tic sostenibles
tic sostenibles

Bien sea por concienciación, bien por el ahorro de costes o bien por legislaciones que cada vez se preocupan más por el medio ambiente, la apuesta por las tecnologías sostenibles es cada vez más importante. Los fabricantes tienen en cuenta este elemento en el desarrollo de sus productos y por su parte, los clientes muestran cada vez un mayor interés en las TIC sostenibles.

Publicidad

Poco a poco, las empresas han adquirido una concienciación más responsable con respecto a la sostenibilidad y, es verdad, la tecnología no sólo aporta productos más eficientes y sostenibles sino que las empresas utilizan herramientas que ayudan a mejorar los consumos energéticos. como las La conciencia eco-responsable está cada vez más implantada. Empresas y Administraciones consideran que deben adoptar políticas de consumo energético responsables.

Pero no sólo la concienciación ha sido responsable de este creciente interés por la sostenibilidad. Las noticias relacionadas con el cambio climático, también han aportado su granito de arena a esta concienciación. Pero la puesta en marcha de las últimas acciones legislativas a nivel europeo como la Directiva Europea de Eficiencia Energética, o los Planes de Energía y Clima presentados por el Gobierno español, o el Plan de Compra Ecológica, también han posibilitado un creciente interés. En este sentido, Óscar Visuña, Director Business de Epson Ibérica cree que “la sostenibilidad no es una opción, sino debería ser una obligación, elegir aquellas soluciones, servicios y productos que proponen entornos energéticamente más eficientes. Nosotros contamos con esas soluciones, especialmente en lo que a tecnología de impresión se refiere. Por ejemplo, siendo capaces de reducir hasta un 96% el consumo energético respecto a la tecnología de impresión láser. No en vano, vale la pena tener en mente estudios como el realizado por el Ministerio de Recursos y Energía de Japón, donde se apunta que, tras los aires acondicionados y la iluminación, es el servicio de impresión el que más energía consume en una oficina, sumando el 10% del total y superando a los PCs y servidores. En ese sentido, debemos seguir trabajando por concienciar más si cabe al usuario final de la tecnología, a las empresas que la utilizan, que la incorporan y la integran en sus flujos de trabajo. Los proveedores, es el caso de Epson, ya trabajamos e invertimos mucho (en nuestro caso más de 500 millones de euros en la tecnología de impresión) para optimizar el consumo de energía”.

La tecnología, y las empresas que conforman el mercado TIC, tienen un papel importante que jugar en el desarrollo de un mundo más sostenible. Las principales empresas tecnológicas incluyen en su filosofía planes y políticas de desarrollo sostenible. Para Alberto Ruano, countrry manager de Lenovo cree que “el papel de tecnologías es esencial para lograr la eficiencia en todas las redes de distribución y para reducir las emisiones. Y sí es cierto que la industria TIC es consciente, en general, no sólo de la importancia de la eficiencia energética, sino de su papel crucial en cuanto a sostenibilidad de refiere. Pero también es verdad que aún queda un gran recorrido para avanzar hacia una eficacia total e implantada en todos y cada uno de los procesos. Con los clientes ocurre lo mismo. Cada vez son más los que buscan soluciones que no sólo sean eficaces, sino que palien el impacto medioambiental”.

Una de las ventajas que tienen las empresas tecnológicas es precisamente el estar a la vanguardia de los retos a los que la Humanidad se enfrenta. Gracias a sus desarrollos, productos soluciones y servicios, la industria tecnológica juega un papel fundamental (de hecho, puede convertirse en la principal industria en desarrollo sostenible) en el futuro del Planeta. Además, la mentalidad ha cambiado ya que en la actualidad, se espera que las empresas no se limiten únicamente a generar beneficios; sino que utilicen sus recursos para avanzar en las causas que más importan a la sociedad, liderando valores y siendo una referencia de confianza para las industrias, los gobiernos y las comunidades en todo el mundo. Para Nuria Arocas, responsable de sostenibilidad en HP, “Uno de los obstáculos a los que se enfrentan los compradores es la falta de información y formación. A veces, hay poca conciencia de los beneficios que pueden aportar ciertas soluciones tecnológicas diseñadas con un alto desempeño medioambiental, incluyendo los beneficios económicos y medioambientales que aportan aquellos productos diseñados para reducir su uso de energía. Por ello es importante invertir en entornos de innovación sostenible, porque hacer negocio no debe estar reñido con ser sostenibles. Algunos ejemplos de innovación sostenible pueden estar relacionados con la innovación en materiales: escogiendo materiales para los productos que son menos perjudiciales para el medioambiente, introduciendo materiales reciclados en los productos y diseñando productos que requieran de un menor volumen de materias primas para su fabricación. Debemos cambiar nuestra mentalidad y transformar nuestro modelo tradicional de consumo lineal basado en extraer, utilizar y desechar, hacia un modelo más circular concebido en reducir, reutilizar y reciclar, como es el caso de los nuevos modelos basados en servicios”.

