«2013 ha sido complicado para Toshiba por errores estrategicos nuestros. Sin embargo también lo ha sido por windows 8, ya  que en Microsoft creían que el touch screen iba a a ser revolucionario en cualquier tipo de dispositivos pero la realidad es que no ha sido asi. Así que para 2014, tenemos muy claro cómo dedemos actuar. Por ejemplo, no vamos a desistir del negocio de portátiles porque creemos que tanto smartphone como tableta y portátiles son necesariosp», así de contundente se mostró Joao Amaral, director general de Toshiba durante el tradicional cocido navideño con la prensa especializada.


El máximo responsable de la filial ibérica fue desgranando poco a poco dónde se va a centrar la multinacional durante el próximo año: «Internet ha afectado a todo el mundo y nosotros nos hemos adaptado a todos estos cambios. Bajo nuestro punto de vista, por ejemplo el sistema operativo también ha cambiado: ahora es una plataforma de gestión de contenidos.  Nosotros vamos a coger nuestro espacio y ese es el de portátiles,  también algo del mercado de tabletas  y por supuesto la televisión, aprovechando el tiron del mundial».

Desde Toshiba, y una vez que Microsoft ha cambiado el sistema operativo Windows 8, tienen puestas muchas expectativas en una nueva tableta «que en realidad es un ordenador. Además el portátil de 11 pulgadas para educación y de 329 euros creemos que será muy bien admitidos.  Otra ventaja que tenemos es que somos lo únicos que fabricamos ultrabooks profesionales.  Nuestra apuesta tambien pasa por los portátiles dos en uno. Hay muchas proouestas y novedades en el entorno de la educación porque nuestra propuesta en este sentido es excelente», concluyó el ejecutivo.