Salesforce junto con ISDI han celebrado su evento “Transformación Digital: el desafío del talento”, en el cual se ha revelado que las empresas se enfrentan a un nuevo reto en un mundo digitalizado: no hay suficientes personas con las habilidades digitales adecuadas.

Para solventar esta situación las empresas deben asumir un papel de liderazgo y transformar sus métodos de captación, retención, formación y desarrollo del talento.

“Los sistemas educativos tradicionales no están preparando a los trabajadores para seguir el ritmo de los avances tecnológicos y de las habilidades precisas para cubrir los nuevos puestos de trabajo”, ha explicado Enrique Polo de Lara, Vicepresidente Senior y Country Leader de Salesforce Iberia.

Estudio Salesforce por RAND Europe

En un estudio encargado por Salesforce a RAND Europe (Digital Skills Research), se pone de manifiesto que en la actualidad el 87% de los directivos está sufriendo o espera sufrir las consecuencias de la brecha de competencias digitales en su plantilla.

En Europa, el 64% de las grandes empresas y el 56% de las pequeñas y medianas están teniendo problemas para encontrar talento para puestos de trabajo relacionados con tecnologías.

En el caso concreto de España, entre julio y octubre de este año se publicaron 229.967 ofertas de empleo en portales como Infojobs, Tecnoempleo o TicJob. De ellos, 62.670 puestos corresponden directamente a sectores TIC, al desarrollo de software o a programación.

Esto supone que el 27% de las ofertas de empleo registradas en el Mapa de Empleo de la Fundación Telefónica son digitales. Un porcentaje que no deja de subir año tras año y que la pandemia ha impulsado especialmente.

Transformación empresarial, el caso de Pelayo

La introducción y despliegue de tecnologías digitales supone una profunda transformación en las organizaciones, lo cual impacta en la cultura y la plantilla de las empresas. Cristina Rodríguez Moreno, Directora de Planificación y Procesos Comercial en Pelayo, ha explicado lo que supone este proceso en la aseguradora.

Pelayo está acometiendo una Transformación Tecnológica y Cultural y la apuesta por el CRM Salesforce es una pieza clave en este proceso. El objetivo de su proyecto de transformación con Salesforce (llamado Panthea) es que esta tecnología sea el nexo de unión entre todas las áreas la entidad situando al cliente en el eje central de todas las interacciones y toma de decisiones, facilitando el desarrollo y consolidación hacia la Omnicanalidad que es una de las grandes líneas de su Plan Estratégico.

Salesforce e ISDI destacan el papel de las empresas para afrontar el desafío del talento digital

La Economía Salesforce

En el evento celebrado hoy se ha presentado también el estudio de IDC “Salesforce Economy” que concluye que la compañía, junto a su ecosistema de socios y las empresas que utilizan tecnologías Salesforce, creará en España 73.800 nuevos puestos de trabajo y un mercado de 19.070 millones de euros en nuevos ingresos hasta 2026.

Diversos partners de la compañía han participado en el evento de hoy en una mesa redonda para analizar el impacto del talento en sus organizaciones y en el mercado. La mesa redonda, moderada por Ana Vertedor, Vicepresidenta de Alianzas y Canal de Salesforce Iberia, ha contado con la participación de Luis Méndez Coca, director en The Cocktail, Juan José Sogues, Founder & VP CoE Salesforce en Leadclic, David García Fuentes, CEO de OmegaCRM y Ander Jauregui Dominguez, Socio y Chief Strategy Officer de BMind.

Los participantes en la mesa redonda han destacado que la situación del talento digital se se ha convertido en el elemento crítico con tres consecuencias principales:

● Dificultades a la hora de reunir los equipos para desarrollar proyectos, lo cual puede ralentizar su puesta en marcha.

● Inflación salarial y presión sobre los costes

● Fuerte competencia por el talento con experiencia.

Ante esta situación, Salesforce e ISDI proponen que tanto las empresas tecnológicas, como sus partners y las empresas que están embarcadas en procesos de transformación digital adopten medidas para participar activamente en la creación y desarrollo de talento. Estas medidas incluyen, por ejemplo:

● Favorecer la empleabilidad de trabajadores aún no cualificados mediante programas de formación específicos.

● Favorecer la contratación de profesionales formados, pero que aún no tienen experiencia.

● Aceptación de un cierto nivel de rotación profesional en los equipos, buscando la formación de equipos con diferentes perfiles y niveles de experiencia.

● Apostar por políticas de “upskilling”, evolucionando las competencias de los profesionales, y “reskilling”, ayudando en el reciclaje de personas de diferentes perfiles.

● Favorecer condiciones de flexibilidad, teletrabajo y conciliación.

● Favorecer la diversidad, buscando y desarrollando talento en grupos que hasta ahora no son considerados (por ejemplo, mujeres desempleadas o profesionales senior), ayudando además a combatir la brecha digital por motivos de género o edad, entre otros.