resiliencia de datos ARCserve

Los datos son el alma de todas las empresas actuales. No es exagerado decir que los datos constituyen actualmente el activo más importante de la Tierra. Para la mayoría de las empresas y los particulares, son más valiosos que los metales preciosos, el petróleo o las piedras preciosas. En nuestro mundo digital, la cantidad y la calidad de los datos no paran de crecer, al igual que nuestra dependencia de ellos.

Por eso la resiliencia de datos es un tema tan importante hoy en día. Si pierde el acceso a los datos debido a un ciberataque o una catástrofe natural, su negocio se detendrá. En cambio, una empresa resiliente cuenta con los procesos adecuados de copia de seguridad y recuperación. Así puede recuperarse rápidamente de cualquier situación en la que los datos se vean en peligro.

La resiliencia de datos no se consigue con una única solución. Requiere un conjunto de tecnologías y estrategias que garanticen la disponibilidad y accesibilidad permanentes de los datos. De este modo, se minimiza cualquier interrupción o tiempo de inactividad que pueda provocar pérdidas tangibles e intangibles para su empresa.

Algunas de estas tecnologías de resiliencia de datos incluyen el almacenamiento en clúster, la replicación de datos, las copias de seguridad y la recuperación de desastres. Permiten reducir los daños causados por las ciberamenazas como el ransomware, así como por cualquier catástrofe, por ejemplo, los eventos climáticos catastróficos como huracanes e inundaciones. Contar con estos elementos de resiliencia de datos puede garantizar que una empresa se recupere lo antes posible, con una pérdida de datos mínima.

De hecho, la medida crítica de la resiliencia de datos es la rapidez con la que se puede volver a la normalidad tras una interrupción de las operaciones y reanudar la actividad. Contar con las tecnologías y la mentalidad adecuadas le permite proteger sus datos en caso de desastre. Eso incluye disponer de las tecnologías idóneas, como las soluciones de copia de seguridad y recuperación de datos, así como las estrategias correctas, como los simulacros de interrupción de la actividad para evaluar su nivel de resiliencia.

Otra parte crucial de la resiliencia de datos es la capacidad de realizar pruebas periódicas para poder resolver cualquier problema antes de que se produzca. Lamentablemente, muchas empresas no ponen a prueba su plan de resiliencia de datos. A menudo, ni siquiera disponen de un plan de primera respuesta. Como mínimo, las empresas deben dar prioridad a la comprobación periódica de su capacidad de copia de seguridad y recuperación de datos para asegurarse de que pueden restaurar sus datos de forma fiable en caso de un ciberataque o desastre natural.

Otra parte crucial de la resiliencia de datos es la capacidad de realizar pruebas periódicas para poder resolver cualquier problema antes de que se produzca

Cualquier estrategia sólida de resiliencia de datos incluye objetivos de punto de recuperación (RPO por sus siglas en inglés) y objetivos de tiempo de recuperación (RTO), así como formas de alcanzarlos. El RPO es la métrica crítica que determina la cantidad de datos que su empresa puede soportar perder en un desastre. El RPO desempeña un papel fundamental a la hora de determinar la frecuencia con la que debe realizar una copia de seguridad de sus datos y la infraestructura que necesita para respaldar su plan de copias de seguridad. El RPO tiene que ver menos con la ejecución real de la recuperación y más con el establecimiento del marco. Cuando tenga que recuperarse de una pérdida de datos, podrá obtener todos los datos que necesita para lograr una rápida restauración y disponibilidad.

Por el contrario, el RTO es una métrica que permite entender cómo el tiempo de inactividad puede afectar a su empresa. Una vez que haya establecido su RTO, estará en mejor posición para tomar decisiones informadas sobre su plan de resiliencia de datos. Por ejemplo, supongamos que este determina que su empresa solo puede soportar una o dos horas de inactividad. En ese caso, debe invertir en una solución de recuperación de desastres que le permita reanudar la actividad dentro de ese plazo.

El éxito de cualquier iniciativa de resiliencia de datos se define por lo bien que se planifiquen y prueben los procesos y las herramientas; en lugar de esperar a que ocurra algo terrible y luego tratar de averiguar desesperadamente cómo volver a ponerse en pie. La planificación es el 90 % del éxito.

Por supuesto, las empresas deben esperar lo mejor, pero prepararse para lo peor. Cuando se trata de la resiliencia de datos, contar con un plan fiable y sólido puede marcar la diferencia entre tener un negocio de éxito… o dejar de tenerlo.

No es una exageración. Estudios recientes han demostrado que las empresas afectadas por el ransomware u otros incidentes de pérdida de datos tienen dificultades para recuperar la confianza de los consumidores. Una encuesta revela que el 88 % de los clientes no utilizaría los servicios o compraría los productos de una empresa de la que desconfía, mientras que el 39 % ha perdido la confianza en una empresa debido a una filtración de datos o al uso indebido de los mismos. Esto puede tener efectos devastadores a largo plazo para la supervivencia y el crecimiento de un negocio. La pérdida de datos ha obligado a algunas empresas a cerrar definitivamente.

Los datos son el nuevo oro. Cuando las empresas pierden el acceso a sus datos, pierden la capacidad de seguir adelante. Para evitarlo, la resiliencia de datos proporciona a todas las empresas la capacidad de recuperarse rápidamente de un evento de destrucción de datos y prosperar en la economía digital.

Si buscas recursos y ayuda para el desarrollo de un plan de resiliencia de datos o sobre la solución óptima para un plan de protección de datos, continuidad de negocio y recuperación tras desastres, ALSO y Arcserve te guían en el camino. Para más información contacte con info.es@also.com o visite nuestra Business Continuity Academy en http://www.ireo.com/business-continuity

Por Martín Pérez. BDM Arcserve en ALSO Spain