Tecnologías para la eficiencia

La innovación en sostenibilidad es fundamental para alcanzar un modelo energético con menores emisiones contaminantes, más seguro, y a un menor coste. La inversión en innovación en este sector es esencial para el crecimiento y la mejora de la competitividad de las empresas que ahora tienen ante sí un innumerable conjunto de soluciones que les ayudan a ser más eficientes. Este conjunto de soluciones, se encuentran en las innovaciones inherentes a la revolución digital, que permiten dar las respuestas necesarias para un mundo más sostenible. En este sentido, Pablo Ruiz Escribano, vicepresidente del negocio IT de Schneider Electric considera que “la dependencia de los recursos finitos fue lo que creó el problema, mientras que la digitalización y los datos pueden ofrecer la solución en este entorno de disrupciones tecnológicas. Porque la digitalización permite a las empresas lograr un modelo de economía circular mediante mejoras en la conexión y la comunicación con los clientes, que consiguen a su vez una mejor trazabilidad integral de los productos desde la incorporación de la materia prima hasta el reciclado. Además, la digitalización optimiza los procesos de fabricación basados en datos ya que la monitorización y las alertas en tiempo real ayudan a reducir el desperdicio, recortar costes y aumentar los niveles de eficiencia. En paralelo, la digitalización también mejora la eficiencia al aumentar los ciclos de vida de los equipos gracias a los sistemas de monitorización conectados basados en tecnología IoT”.

Pero ejemplos hay muchos. Y es que todas las empresas están desarrollando tecnología cada vez más eficientes o aunque no sean per se herramientas eficientes, sí ayudan a los clientes a serlo. Un ejemplo es Cisco que no sólo fabrica equipos más eficientes y con un menor consumo sino que entre sus soluciones se encuentran muchas que ayudan a las empresas a reducir emisiones y lograr consumos más eficientes. En este sentido, su política se centra en tres ámbitos fundamentales: los centros de datos (CPDs), la infraestructura de conectividad y las oficinas (herramientas de colaboración remotas y espacios de trabajo virtuales/compartidos). Para ello, ofrecemos múltiples soluciones como Cisco Digital Building (edificios), Cisco TelePresence, WebEx Meetings, Webex Teams y Jabber (colaboración remota y espacios virtuales), virtualización y computación unificada para CPDs (Cisco UCS, Cisco ACI), soluciones de colaboración Cloud (Cisco HCS) o redes smart para proveedores energéticos (Cisco Connected Grid) y para ciudades. Todas estas soluciones utilizan las redes como plataforma integradora e inteligente para gestionar los recursos en tiempo real.

En lo que respecta a los equipos, vemos que todos ellos son cada vez más eficientes y reducen de manera sensible el consumo energético, lo que favorece la sostenibilidad. Un claro ejemplo de ello es Epson que lleva años trabajando en equipamiento sostenible y que se ha convertido en uno de sus leitmotiv de su estrategia como empresa. Y es que tal y como afirma su portavoz, “la eficiencia energética y la capacidad de integrarse en flujos de trabajo circulares, reaprovechando recursos, son dos de las grandes tendencias. En nuestro caso, se observan claramente en el ámbito de la impresión Business inkjet. Pero también la videoproyección, generando espacios colaborativos remotos, está generando entornos mucho más eficientes y sostenibles, sustituyendo la necesidad de trabajar en una misma ubicación, por la dispersión y el trabajo en la nube en reuniones interactivas con nuestra tecnología de videoproyección interactiva de ultracorta distancia”.

