Portada-Revista-Byte-TI-215,-abril-2014
Portada-Revista-Byte-TI-215,-abril-2014


Portada-Revista-Byte-TI-215,-abril-2014


Ya no es una cuestión de empresa o de usuarios “techies”. La nube es algo que empieza a estar en boca del usuario corriente, que comienza a saber que servicios como DropBox o Gmail, se encuentran en la nube. Son muchos los que empiezan a enviar sus fotos a través de “We Transfer”. Personas cuyo conocimiento de las tecnologías de la información es básico. Así que, si la sociedad ha aceptado con naturalidad los servicios en la nube, las empresas con más razón. Los motivos son varios: el principal, igual que sucede con los usuarios, es el ahorro de costes. Pero además, hay que añadir el del incremento de la productividad. Los servicios en la nube permiten a las empresas abaratar costes de software y formación para los empleados, ya que no existen desembolsos iniciales y se comercializan en modo de “pago por uso”. No tener que preocuparse por las actualizaciones de software es una ventaja competitiva. Esto permite disfrutar de la última tecnología sin emplear tiempo ni desembolsos adicionales.

Descárgate el PDF completo aquí

Así que, poco a poco, la tendencia se ha ido convirtiendo en realidad y a su vez la realidad sigue siendo tendencia. Porque una cosa está clara, aunque la nube empieza a estar más que asentada, no es menos cierto que la cantidad de servicios que se suman de forma constante se produce casi diariamente. Pero, ¿cuáles son esas tendencias? Una de las compañías que más fuertemente está apostando por aprovecharse de las ventajas de la nube y ofrecérselas a sus clientes es Informática El Corte Inglés. En esta firma consideran que “las principales tendencias de la nube son, tecnológicamente avanzar en elementos de personalización para las empresas, herramientas de integración con otros posibles sistemas, así como mejoras en la seguridad y el cumplimiento normativo de cada país. Y organizativamente, que los departamentos de TI de las empresas actúen como un proveedor de servicios propios y bróker de los de terceros para sus usuarios, avanzando en herramientas y metodologías para ello”.

La multinacional HP, por su parte, ya lleva varios años trabajando en proyectos que tienen como principal estrella a cloud computing. En este sentido, Mercedes Serrano, directora de Cloud de la multinacional norteamericana afirma que “cloud computing ha supuesto una auténtica transformación de los modelos de negocio, permitiendo mayores posibilidades de intercambio de información, optimizando los recursos existentes y facilitando una mayor flexibilidad  de trabajo. Además, el cloud computing ha sido un factor clave en el desarrollo de las últimas tendencias tecnológicas. Por otro lado, el modelo de cloud híbrida está ayudando a que las empresas adopten más fácilmente los servicios cloud y, seguramente, es el modelo que está marcando el futuro del cloud computing”. Por su parte, Javier Martínez, Director Técnico de NetApp cree que “en la fase actual de los servicios en Cloud, nos encaminamos a la convivencia de las aplicaciones de tipo comercial en un entorno de cloud hibrido, donde algunas de las aplicaciones críticas quedarán en manos de los clientes en sus propios CPDs y otra parte, las de menor  importancia o criticidad para la continuidad del negocio de sus empresas, pasarán a una solución de Cloud. De esta manera, vamos a la coexistencia de una cloud pública y otra privada. Es decir, un hibrido de soluciones”.

