El trabajo híbrido modifica las prioridades de los equipos de TI

Poly acaba de publicar un informe en el que examina cómo las organizaciones están respondiendo a la demanda creciente de los empleados de lugares de trabajo óptimos desde los que trabajar. Bajo el título Recruit, Retain and Grow, el estudio de Poly analiza las políticas, cultura y bienestar laborales recabando la opinión de más de 2.500 directivos de empresas en 16 países. En este sentido, las actitudes y expectativas tras la pandemia que aborda la investigación muestran que los trabajadores están acudiendo a trabajar presencialmente a la oficina una media de tres días a la semana, siendo el miércoles el más popular en prácticamente todos los países del estudio.

«En Poly creemos que ser capaces de facilitar el trabajo híbrido no es el objetivo final, sino el punto de partida para la competitividad de las organizaciones hoy en día. Nuestro último estudio avala este punto de vista de Poly», comenta John Goodwin, vicepresidente senior de Public Affairs de Poly. «Detectamos que los empleados apoyan a las empresas que adoptan un enfoque holístico para definir su cultura, que ofrecen flexibilidad en cuanto a dónde y cómo trabajar y que proporcionan las herramientas adecuadas para su mejor desempeño».

El trabajo híbrido no es el objetivo final, sino el punto de partida para la competitividad de las organizaciones hoy en día

Entre las principales conclusiones del informe de Poly destacan que las contrataciones y la retención del talento están en riesgo: Más de la mitad (el 56%) de las organizaciones consideran que, si no acometen planes y procesos del trabajo híbrido, comenzarán a perder personal y no serán capaces de atraer talento nuevo. Esto destaca especialmente en la región Asia-Pacífico, donde un 60% de los directivos así lo expresa, frente al 55% en los países de la región EME (Europa y Oriente Medio) y el 53% en el continente americano. En el caso de España, esta visión es compartida a niveles muy similares: así lo considera el 55%.

A nivel general, las empresas ya han notado estos efectos: un 58% a escala global señala haber sufrido una mayor rotación de personal desde el inicio de la pandemia; un 54% en el caso de España, muy en línea con los de países vecinos como Francia, Alemania y Reino Unido.

La encuesta desvela también que el planteamiento de las empresas respecto al trabajo híbrido juega un papel cada vez más importante para la retención de los trabajadores. De hecho, respecto a la pregunta de los principales motivos de los empleados para su marcha durante el último año las organizaciones consultadas destacaron que:

  • los trabajadores encontraron mejores oportunidades profesionales; esto lo señala el 19% de las organizaciones consultadas a nivel global,
  • los empleados no contaban con la flexibilidad deseada en cuanto a trabajo híbrido, (motivo expresado por el 16% a nivel global)
  • los trabajadores estaban descontentos con el modo en que sus empresas gestionaron la pandemia de COVID-19 (9% global)

Aun así, España se diferencia bastante de las medias generales, prueba de que nuestro mercado laboral tiene características diferentes y se mueve diversamente. En nuestro país, de hecho, las empresas resaltan que el crecimiento profesional sigue siendo la principal razón por la marcha de los empleados (26%), frente a la flexibilidad (14%) o al descontento por la gestión del Covid (6%)

La estrategia híbrida y la igualdad de condiciones no están bien alineadas: a nivel mundial, menos de la mitad de las organizaciones (48%) señala estar plenamente preparadas para trabajar en modalidad híbrida, mientras que un 37% apunta estar preparado en el corto plazo, pero no haber abordado una planificación a largo. En el caso de España, señala estar completamente adaptado un 39% de las empresas, mientras que un 45% apunta estar adaptadas a corto, pero no cuentan con un plan largo-placista.

No obstante, un 52% a nivel global considera que el trabajo híbrido es un punto de inflexión y que buscan el regreso a la oficina y el 19% señala que ya están exigiendo a sus empleados que vuelvan al trabajo de forma totalmente presencial.

Los países de la región EME no se alejan mucho de esta tendencia global ya que la visión del trabajo híbrido como algo pasajero se refleja en el 51% de las empresas encuestadas en esta región. A pesar de eso, España es, junto con Reino Unido, el país donde menos se comparte esta visión, con un 45%.

Otras consideraciones señaladas por las empresas consultadas son:

  • que los empleados deberían tener derecho a solicitar el trabajo flexible desde su primer día. El 80% de los directivos a nivel global así lo considera, mientras que en España lo señala un 86%, lo que le convierte en el país donde esta visión es más compartida, y a larga distancia de la media en la región EME (79%)
  • que debería haber normas claras sobre el número de días que los empleados deben pasar en la oficina (lo señala el 84% a nivel mundial y en España, el 94%)
  • que, dado que los empleados estarán más esporádicamente en las oficinas, el próximo paso será tener oficinas con espacios más reducidos (así lo señala el 22% a nivel mundial y el 18% en España).
  • La falta de cultura y bienestar de la plantilla repercute en la productividad: el 72% de las empresas consultadas a nivel mundial (el 74% en España) señala que ha registrado un aumento de la productividad como resultado del cambio al trabajo híbrido, con un incremento medio a nivel mundial del 27% (28,5% en España).

No obstante, el 60% a nivel global comparte que, si los empleados no están en la oficina, no podrán construir las relaciones que necesitan para progresar en su carrera profesional. Para España la cifra está por debajo de estas medias, cifrada en el 55%.

Otros aspectos que revela el informe de Poly sobre este capítulo son:

  • Las empresas se muestran preocupadas porque haya una cultura nociva de sobrecarga de trabajo (así lo señala el 49% a nivel global y un 42% en particular en España)
  • Solo la mitad de las empresas afirma estar tomando medidas para evitar que las personas sientan que tienen que estar siempre conectadas (51% a escala global, 52% en España)
  • La gran mayoría de las organizaciones cree que el trabajo a distancia ha hecho más difícil que nunca fomentar y retener la cultura del trabajo.

Así lo apunta el 74% de los consultados a nivel global, una proporción similar a la de España y prácticamente idéntica por regiones.

  • Ecuanimidad y evolución; la clave para contratar, retener y crecer en la era del trabajo híbrido

Según el análisis de Poly, la mayoría de las empresas consideran que la tecnología y las experiencias son la imagen de la compañía, y no solo sus oficinas. Así lo expresa el 64% de las empresas a escala global, siendo muy similar en el desglose por regiones. En el caso de España, el porcentaje baja al 59%. Ampliar el cociente de espacios disponibles en lugar de definir si el espacio es virtual, externo, remoto o híbrido, ayudará a las empresas a desarrollar una sólida estrategia de trabajo híbrido.

  • Igualar la experiencia digital a través de reuniones donde las condiciones para realizarlas sean ecuánimes para la plantilla

Las empresas con esta visión de futuro están invirtiendo o prevén invertir por igual en software y dispositivos, siendo las apuestas tecnológicas más compartidas las aplicaciones cloud y el software de colaboración (92% a escala global), seguidas de la inversión en auriculares (89%) cámaras (86%) y altavoces (83%). Los datos a nivel particular de España son prácticamente similares, lo que indica que hay una apuesta unánime por estas mejoras tech.

  • Equiparar la experiencia en la oficina mediante su resideño

El 77% de las empresas (79% en España) afirma estar rediseñando su oficina con más zonas abiertas, espacios de colaboración, zonas silenciosas y otras para socializar. En última instancia, las empresas deben velar por sus empleados, que serán los que utilicen principalmente estos espacios.

>