Productividad

Uno de los frenos que se suelen esgrimir en contra de la apuesta por tecnologías sostenibles es que reducen la productividad. A día de hoy esa afirmación es totalmente falsa. Eso sí, la sostenibilidad es algo a largo plazo. Tal y como afirma Luis Losada, Public Sales Manager and Sustainability Lead for Spain, Dell EMC, “Hablar de sostenibilidad y corto plazo no es la mejor combinación. Cuando hablamos de las iniciativas que perseguimos, buscamos un impacto a largo plazo para el entorno en el que trabajamos, la sociedad en la que vivimos y los compañeros que trabajamos por ello. La inversión de las empresas en tecnologías de la información verdes empeora sus resultados financieros a corto plazo, pero los impulsa a medio y largo, cuando afloran las mejoras en eficiencia que proporcionan”.

Considerar que la sostenibilidad frena la productividad empresarial es un error ya que la apuesta por soluciones sostenibles permite un retorno de la inversión a largo plazo que no ofrece en ningún caso una solución o producto similar que no es sostenible. En este sentido, el portavoz de Schneider Electric cree que “la sostenibilidad siempre ha sido una inversión, pero debemos ser conscientes de que no tan solo aplica a nuestra empresa sino también al futuro del planeta. Las tecnologías que hacen que una compañía sea más sostenible son también las que la vuelven más eficiente en sus operaciones, más productiva, más segura y más resiliente. Innovaciones como el Cloud Computing o el IoT, la Industria 4.0, las cadenas de suministro sostenibles y el Todo como Servicio serán las que lo posibilitarán. Invertir en digitalización es uno de los factores clave para pasar de procesos de negocio reactivos a proactivos, garantizando un retorno positivo de la inversión. Con dicha implementación, es posible observar importantes mejoras de rendimiento en tan solo los primeros doce meses”.

Ahorro de costes

Es cierto que muchos de los clientes de las empresas tecnológicas no apuestan por soluciones sostenibles por las ventajas que sobre el medio ambiente tienen, sino por la reducción de costes que produce este tipo de tecnologías. Sea como fuere, lo cierto es que existe un creciente interés por parte de los consumidores en temas relacionados con el medio ambiente, y sobre todo vemos esta tendencia en el sector público. De todas formas, España se encuentra en la parte baja de la lista de países de la Unión Europea con usuarios interesados en temas medioambientales. La portavoz de HP señala que “en nuestro país hay un cierto interés en el tema, pero todavía se ve la tendencia a utilizar el precio más bajo como criterio principal en la decisión de compra. Desde HP animamos a los compradores no solo a considerar el precio de adquisición de los productos, sino también a tener en cuenta los costes en los que se incurre por el rendimiento y la fiabilidad del producto. A menudo, un precio más alto de adquisición puede resultar en un menor coste de propiedad en el largo plazo, mientras que un menor precio de adquisición puede generar gastos adicionales, tales como reparación, mantenimiento o reemplazo. Estos costes adicionales hacen que, a largo plazo, los beneficios del ahorro en la compra desaparezcan. Si bien aplicar los criterios ambientales a los procedimientos de adquisición a veces puede significar mayores costes iniciales de compra, los costes generales a menudo disminuyen, ya que el mayor precio de compra de los bienes y servicios ecológicos se compensa con menores costes de operación, mantenimiento y eliminación. En HP creemos que se requiere de un diálogo público-privado para crear conciencia y conocimiento de los aspectos ambientales y de esta forma los fabricantes invertirán en innovación ecológica”. Por su parte, el portavoz de Epson afirma que “Siendo optimista, debería decir que la sostenibilidad está entre las grandes preocupaciones de los directores de innovación y los decisores de compra de tecnología. Siendo optimista debería decir que también tienen en cuenta conceptos como el TCO (total cost of ownership). Pero siendo realista, observamos que al final el precio sigue siendo el factor que decanta la mayoría de elecciones. Pero no la inversión total, lo que conlleva el uso de una u otra tecnología en cuanto a gasto, sino el precio de compra de cada solución de forma individual. Claro que, quizás, una buena manera de provocar un mayor cambio o acelerarlo en esa toma de decisiones sería, por ejemplo, tomar partido en los grandes centros de decisión incentivando más la adquisición de tecnologías que permitan a la empresa conseguir mejores resultados en sostenibilidad”.