Definición de estrategias

A pesar del éxito de las soluciones en la nube y de que cada vez son más las empresas que están apostando por incorporar servicios cloud, no siempre se tienen claras cuáles son las necesidades, y bien por defecto como por exceso, son muchas las firmas que caen en la tentación de la moda cloud sin sabér muy bien cuáles son las necesidades reales. En muchas ocasiones el obstáculo es el consejo directivo de una compañía el que hace que, normalmente guiándose exclusivamente por el ahorro de costes o por el retorno de la inversión a corto plazo, el que frena al CIO en sus pretensiones de apostar por un determinado proyecto. Si se produce esta situación, que es mucho más frecuente de lo que parece, a la larga, el coste será mayor y el supuesto ROI se habrá disuelto como un azucarillo. Porque la realidad es como apunta José María Lozano, Products & Services Senior Manager Small to Medium Business de Sage, “hoy el cloud está adaptado a todo tipo de compañía, desde las grandes corporaciones a las pequeñas empresas, todas pueden encontrar una solución Cloud a su medida”. Ahora bien, hay que saber escoger lo bien lo que se necesita, y en eso el CIO está perdiendo la voz en detrimento del CFO. Y es que el coste, tanto en cloud como en otros aspectos, sigue siendo el principal elemento a la hora de decantarse por un servicio determinado. Como aseguran desde Colt, “una buena parte de los departamentos TI de las empresas adoptan la tecnología cloud con un enfoque orientado a coste, o a ofrecer soluciones ya probadas. Además, las mejoras operativas derivadas de la  implementación cloud, la disponibilidad de los datos, conseguir una mayor rapidez en la provisión de un servicio que puede llevar semanas o meses,  y la escalabilidad que permite, son las principales palancas de adopción del cloud en las empresas. La adopción de la tecnología es recomendable, en los tiempos en los que nos encontramos, para empresas de cualquier naturaleza. No obstante, aquellas que manejen un volumen alto de datos o información, como las empresas del sector financiero o de retail, y aquellas que necesitan desarrollar estrategias basadas en el Business Intelligence o el Big Data, encuentran en el cloud un aliado perfecto para tener todos los datos disponibles y accesibles desde cualquier lugar, permitiendo una capacidad de movilidad y de reacción que no sería posible con otro tipo de infraestructura”. En la misma línea se posicionan en la consultora Ibermática: “Aunque cada vez son más las empresas que están definiendo estrategias de Cloud Computing, no obstante aún son relativamente pocas en lo que se refiere a una estrategia global. Lamentablemente aún estas estrategias van enfocadas a entornos muy concretos o a servicios masivos y de menor valor como puede ser la mensajería. En cuanto al tipo de empresa, por suerte ya existen modelos que se adaptan a cualquier tipo de empresa, con independencia de su tamaño o tipo de negocio. El estado de madurez existente, hace que por ejemplo la Administración Pública apueste por el Cloud como es el caso del AM 27/12 en donde la administración usa Cloud Públicas y Privadas Virtuales para el alojamiento de sistemas y Web y que las Pymes puedan utilizar servicios de ERP y CRM que hasta hace muy poco solo se podían permitir una gran organización”. Por su parte, Cristina Caballé, Directora ejecutiva de Cloud de IBM afirma que “poco a poco las empresas están definiendo su estrategia cloud. Nosotros creemos que es recomendable para todas aquellas empresas que quieran innovar y transformarse para satisfacer las nuevas expectativas y comportamientos de los usuarios finales, que cada vez sean más exigentes y tienen más conocimiento y más posibilidades de acceder a la información y comparar antes de tomar una decisión de compra”.

Óscar Roncero, Experto en Soluciones Cloud de SAP cree que “el concepto de cloud y lo que entraña en términos de beneficios para las empresas y nuevas formas de hacer negocio, son muy válidos para cualquier tipo de compañía, pues es la propia empresa la que decide qué quiere poner en la nube. Evidentemente, una característica que atrae mucho a las pymes, por lo menos de forma inicial, es el ahorro que supone, pero que después deriva en la innovación, la flexibilidad y las múltiples posibilidades que ofrece la nube. En el caso de las grandes empresas, ocurre lo mismo, aunque quizá no por ese orden. La nube ha abierto un mundo de posibilidades y oportunidades inimaginables a los negocios que descubren que pueden operar mejor en menos tiempo, potenciando nuevas conexiones antes limitadas por las aplicaciones tradicionales”.

Si hablamos de la nube, uno de los líderes es Amazon. En su división de servicios web, Amazon Web Services (AWS), prestan servicios tanto a grandes como pequeñas entidades. Y lo tienen muy claro: la nube es para compañías de todos los tamaños. Amazon Web Services cuenta con cientos de miles de clientes en más de 190 países, que utilizan la nube de muchas formas diferentes. Por ejemplo, sólo en España, cuentan con compañías del sector de viajes como Odigeo eDreams; clientes del sector educativo como el Instituto de Empresa; clientes del sector de los medios de comunicación como Prisa y Grupo Godó; y clientes del sector de los servicios financieros como Bankinter y MAPFRE.

