Cómo convertir una TV en una Smart TV segura

El mundo de las televisiones es uno de esos nichos que, en los últimos tiempos, vienen experimentando transformaciones que están re-describiendo la forma en que nos entretenemos y consumimos contenido audiovisual. El término Smart TV es la denominación que se le ha dado a ese conjunto de televisores que tiene la capacidad de conectarse a internet y utilizar aplicaciones y programas interactivos.

Estos modernos aparatos se han convertido en las puntas de lanza de muchos fabricantes, que resaltan la diversidad de funciones que ofrecen y la amplitud de contenidos a las que tienen acceso. En el fondo, su principal atributo es la simbiosis entre pantalla y ordenador, que —más allá de su resolución, de sus materiales o de sus pulgadas— es lo que define a estas herramientas. Es esa característica la que, precisamente, permite a los aparatos conectarse a la red, interactuar con otros dispositivos y utilizar aplicaciones digitales.

¿Cómo convertir una TV en una Smart TV segura?

Sin embargo, no es necesario comprarse específicamente uno de estos Smart TVs para poder disfrutar de las funciones asociadas a ese término, además, se trata de una opción muy válida para aquellos usuarios que se preocupan por los problemas de privacidad detectados en algunas televisiones inteligentes. Existen una serie de sistemas que te darán acceso a ventajas como tener acceso a internet, compartir el contenido de la pantalla de otro dispositivo como un ordenador o un Smartphone, reproducir las listas de música guardadas en nuestros móviles, o tener acceso a plataformas de contenido online.

El Chromecast de Google es uno de los ejemplos por excelencia en este sentido. Es uno de los pioneros en este tipo de dispositivos, y aunque su diseño y sus funcionalidades han ido variando y mejorándose con el tiempo, su función es simple: mostrar en el televisor lo que aparezca en la pantalla del Smartphone, la Tablet o el ordenador al que esté conectado. Sus principales ventajas son su facilidad de instalación y su compatibilidad (funciona tanto con Android como con iOS).

Otro de los grandes conocidos en este ámbito es el Amazon Fire Stick. Con él podrás ver todos los contenidos de Prime Video. Pero no solo eso, acoplándolo a nuestro antiguo televisor también tendremos acceso a funciones típicas de un Smart TV como la posibilidad de instalar aplicaciones, consumir contenido multimedia a través de plataformas como Netflix o HBO, o manejar el dispositivo por medio de comandos de voz.

Otra alternativa es hacerse con un Apple TV. Este pequeño dispositivo cuadrado con mando y control de voz por Siri permite tener acceso a una amplia gama de aplicaciones nativas de Apple y disfrutar de muchísimas series, películas, juegos y documentales, además de acceder a aplicaciones de contenido audiovisual como Netflix, HBO o Amazon Prime Video. ¡Y todo ello en una calidad increíble! Eso sí, prepara el bolsillo porque es bastante más caro que sus competidores.

Mi Box (Xiaomi), por su parte, te permitirá tener la experiencia completa de un Android TV a un precio más asequible. Con este aparato, será posible instalar apps como Google Play o disfrutar de todo lo que ofrece Netflix, Youtube y otras aplicaciones de contenido similares. También podremos reproducir con él contenido que tengamos almacenado en dispositivos con salida USB 3.0.

Existen multitud de soluciones de televisión basadas en Android que pueden adquirirse en los principales vendedores, en este caso, es importante comprobar que el fabricante ofrece actualizaciones frecuentes, ya que un dispositivo Android que no se actualice dejará pronto de funcionar con algunas de las aplicaciones más populares.

Otras opciones como Nvidia Shield TV ofrecen servicios similares, pero con una potencia y una capacidad de procesamiento que lo hacen la opción perfecta para, entre otras cosas, jugar a juegos online. Sin embargo, esta potencia y esta calidad se paga, y se trata de un dispositivo bastante más caro que el resto.

Algunos de estos dispositivos proporcionan aplicaciones de seguridad (como es el caso del sistema operativo Android) mientras que otros dispositivos como Chromecast o Fire TV necesitarán algo de ayuda externa, Chromecast se beneficiará de la seguridad del ordenador si enviamos contenido desde Chrome, por ejemplo, podríamos utilizar una VPN en Chrome y esto redundaría en beneficio de la seguridad del Chromecast. En cualquier caso, siempre es posible utilizar un router con funciones de seguridad para proteger el dispositivo, además del resto de la red.

Necesites lo que necesites, ya ves, las opciones son variadas y no hay excusa para no poner al día tu TV.

>