La nube sostenible

Uno de los elementos que más está ayudando al desarrollo de políticas sostenibles es el cloud computing. El uso de centros de datos propios se va reduciendo cada vez más y eso favorece una reducción de las emisiones y de los consumos energéticos. Además, los data centers que son los responsables de las mayores tasas de consumo, son cada vez más eficientes y respetuosos con el medio ambiente. Así que la nube favorece claramente el mensaje de un mundo más sostenible. Tal y como afirma Óscar Visuña de Epson asegura que “trabajar en la nube es más eficiente, por supuesto, porque permite mitigar considerablemente la huella medioambiental. Al trabajar en cloud, reducimos la necesidad de desplazamientos en trabajos que requieren colaboración y también reducimos la necesidad de espacios físicos y su consumo energético, por consiguiente. En nuestro caso, nos permite construir esos espacios de trabajo remotos a través de nuestra tecnología de videoproyección interactiva, pero también generar capacidad de conexión de dispositivos de forma remota con nuestras aplicaciones de gestión móvil en prácticamente toda nuestra gama de productos”.

Por poner foco de las ventajas de las tecnologías cloud, en España se espera que el próximo año la implementación de tecnologías Cloud supongan un ahorro de más de 52 millones de toneladas de CO2 en el histórico total. Y en un escenario donde los datos son el nuevo petróleo, podemos pensar que habrá más modelos de negocio sostenibles con capacidades predictivas, que permitirán a su vez un mayor ahorro de costes y gasto energético. En este sentido, el portavoz de Schneider asegura que “actualmente, casi el 90% de los líderes de negocio citan la digitalización como una prioridad para sus empresas, lo que representa el primer paso hacia el análisis de datos de valor que pueden proporcionar beneficios, reducir el uso de recursos e incrementar la eficiencia”. También Alberto Ruano de Lenovo es un firme defensor de la nube para mejorar la sostenibilidad. En su opinión, “está comprobado que el modelo Cloud favorece la eficiencia energética. Según varios informes que se han publicado en los últimos años, los servicios Cloud disminuyen entre un 30 y un 90% las emisiones de carbono, en comparación con los modelos tradicionales situados en las instalaciones del cliente”.

Los fabricantes tienen en cuenta este elemento en el desarrollo de sus productos y los clientes muestran cada vez un mayor interés en las TIC sostenibles

Cisco es una de las empresas que tiene un mayor conocimiento del mercado en lo que se refiere al centro de datos. Su portavoz da algunos ejemplos: “las comunicaciones unificadas ‘as a service’ (SaaS/gestionadas desde el Cloud) o las soluciones de colaboración en la nube evitan un gran consumo eléctrico en las oficinas y centros de datos de las organizaciones, que no tienen que mantener servidores siempre encendidos y con un gran consumo. Además, evitan un gran número de viajes de trabajo. Calculamos que 98 horas de Telepresencia evitan lanzar a la atmósfera las mismas emisiones de CO² que se producen en un viaje en avión entre San José (California) y Nueva York. Por otro lado, los grandes data centers Cloud -tanto internos como externos- tienen un gran consumo. Pero puede reducirse. En el caso de Cisco, nuestra estrategia para el data center eficiente se enfoca en diseño, uso y gestión de la energía. Dos de nuestros data centers más grandes en EE.UU. tienen un Power Usage Effectiveness (PUE) de 1,41 y 1,35 a pleno rendimiento. Y utilizamos herramientas Data Center Infrastructure Management (DCIM) para obtener la mayor eficiencia -de energía, enfriamiento y espacio físico- a partir de los datos recopilados. DCIM también proprociona analítica predictiva para identificar tendencias de capacidades y condiciones operativas que requieren atención. Además, tenemos el reto de mejorar la eficacia energética de nuestros grandes sistemas en rack del actual 77% al 87% para 2022”.