Uno de los ejemplos más claros que presta Amazon Web Services se da en el sector del comercio con clientes como Miquel Alimentació, que están aprovechándose de las ventajas que supone la nube de AWS. Tal y como asegura Antonio Alonso López, director general de Amazon Web Services para el sur de Europa, “Miquel Alimentació siempre busca nuevas formas de atender a sus clientes y nuevas formas de las que valerse de la tecnología para que sus clientes siempre gocen de la mejor experiencia de compra posible”. Y es que la compañía buscaba acelerar sus ciclos de comercialización mediante el uso de nuevas tecnologías y recurrió a AWS para su proyectos de desarrollo y testeo. Al valerse de AWS para sus proyectos de desarrollo y testeo, la compañía tiene la capacidad de arrancar entornos rápidamente, para luego desconectarlos con la misma rapidez. Esto ha permitido a Miquel Alimentació acelerar su innovación y poner sus nuevas aplicaciones en manos de sus consumidores más rápidamente. Al tratarse de un comercio de tal envergadura, para Miquel Alimentació también resultaba importante implementar planes fiables y seguros para recuperar las operaciones de la compañía en caso de desastre. En el sector del comercio, los márgenes de beneficio son tan reducidos que las compañías se cuidan mucho de incurrir en costes innecesarios. En el caso del plan de recuperación operativa en caso de desastre de Miquel Alimentació, que pasaba por conformar una réplica de su infraestructura ya existente, los costes también fueron debidamente analizados por la compañía. Tras sopesar las diferentes opciones, entre las que se incluía instalar un segundo centro de datos y utilizar proveedores de housing, Miquel Alimentació optó por recurrir a AWS para sus sistemas de recuperación, por la alta inversión en seguridad que conlleva esta opción en relación al bajo coste de sus servicios. Actualmente, Miquel Alimentació cuenta con una copia en réplica de su infraestructura tecnológica instalada en la nube de AWS.

Ejemplos cómo este hay muchos pero viene al caso porque un proyecto bien estudiado garantiza un éxito y un incremento de la productividad que no tiene por qué convertirse en un retorno de la inversión inmediato. Este se logrará en el medio plazo, pero lo que sí se asegurará es que la eficiencia de la compañía y la flexibilidad se disparen. Y es que, como señala Juan J. Pradales, Director Digital Business & Innovation de IECISA, “gran parte de las grandes empresas o tienen definida su estrategia o lo están estudiando. Además con la velocidad de las innovaciones en el mundo cloud, la estrategia se encuentra en continua revisión/actualización. Es probable que para todas las empresas es recomendable la adopción de este modelo, pero si tuviera que recomendar algún tipo especialmente diría que las compañías que están en expansión internacional, y las que quieren renovar algún sistema de información”.

¿Desde qué tipo de nube hay que prestar los servicios? Las clouds híbridas y privadas parece que hacen sentir a las empresas más seguras y son las que parecen que marcarán las tendencias del futuro. Por ejemplo, la portavoz de HP, afirma que “en HP creemos que todos los servicios serán entregados en el futuro a partir de un modelo de nube híbrida, empleando las distintas fuentes disponibles. De esta manera, las empresas podrán optar por modelos basados en la nube pública, privada o privada gestionada, según los requerimientos de un servicio concreto Así, si tienen una nube privada, puntualmente podrán contratar servicios de nube pública para picos de demanda o para migrar aquellos servicios menos críticos, manteniendo los datos más críticos y el núcleo del negocio en sus propias instalaciones privadas”. Sin embargo no todos son de la misma opinión y, como señala el director general de Amazon Web Services, la nube privada no es más que un invento de los grandes y tradicionales actores del sector TIC para seguir manteniendo sus elevados márgenes de beneficio: “son muchas las compañías que ahora llaman a los servicios informáticos que ofrecen a través de sus centros de datos físicos como nubes «privadas».  Si nos fijamos, veremos cómo es la vieja guardia de entre las compañías tecnológicas la que está impulsando las tecnologías de nube privada. Estas compañías llevan 20 años operando con márgenes brutos de beneficio de entre el 70 y el 80%. La computación en nube y el modelo que impulsamos desde AWS no constituye un negocio con márgenes brutos elevados. Se trata de un negocio de márgenes reducidos, por lo que constituye una gran amenaza para estas compañías. Creo que es precisamente por esto que están fomentando las nubes privadas; porque no altera sus negocios y aún les reportan altos márgenes de beneficio”.

Cloud móvil

Sobre la movilidad quienes más saben son los usuarios domésticos que han adoptado los servicios en la nube con total normalidad. De hecho, han sido en muchos casos, los que han obligado a las empresas a adoptar las mismas soluciones. Así que se puede afirmar que cloud y móvil, smartphones, tableta o portátil van de la mano. Rufino Honorato, CTO, Director de Preventa de CA Technologies, asegura que “Cloud y movilidad están totalmente ligados, pues en sí mismos los servicios móviles son básicamente servicios cloud donde las apps se consumen en cloud, el almacenamiento es cloud, la mensajería es un servicio cloud, etc. Tras unos años de cierta indecisión y con un mercado totalmente fragmentado, están surgiendo estrategias de movilidad empresarial que, ahora sí, son maduras y aportan gran valor a las compañías”. Otros como es el caso de Pere Vigo, Customer Services Director / R&D Director en UNIT4 Ibérica van más allá y afirman que “el modelo Cloud actual pasa irrenunciablemente por el mundo móvil, por lo que la mayoría de soluciónes aportan Apps para el acceso a ciertas funciones, aunque no es habitual disponer de un acceso global a la solución desde dispositivos móviles. La tendencia actual es de crecimiento en las funciones/tareas que se pueden realizar en movilidad, permitiendo cada vez mayor acceso a las soluciones Cloud”.

