicios financieros, a medida que salgamos de la pandemia veremos cómo cambia el modo en el que estaban pensadas las sucursales y tiendas físicas, van a necesitar sistemas digitales y contactless más avanzados. La implantación de nuevas tecnologías y dispositivos en las tiendas será parte de la nueva normalidad cuando las personas vuelvan a las calles comerciales esperando esta vez una experiencia que sea como la digital. Seguramente esto fomente un cierto nivel de actualización TI en muchas sucursales para que los clientes puedan realizar las operaciones de un modo similar independientemente de si lo hacen en persona o a través de cualquier otro canal.

Por lo tanto, planteamientos como la infraestructura como código (IaC) serán esenciales para las empresas interesadas en ofrecer una experiencia coherente e inclusiva en persona en los locales físicos. La IaC recurre al proceso de gestionar y proveer de infraestructura a través de archivos de definición legibles por máquina en lugar de una configuración manual, que podría verse obstaculizada por errores humanos. IaC proporciona la habilidad para ejecutar una tarea que se repite del mismo modo cada vez. Si echamos la vista atrás, replicar entornos TI en múltiples sitios solo se podía hacer realmente si configurabas y establecías un sitio y luego usabas exactamente el mismo equipo y proceso en todos los demás sitios. En realidad esto no es viable cuando tienes más de 100 sucursales de banco en todas las calles comerciales de España, mucho menos a escala internacional. IaC permite que el método de configuración empleado en el primer sitio quede definido esencialmente como un código de software que se puede usar para crear una réplica exacta una y otra vez. Es más, para empresas con equipos de Platform Ops, proporcionan servicios operativos a equipos de desarrollo de tal modo que sea posible el autoservicio, combinándolo con ingeniería de fiabilidad del sitio (SRE), para que lanzar cargas de trabajo ya no resulte una tarea que lleve mucho tiempo. Tanto si las cargas de trabajo están en cloud, on-premises, en entorno virtual o contenedores, IaC ofrece una mayor velocidad y eficacia al tiempo que también permite que el proceso sea repetible. Esto no solo agiliza el proceso de implantación de una infraestructura digital en múltiples sitios, además reduce la posibilidad del error humano, que puede no ser malicioso, pero que igualmente puede ocasionar interrupciones en el sistema y dar pie a vulnerabilidades de ciberseguridad.

En el sector de los servicios financieros, así como en otros, la protección de datos está comprometiendo los esfuerzos para lograr una transformación digital, con fallos de backup y copias incompletas que dejan al 58 % de los datos de las empresas potencialmente desprotegidos según el Informe 2021 de protección de datos de Veeam. Kubernetes y plataformas nativas en cloud son esenciales para la transformación digital continua de las empresas, pero no eliminan los requisitos relacionados con la gestión de datos. Al contrario, los retos a los que se enfrenta la protección de datos tienen más matices cuando usas código para implantar y versionar aplicaciones dado que cuentan con datos persistentes (stateful) que se escriben desde fuentes externas como bases de datos y usuarios finales. Estos datos no están contenidos dentro del código, pero ahora son persistentes. Hay que protegerlos como parte de la cartera de Integración continua y Entrega continua (CI/CD) con una API nativa que activa un backup antes de cualquier cambio de código o con políticas definidas para realizar el backup con herramientas nativas hechas para Kubernetes. Por lo tanto, lo mejor que pueden hacer las empresas interesadas en sacar provecho de Kubernetes es contar con partners expertos en protección de datos moderna que cuenten con capacidades especializadas en plataformas y herramientas nativas en cloud.

Como la popularidad y el impacto de los contenedores sigue creciendo, las empresas tienen que asegurarse de que pueden proteger y hacer backup de los datos en entornos físicos, virtuales, cloud y Kubernetes. Por eso las empresas que quieren beneficiarse de la agilidad, escalabilidad y capacidad para la automatización que ofrecen Kubernetes no pueden ignorar la necesidad de modernizar también las capacidades y estrategias de protección de datos.

Michael Cade, Senior Global Technologist en Veeam