Kaspersky ha observado un nuevo ransomaware perteneciente al grupo JSWorm, que demostró gran agilidad a la hora de actualizar sus herramientas. El grupo ha evolucionado hacia operaciones altamente selectivas, desarrollando más de ocho marcas de malware distintas.

Cada variante del malware tenía diferentes aspectos del código, extensiones de archivo renombradas, esquemas criptográficos y claves de cifrado alteradas. Junto con los cambios de nombre, los desarrolladores de este ransomware también han estado reelaborando su código.

“Las operaciones de JSWorm, y su capacidad para adaptarse y desarrollar nuevo malware con tanta rapidez, reflejan una tendencia importante y preocupante: los grupos de ransomware tienen recursos más que suficientes a su disposición para cambiar sus operaciones”, comenta Fedor Sinitsyn, investigador de seguridad de Kaspersky.

Ransomware JSWorm

JSWorm se ha detectado ya en todo el mundo, desde América (Brasil, Argentina, Estados Unidos) hasta Oriente Medio y África (Sudáfrica, Turquía, Irán), Europa (Italia, Francia, Alemania) y APAC (Vietnam).

De hecho, más de un tercio (39%) de todas las empresas y personas a las que se dirigió este grupo en 2020 eran de la zona Asia Pacífico.

Así se ha reinventado el ransomware JSWorm en tan solo dos años

En lo que respecta a los sectores objetivo, está claro que esta familia de ransomware se enfoca a las infraestructuras críticas y a los principales sectores de todo el mundo. Casi la mitad (41%) de los ataques se dirigieron a empresas del sector de la ingeniería y la fabricación. 

La energía y los servicios públicos (10%), las finanzas (10%), los servicios profesionales y de consumo (10%), el transporte (7%) y la sanidad (7%) también encabezaban su lista.

Recomendaciones Kaspersky

Para permanecer protegido frente a JSWorm y otros tipos de ransomware, Kaspersky recomienda:

  • No exponer los servicios de escritorio remoto (como RDP) a las redes públicas a menos que sea absolutamente necesario y utilizar siempre contraseñas fuertes para ellos.
  • Asegurarse de que las soluciones VPN comerciales y otro software del lado del servidor están siempre actualizados, ya que la explotación de este tipo de software es un vector de infección común para el ransomware. Mantener siempre actualizadas también las aplicaciones en el cliente.
  • Centrar su estrategia de defensa en la detección de movimientos laterales y la exfiltración de datos a Internet. Prestar especial atención al tráfico saliente para detectar conexiones de ciberdelincuentes. Hacer copias de seguridad de los datos regularmente. Asegúrese de poder acceder rápidamente a ellos en caso de emergencia cuando sea necesario. Utilizar la información más reciente de Inteligencia de Amenazas para estar al tanto de las tácticas, técnicas y procedimientos utilizadas por los actores de las amenazas actualmente. · Utilizar soluciones como Kaspersky Endpoint Detection and Response y el servicio Kaspersky Managed Detection and Response que colaboran a identificar y detener un ataque en las primeras etapas, antes de que los atacantes logren sus objetivos finales.
  • Proteger el entorno corporativo y formar a los empleados. Los cursos de formación dedicados pueden ayudar, como los proporcionados en Kaspersky Automated Security Awareness Platform. · Utilizar una solución de seguridad de confianza para los endpoints, como Kaspersky Endpoint Security for Business, que cuenta con prevención de exploits, detección basada en el comportamiento y un motor de corrección capaz de revertir las acciones maliciosas. KESB también cuenta con mecanismos de autodefensa que pueden evitar su eliminación por parte de los ciberdelincuentes.