Y es que, uno de los pilares que más necesitan los servicios de movilidad es la disponibilidad de servicios en modo nube: tendremos acceso a aplicaciones y datos desde cualquier dispositivo en cualquier momento y geografía. Como señala Gloria Ugarte, Marketing Coordinator PRIMAVERA BSS, “a día de hoy, las aplicaciones colaborativas y de movilidad son las que están dando mayores pasos en entornos cloud computing. El mercado demanda cada vez más el acceso a información desde cualquier lugar, evolucionando hacia una mayor flexibilidad y movilidad. El auténtico valor de la nueva tecnología no es otro que la inmediatez en acceder a información de gestión en tiempo real lo que permite agilizar la toma de decisiones, evitar errores y minimizar los riesgos. El uso generalizado de dispositivos móviles, a través de los cuales es posible controlar el negocio desde cualquier lugar, aporta numerosos beneficios para áreas tan específicas como servicio al cliente, fuerza de ventas, trazabilidad en la entrega de productos, gestión de inventarios o gestión de rutas, pero también en términos generales ya que las empresas se benefician de un aumento de la productividad, reducción de costes, mayor calidad de servicio e incluso de la generación de nuevos modelos de negocio. La demanda generada por los usuarios obliga a los fabricantes a reforzar nuestra apuesta e inversión en soluciones de movilidad que faciliten el acceso a la información, no solo en los centros de trabajo, sino desde cualquier lugar y desde cualquier dispositivo. Por todo ello no es difícil entender por qué cloud y movilidad caminan de la mano, marcando tendencia en el sector de las TI”.

La seguridad a escena

Una tecnología que facilita la productividad, mejora la flexibilidad y supone importantes ahorros de costes tiene que tener algún pero y las compañías lo tienen claro: se llama seguridad. Al igual que sucedía cuando los primeros portales de comercio electrónico aparecían y los usuarios no se fiaban de dejar sus datos de la tarjeta de crédito, ahora tienen incertidumbre de alojar datos que son importantes para el funcionamiento de la compañía que no se sabe muy bien dónde pueden estar alojados. Pero, ¿realmente son preocupantes los riesgos que conlleva la nube? Las principales empresas del mundo de la seguridad han dado su opinión a BYTE TI. Así por ejemplo, Emilio Castellote, Director de canal de Panda Security asegura que “los proveedores que trabajamos con servicios desde la nube debemos contar con infraestructuras que sean, específicamente, a prueba de fallos, con componentes y líneas replicadas que garanticen la continuidad del servicio acorde al cumplimiento de los SLA recogidos en el contrato de acceso al servicio. Respecto a la seguridad de estas plataformas cloud, hemos de tener en cuenta que los niveles de seguridad aplicados en las mismas siempre utilizan la última tecnología disponible, con el mayor grado de redundancia posible y con un nivel de supervisión 24×7 que convierten a estas plataformas en estancias claramente más seguras que cualquier infraestructura local que pueda implementar una empresa de forma individualizada”. Por su parte, Francisco Verdugo, responsable del negocio de seguridad en Data Center y Cloud de Trend Micro, no duda en afirmar que “últimamente se están dando muchos casos de grandes empresas afectadas por Amenazas Persistentes Avanzadas (APT) o ataques dirigidos que han conseguido extraer datos confidenciales de sus servidores sin que esos usuarios se dieran cuenta de ello. Este tipo de amenazas y ataques se producen por no prestar atención al panorama del malware actual; los ataques son ahora dirigidos a víctimas específicas y debemos, además de aprovisionar nuestras máquinas con herramientas antimalware de última generación, protegernos de un modo especial si nuestra información está alojada en servidores remotos (nubes) que no vemos ni gestionamos nosotros”.