Elementos clave

Ya hemos visto que la nube juega un papel fundamental en el desarrollo de las políticas sostenibles por parte de las empresas. No obstante son muchos los elementos que la tecnología puede aportar para hacer que las organizaciones sean más sostenibles. Las nuevas tecnologías deben jugar un papel esencial en que el mundo sea más sostenible y eficiente y para ello debe facilitar una serie de ventajas en eficiencia, generación propia de energía para el autoconsumo, mejor aprovechamiento de recursos y reducción de la cantidad de emisiones de CO2 que se lanzan a la atmósfera.

Sin embargo, hay un punto del que las empresas deben ser conscientes: ser sostenible es una obligación y no una elección. Igual que ocurre con la digitalización, no apostar por la sostenibilidad puede hacer que la empresa se quede atrás con respecto a sus competidores. Tal y como afirma Pablo Ruiz de Schneider, “lo principal y lo que todas las empresas deben tener en cuenta es que aquellas que duden en invertir en una mayor sostenibilidad basada en la tecnología, corren un gran riesgo de quedarse atrás. Aquellas que todavía no hayan invertido en digitalización, IoT, sensórica, etc., tendrán que hacerlo en breve; mientras que aquellas que sí lo hayan hecho, pero no realicen un análisis de los datos recopilados tendrán que adoptar tecnologías que les permitan una monitorización remota y un análisis a tiempo real. Actualmente, la fuente principal de obtención de datos son los dispositivos IoT, que están conectados al Cloud y permiten dicha monitorización, pero menos del 20% de las empresas realizan este análisis. El futuro pasa, pues, por adoptar softwares de control y monitorización de los datos para realizar un mantenimiento predictivo que permita una mayor eficiencia energética, la disminución de costes y un aumento de la productividad”. Por su parte el portavoz de Epson señala que un elemento clave en el desarrollo de la sostenibilidad por parte de las organizaciones va a ser “la capacidad de la tecnología de adaptarse a flujos de trabajo basados en la economía circular. Sin duda, esa va a ser la clave. Pero también la precisión, la reducción de incidencias que conlleva ser más precisos; y la reducción de consumo energético, la eficiencia en general”.

Desde Cisco se señala que, además de la apuesta por cloud computing, son varios los elementos que deberían tener en cuenta las organizaciones para mejorar la sostenibilidad. Entre ellas se destacan las siguientes:

  • El diseño de oficinas colaborativas (espacios móviles y flexibles);

  • Utilizar equipos más eficientes;

  • Reciclar la basura electrónica. Los dispositivos electrónicos estropeados u obsoletos contienen metales tóxicos y productos químicos que contaminan la tierra, el aire y el agua. Los europeos producimos entre 17 y 20 kilos de basura electrónica per cápita cada año (según el organismo DG Environment de la Comisión Europea). Hasta hace poco, el 90% de esta basura era enterrada, incinerada o recuperada sin los tratamientos correctos. Para evitarlo, las empresas pueden devolver los equipos y componentes obsoletos a sus fabricantes. Cisco garantiza el reciclaje de su basura electrónica de manera segura con una sencilla aplicación.

  • Optimizar la gestión energética en los CPDS

  • Utilizar energías renovables

  • Coordinarse con la cadena de suministro

En definitiva, la apuesta por la sostenibilidad no sólo es una apuesta de futuro, sino una apuesta que engloba innumerables ventajas para el desarrollo futuro de cualquier tipo de organización. Y es que tal y como concluye Alberto Ruano, “cuando una empresa apuesta por la sostenibilidad de sus TIC debe ser cuidadoso en la elección del producto y apostar por empresas con una política de desarrollo sostenible adecuada. Pero, además, es esencial que haga un uso apropiado de esa tecnología, que lleve a cabo un continuo y apropiado mantenimiento y, por supuesto, que desarrolle tareas para el correcto reciclaje de cada producto al final de su vida útil”.