Hostelería

El comportamiento de los pagos ante la digitalización refleja que España es de los países europeos donde la población realiza más pagos a través de aplicaciones móviles. Un 25% de la población en 2021, un 10% más respecto a 2020.

Así se observa en el “XI Informe de Tendencias en Medios de Pago” de Minsait Payments, sobre como las tecnologías digitales facilitan un contexto en el que cada vez más las compañías aúnan la experiencia del negocio con la del pago.

“El usuario no tiene que suministrar los datos de la tarjeta en cada pago, simplemente basta apretar un botón para lograr una aprobación más rápida y recibir la confirmación que le informa dónde y cuándo la transacción se efectuó”, matizan desde Minsait Payments.

Nuevo ecosistema de pagos digitales

Las tecnologías digitales facilitan un contexto en el que cada vez más las compañías aúnan la experiencia del negocio con la del pago, y aquí es donde surgen los nuevos medios de pago integrados.

Muchas empresas están incorporándolos directamente en sus propios productos, desarrollando un nuevo proceso de pago sin intermediarios y convirtiéndose así en facilitadores de pago.

El informe destaca que el nuevo ecosistema de pagos será omnicanal, cada vez más rápido, fácil de usar y cómodo mediante capacidades innatas a todo tipo de dispositivos conectados, lo que traerá consigo el despliegue de nuevos servicios de valor añadido al mero pago.

Los pagos integrados se consolidan en España

En este sentido, se constata que los pagos ya no son un negocio exclusivo de los bancos. Las personas seguirán realizando operaciones bancarias con ellos, pero no en la relación directa y tradicional que hemos visto durante tanto tiempo.

En su lugar, veremos cómo las personas realizan sus operaciones bancarias, cada vez más, a través de sus marcas favoritas, estableciéndose un círculo virtuoso entre los bancos y las marcas.

España lidera el ranking europeo

El informe también recoge datos que evidencian cómo los raíles de pago digitales se están imponiendo a los más tradicionales (efectivo) en un momento en el que el español está habituado a utilizar hasta tres instrumentos de pago diferentes a lo largo del mes.

La tarjeta, utilizada mensualmente por el 90% de los españoles, deja atrás su status de commodity para convertirse en un instrumento de pago clave para articular nuevas formas de financiación.

En lo que respecta al pago móvil, la modalidad NFC es claramente dominante en España (66%), mientras sube notablemente el pago in-app, pasando de un 15,7% en 2020 a un 25% en el periodo actual.

Por su parte, los pagos inmediatos experimentan un crecimiento generalizado en el último año para todo tipo de operaciones: el 57% de los españoles ha utilizado apps de pago entre particulares a través del móvil en el último mes.

Paralelamente aparecen nuevos botones para financiar compras, si bien es cierto, esta modalidad financiación Buy Now, Pay Later todavía es poco conocida (43%) y utilizada (34%) entre los españoles.

Si bien los pagos integrados se encuentran en una etapa incipiente, se espera que la industria de pagos integrados de Europa registre un CAGR del 19.9% durante 2022-2029 llegando a los 58.464 millones de dólares.