Acacio Martín, Director General de Fortinet, cree que “el riesgo adicional asociado a la seguridad de los datos en la nube es que la arquitectura de seguridad debe garantizar la naturaleza multi-usuario del tráfico de datos. Esto significa que dicha arquitectura debe tener capacidad para aplicar las políticas en el tráfico, dependiendo de su origen o destino. Asimismo, la tecnología de seguridad implementada para proteger la nube debe tener capacidad para separar el tráfico con el fin de evitar riesgos o accesos no autorizados. Una vez que el dato sube a la nube o a un centro de datos virtualizado, surgen nuevos retos de seguridad. Por un lado, la necesidad de mantener el control de los datos que fluyen entre máquinas virtuales. Los dispositivos tradicionales basados en hardware no tienen el control de los datos dentro de la nube, por lo que se requieren dispositivos de seguridad virtuales para inspeccionar y proteger los datos en un entorno virtualizado. Por otro lado, los entornos cloud y  los centros de datos por su diseño requieren actualizaciones regulares de su arquitectura de seguridad para garantizar su protección. A pesar de los esfuerzos de los proveedores cloud para mantenerse actualizados frente a las nuevas amenazas, una sencilla vulnerabilidad tipo zeroday podría comprometer los datos de cada usuario y máquina conectada a la red de proveedor cloud. Para evitar este riesgo, los proveedores de cloud tienen que confiar en compañías expertas en seguridad que les proporcionarán las actualizaciones necesarias y una red inteligente para identificar y actuar frente a estas amenazas antes de que afecten a su nube. Por todo ello recomendamos a aquellas compañías que estén planteándose migrar su información a la nube que se asesoren y busquen una compañía de referencia en esta área que les garantice un SLA también en materia de seguridad”.  Por su parte, el portavoz de CA Technologies cree que “ños servicios ofrecidos en la nube proporcionan unos niveles de disponibilidad y rendimiento muy elevados, incluso en aquellos servicios gratuitos o de bajo coste, como Gmail, DropBox, etc. Si comparáramos los ratios de disponibilidad y rendimiento de los servicios internos de correo electrónico ofrecidos por los departamentos de TI con el servicio en la nube,  probablemente nos llevaríamos muchas sorpresas interesantes. Sin embargo, es posible que se produzcan caídas. En lo que respecta a la seguridad en la nube, en los últimos años se han producido importantes avances, sobre todo en la manera de entender la seguridad. En la era cloud basada en APIs abiertas, donde las compañías están girando hacia el concepto de la empresa abierta, la seguridad ya no se basa en proteger un perímetro, sino en nuevos conceptos donde la identidad es el nuevo perímetro, la seguridad debe ser adaptativa, la información de las empresas se debe publicar en Internet mediante APis seguras y los servicios de seguridad basados en SaaS no son únicamente una opción sino una gran oportunidad de negocio”.

Es en el despliegue donde hay que hacer especial énfasis. Y es que, como afirma David Carvajal, Director Técnico de DEYDE Calidad de Datos,  “un correcto despliegue de Cloud Computing requiere de una infraestructura de alta disponibilidad o de redundancia de acuerdo a la criticidad de servicio que contiene. Un fallo en la nube, si se dispone de la infraestructura de respaldo adecuada, puede resultar menos crítico y de menor impacto que un fallo en la arquitectura tradicional. El tiempo de respuesta ante ese fallo, en un arquitectura de Cloud puede ser mucho menor que en una arquitectura tradicional. Es importante señalar además, que el montaje de una infraestructura redundante en Cloud resulta de menor coste que en la arquitectura tradicional”.

La seguridad al 100% no está garantizada pero en la mayoría de los casos basta con el sentido común para confiar en un servicio o en otro. Como apuntó Castellote de Panda Security, “Las ventajas de las soluciones cloud son evidentes, pero también es cierto que son muchos los que todavía cuestionan riesgos relativos a la custodia de la información por los proveedores de servicios en la nube. A este respecto hay que decir que todavía se está trabajando en la estandarización necesaria para unificar las normas y niveles de servicio que los proveedores deban facilitar, pero podemos decir que siempre que busquemos servicios en la nube encontraremos una gran oferta y con una diferencia de costes importantes. La recomendación que podemos dar es comprobar el cumplimiento de las normativas vigentes de la plataformas Cloud respecto a custodia de datos según LOPD, y que evitemos en la medida de lo posible trabajar con aquellos proveedores de procedencia incierta, con tarifas muy bajas y que no puedan ubicar la existencia de sus plataformas en el contexto de aplicación de la LOPD”.


Cómo ayuda la nube a mejorar las ventas… de café

Por Pilar Martínez Santa María, Directora de Cloud de SAP España y Portugal

Una vez superados los miedos o las reticencias de algunas empresas a utilizar soluciones en la nube por una cuestión de seguridad, ahora nos encontramos ante una nueva etapa en la que las empresas afrontan de una forma más decidida la disyuntiva: on-premise/cloud. De hecho, lo habitual es que cuando se les plantea la necesidad de disponer de una aplicación o una solución determinada, analicen ambas opciones para determinar cuál es la que mejor encaja en función de sus requisitos. Por ello el panorama informático de las empresas es cada vez más híbrido, porque la combinación de ambas modalidades aumenta día a día.

Una de las áreas donde más se está extendiendo más el uso de soluciones cloud es la comercial o de ventas, sobre todo en el sector retail y de consumo. El cambio que se ha producido en el modo en el que se comportan los clientes, provocado por la aparición de las redes sociales y la extensión del uso de dispositivos móviles inteligentes está obligando a las empresas a buscar soluciones innovadoras con las que afrontar ese cambio. En esta Era Digital los consumidores exigen a las organizaciones nuevos canales con los que interactuar, más opciones y una mejor experiencia de compra, y estas tienen que conocer y entender mejor a sus clientes para lograr construir relaciones duraderas y proporcionarles una experiencia de compra increíble.

A lo largo de este artículo analizaremos la utilidad de las soluciones cloud para ventas en el sector retail y estudiaremos el caso de éxito de un cliente de la envergadura de Nespresso, que ha dado el paso a la nube.

Nespresso nació en 1986 con el claro objetivo de que todo el mundo pudiera disfrutar de la taza de café perfecta. Casi 30 años después, la compañía ha logrado revolucionar el modo en que las personas disfrutan del café expreso y lo ha hecho porque ha sido capaz de entender a sus clientes y de ganarse su fidelidad. La compañía dio el paso a la nube con el objetivo de llegar a nuevos clientes, aumentar los canales de compra, mejorar las opciones de navegación y la experiencia de compra de café, al equipar a los representantes de ventas, tanto para empresas como para consumidor final, con herramientas con las que entender mejor al cliente.

El resultado no ha podido ser más beneficioso: los consumidores finales y los de empresa han logrado la experiencia de consumo de café perfecta porque se les ha escuchado; la compañía ha aumentado rápidamente su penetración en nuevos mercados, ha conseguido mayores ventas, al tiempo que mejoraba la productividad de las mismas y la visibilidad del negocio. Ahora, dispone de una visión holística del cliente a través de todos los canales y sistemas y ha acelerado los ciclos innovación, por lo que es capaz de reducir el tiempo que tarda entre que escucha los gustos o necesidades del cliente y le proporciona el producto que está pidiendo.

Hoy en día, Nespresso ha establecido numerosos puntos de contacto con el cliente con el fin de interactuar con él y proporcionarle la mejor experiencia posible en el consumo de café. Y créanme que lo ha conseguido.

Pero ¿qué es lo que tiene que tener una solución de gestión de ventas en cloud para el sector retail?

En primer lugar, tiene que asegurar que los comerciales se dirigen a los establecimientos adecuados para vender sus productos y que lo hacen en el momento oportuno con el fin de maximizar el ROI. Para ello es fundamental que puedan disponer de la información adecuada sobre establecimientos, promociones y sobre compras con el fin de ser productivos e impulsar las ventas.

Para mejorar la experiencia del consumidor y poder escuchar sus necesidades, debe proporcionar a los directores de marketing y ventas la visión que necesitan y hacerlo en el momento oportuno para tomar las decisiones más acertadas a la hora de poner en marcha promociones, realizar mejoras en las campañas y ver cómo mejorar la experiencia de los consumidores en los establecimientos. Por último debe hacer posible la obtención de información en tiempo real sobre los establecimientos y los datos capturados en encuestas para tomar decisiones más certeras sobre emplazamiento de productos, precios, empaquetado y promociones. Con todas estas prestaciones, las soluciones de ventas en cloud para el sector retail consiguen aumentar la productividad, mejorar la eficiencia, aumentar la efectividad y acelerar el ROI.

A todas estas ventajas se unen, además, las propias de las soluciones cloud como la simplificación de la infraestructura informática, la reducción de los costes de mantenimiento, de energía, así como conocer de antemano los costes reales del uso de una solución.

Sin duda, todo son ventajas, así es que ¿a qué espera para que su compañía pueda avanzar en este ámbito? Piénselo mientras disfruta de su café.


Nube sí, pero segura

Por David García Cano, responsable de Canal y Alianzas de Trend Micro para España y Portugal

Cloud o nube, tanto en sentido literal como en sentido metafórico, es un término etéreo. Desde el punto de vista tecnológico, cada vez estamos más familiarizados con este concepto que, por otro lado, está ganando terreno en nuestras vidas y en nuestros negocios.

Al amparo de la evolución tecnológica están surgiendo con más rapidez fenómenos y tendencias innovadoras. En algunas ocasiones estos avances no pasan de ser una moda, pero en otras, terminan por consolidarse para pasar a formar parte de nuestro día a día, bien sea porque nos facilitan la vida, nos aportan mejoras y ahorros en múltiples sentidos e, incluso, porque abren puertas a la innovación generando nuevas oportunidades de crecimiento y negocio para las empresas.

Este es el caso de la famosa nube. Aquí estamos ante una modalidad de uso de la tecnología que ha supuesto una revolución en la forma de hacer negocios y que, además, ha democratizado el acceso a determinados recursos tecnológicos a cualquier tipo de empresa, independientemente de su tamaño o sector de actividad.

Pero para ser un poco más concretos a la hora de explicar qué es esto de la nube en términos de TI, podríamos decir que este concepto se utiliza para designar a los servidores que están en redes de empresas, fabricantes, operadores o proveedores de servicio que se dedican bien a ofrecer servicios propietarios de forma remota, o a almacenar los datos de clientes y dar acceso remoto a los mismos.

Muchas ventajas, pero también algún riesgo

Estos servicios prestados desde la nube, y por extensión los datos que allí se alojan, hacen más cómoda, rápida, ágil y menos costosa la disponibilidad de nuevos productos, programas y soluciones tecnológicas sin que sea necesario instalar soluciones complejas en las redes, equipos o dispositivos móviles, ya sean corporativos o de uso personal como con el data center tradicional. Los proveedores de servicios consiguen suministrar todo esto con el objetivo de hacernos la vida más fácil y generar nuevas oportunidades de negocio con empresas y particulares, consiguiendo mejorar sus niveles de competitividad y productividad.

Evidentemente, la nube aporta muchas ventajas, pero también tiene asociados unos riesgos, pues en la mayoría de los casos se está confiando información valiosa a terceros. Esto implica que el perímetro de la red se diluye, ya que desencadena la apertura a nuevos vectores de ataque y aumentan las capas de exposición debido a que el usuario, por lo general, no tiene todo el control de la información que deposita en la nube.

Pero a pesar de que todavía genera cierta desconfianza, afortunadamente, la tecnología y filosofía de la nube están siendo cada vez más comprendidas y aceptadas, gracias en parte a los avances en materia de seguridad cloud que están llegando al mercado para proteger ese bien tan preciado que es la información. Se trata, por tanto, de mantener la privacidad y la confidencialidad de los datos corporativos ubicados en la nube, a la vez que se cumplen las normativas legales pertinentes dentro de cada país y se mantienen alejados los peligros y posibles ataques.

Este nuevo escenario plantea la necesidad de pensar en una estrategia de seguridad innovadora que se asiente sobre la base de la defensa en profundidad y la ciberinteligencia en y desde la nube. Es un hecho que el crecimiento de servidores virtuales y cloud se ha convertido en una prioridad, así lo corrobora Gartner, cuyas previsiones indican que en un plazo no muy lejano, concretamente para 2016, el 71% de la carga soportada por los servidores será virtual; mientras que Forrester Research, por su parte, estima que el 90% de las grandes empresas y organismos gubernamentales utilizará la nube en 2015.

Hablamos de un nuevo paradigma. Si la migración a la nube es una fuente de agilidad, control de costes y escalabilidad y una puerta de acceso a la innovación, entonces la pregunta que cabe responder es ¿cómo es de segura la nube y podemos confiar nuestros activos a ella a día de hoy?

La respuesta es sí, pero hay que matizar que es importante cambiar de mentalidad, pues la  seguridad tradicional no sirve en los entornos cloud. A medida que se migran datos y aplicaciones importantes a entornos virtuales y basados en la nube, también es lógico que la estrategia de seguridad deba evolucionar.

La nube realmente es diferente a las arquitecturas de prestación de servicios en Internet que teníamos hasta ahora. Difiere en su disposición y de manera crucial en su consumo. Las plataformas cloud son verdaderamente multi-tenant, permitiendo a los proveedores beneficiarse de enormes economías de escala y a los consumidores ahorrarse pagar por lo que utilizan, o lo que es lo mismo, facturación de recursos. La llegada y evolución de la banda ancha ubicua, de la oferta cada vez mayor de ancho de banda  y la rápida evolución de la potencia de computación móvil se han combinado para llevarnos a un lugar donde tenemos acceso permanente a servicios y datos constantemente actualizados.

Hoy las empresas que apuesten por el cloud ya cuentan con plataformas tecnológicas dotadas de inteligencia y capacidad de análisis de grandes volúmenes de información que ofrecen protección avanzada y completa, y que están listas para combinar la seguridad de distintos entornos, ya sean físicos, virtuales o cloud. De este modo, se protegen las aplicaciones y los datos empresariales de filtraciones e interrupciones sin tener que aplicar costosos parches de urgencia, y todo de forma fácil y con una gestión centralizada. Igualmente, se garantiza el cumplimiento de las normativas y se acelera el retorno de la inversión de los proyectos en la nube.

En definitiva, la forma de hacer negocios ha cambiado y continuará haciéndolo, evolucionando hacia alternativas más flexibles y rápidas, con mejores capacidades de análisis y mayor efectividad para que el negocio ubicuo y en tiempo real sea posible; y aquí la nube ha llegado para quedarse. La seguridad debe evolucionar al mismo ritmo, o incluso, situarse un paso por delante. No obstante, si las empresas no adoptan una estrategia de protección avanzada acorde a los entornos en la nube, la probabilidad de exposición a los múltiples riesgos que ésta entraña será mayor. Tratemos de evitarlo sin frenar la competitividad y la evolución.

Mantener la seguridad desde la nube


Por Emilio Castellote, Director de canal de Panda Security

Desde Panda Security siempre hemos apostado por el Cloud Computing como modelo de negocio. Según el último informe de Gartner, enero de 2014, Panda Security es el primer fabricante en comprometerse plenamente con el desarrollo de servicios de seguridad para la protección del endpoint basados en la nube. Además, según este mismo informe, Panda Security ha evolucionado desde el cuadrante de Jugadores de Nicho hasta el de Visionarios.

En definitiva, desde Panda Security hemos apostado desde el principio por esta tendencia de la nube, poniendo todo nuestro foco en la seguridad como servicio. Y en este sentido, destaca Panda Advanced Protection Service (PAPS), un servicio gestionado capaz de proteger aplicaciones, sistemas operativos y datos con un grado máximo de seguridad. Este nuevo servicio para el control de aplicaciones plantea un modelo disruptivo para la empresa en el que sólo se ejecuta lo que es seguro, reduciendo la ventana de oportunidad para el malware a cero.

Por otra parte, acabamos de lanzar también una solución 100% basada en la nube que aúna en una misma plataforma seguridad, gestión y soporte. Se trata de una solución integrada para proteger, administrar y ofrecer soporte remoto a todos los dispositivos del parque informático, incluyendo móviles y tablets. Su nombre es Panda Cloud Fusion y cubre todas las necesidades de una gran empresa sin requerir mantenimiento ni inversión en infraestructuras.

Las grandes empresas también necesitan soluciones cloud. Precisamente para este tipo de empresas Panda Secutity ha lanzado una nueva solución: Panda Cloud Fusion, que es capaz de cubrir desde una única plataforma sus necesidades de gestión de amplios volúmenes de dispositivos, así como de proporcionar un servicio de soporte muy avanzado y seguro. Con esta solución ofrecemos una nueva forma de combinar seguridad, gestión productividad, soporte en una única solución.

Panda Cloud Fusion es accesible desde cualquier lugar y en cualquier momento, permitiendo a las empresas a través de un simple navegador web:

•Ofrecer una máxima protección contra el malware gracias al sistema de Inteligencia Colectiva de Panda Security y a la tecnología Anti-Exploit para la protección frente a amenazas desconocidas. Minimiza vulnerabilidades y evita la pérdida de datos en teléfonos y tablets.

•Ahorrar costes mediante la optimización del funcionamiento de las infraestructuras TI gracias a la automatización de la gestión y al control centralizado, que va a permitir a las empresas una visibilidad permanente de todos sus activos de hardware y software, incluyendo también tablets, móviles y equipos portátiles.

•Ofrecer la mejor experiencia de soporte al usuario con una resolución proactiva de los problemas y el acceso remoto no intrusivo a sus dispositivos, estén donde estén.

Por otra parte, destaca también Panda Advanced Protection Service (PAPS), un servicio gestionado capaz de proteger aplicaciones, sistemas operativos y datos con un grado máximo de seguridad. Este nuevo servicio para el control de aplicaciones plantea un modelo disruptivo para la empresa en el que sólo se ejecuta lo que es seguro, reduciendo la ventana de oportunidad para el malware a cero.

Una de las principales características diferenciales de PAPS es que se trata de un servicio especializado en función de las necesidades de cada cliente, capaz de perfilar las aplicaciones y el comportamiento, y de identificar nuevos patrones de ataque. Y en este punto, los más de 20 años de experiencia de Panda Security en los procesos de detección de malware, unidos al conocimiento acumulado de nuestro sistema de Inteligencia Colectiva, nos han permitido calificar más de 1.200 millones de aplicaciones como malware o goodware. Circunstancia que, unida al empleo de características de comportamiento, nos permite predecir la fiabilidad de aplicaciones ejecutadas en el end point con un grado de acierto máximo.