Como resultado de las noticias sobre pérdidas y robos de datos y los casos de vigilancia que se suceden en los titulares de prensa, la protección de los datos privados se ha convertido en una importante preocupación para los consumidores. Por esta razón, Symantec ha analizado y recogido las opiniones de 7.000 usuarios de toda Europa en el Informe sobre el “Estado de la privacidad”, donde concluye que un 78% de los usuarios españoles (frente al 57% de los europeos) considera preocupante que sus datos puedan no estar seguros y un 69% (frente al 59% europeo) ha experimentado problemas con la protección de los suyos en algún momento del pasado. Estos ataques incluyen el hackeo de cuentas de correo o de perfiles en redes sociales, el robo de datos bancarios, la suplantación de la identidad online, los virus informáticos o la respuesta a estafas online o a correos electrónicos falsos. Como consecuencia, opina la compañía, los usuarios comenzarán a ser más cautos a la hora de manejar su información personal online y se constatarán cambios en su comportamiento online.

Pese a que solo el 22% de los consumidores españoles confía en que los distribuidores almacenarán su información privada de forma segura, su forma de actuar no siempre refleja la preocupación real que sienten.  De hecho, aunque la compra online continúa creciendo1, solo uno de cada cinco compradores en España lee los términos y condiciones antes de compartir sus datos y el 43% está dispuesto a compartir su email a cambio de obtener beneficios económicos (frente al 30% de los europeos). Por eso Symantec considera que es solo cuestión de tiempo que la preocupación por la seguridad provoque una reducción de determinadas actividades online.

Es posible que los primeros efectos de esta situación ya hayan comenzado a sucederse. De acuerdo con el informe de Symantec, un 63% de los usuarios españoles evita publicar online su información privada para proteger su privacidad y uno de cada tres opta por utilizar información falsa con este mismo fin. De acuerdo con estos datos, Symantec sugiere que la situación se encuentra en un punto de inflexión y que las compañías deben convertir la seguridad en una ventaja competitiva, asegurando políticas de privacidad y procedimientos sólidos, así como comunicar la seguridad como un factor clave para fidelizar a los usuarios.

El informe también sugiere que los consumidores han comenzado a ser conscientes del valor de sus datos, con un 34% valorándolos en más de 10.000€ (frente a un 24% de los europeos). Los consumidores consideran que la seguridad es tan importante como la alta calidad de los productos y de los servicios o la atención al cliente, a la hora de elegir dónde comprar.

Ilias Chantzos, Senior Director, Symantec Government Affairs EMEA en Symantec afirma: “es necesario que las compañías sean más transparentes a la hora de explicar a los usuarios cómo están protegiendo sus datos. La seguridad no solo debe interiorizarse en la cadena de valor de la empresa, sino que además debe concebirse como un requisito para atraer al usuario, en lugar de como un coste”.

“La industria TI tiene la oportunidad de ayudar al consumidor a tomar decisiones sensatas sobre la protección de datos”, explica Miguel Suárez, TSO Security Practice Manager en Symantec Iberia. “El Informe sobre “Estado de la privacidad” revela que muchos consumidores se preguntan la utilidad que sus datos pueden tener para otras personas. Por esta razón las compañías deben demostrar que manejan los datos privados de forma segura, ya que esto ayudará a que su negocio crezca sobre una base de datos precisos y clientes leales”.

“Los usuarios optarán sin duda por aquellas compañías y servicios que consideren más seguras”, afirma el tecnólogo y futurólogo Peter Cochrane. “Creo que, en el futuro, los consumidores pasarán de buscar la mejor oferta a crear “tribus de compra” y utilizarán su conocimiento para promover la compra en aquellas empresas en las que tienen mayor confianza”.

“Los términos y condiciones de los productos y servicios online están ocultos en numerosas ocasiones y son largos y complicados de entender e incluso engañosos”, comenta el Profesor Udo Helmbrecht, executive director en ENISA. “Por eso recomendamos a las empresas y a los organismos del sector público que revisen sus políticas de privacidad y que diseñen formas más efectivas de comunicar esta información a los consumidores. En nuestra opinión, los términos y condiciones deben ser más concisos y fáciles de entender y las compañías deben ayudar a los usuarios a tomar el control de sus datos”.

El Informe sobre el “Estado de la privacidad” de Symantec está disponible en: http://www.symantec.com/content/en/us/about/presskits/b-state-of-privacy-report-2015.pdf.

A continuación se detallan algunos de los datos más destacados. Puedes consultar otras afirmaciones de ENISA, PwC e IDC en el informe.

Principales conclusiones del Informe sobre el “Estado de la privacidad” de Symantec

  • El 73% de los usuarios españoles, frente a un 66% de los europeos, quieren mejorar la protección de sus datos personales, pero no están seguros sobre cómo proceder para conseguirlo.
  • 7 de cada 10 consumidores españoles afirman que las instituciones médicas son las que mayor confianza ofrecen a la hora de mantener los datos seguros. Las compañías tecnológicas (24%), los distribuidores (22%) y las empresas de redes sociales (11%), son las que menos confianza a los usuarios.
  • A la hora de designar al responsable de la protección de datos, los consumidores tienen opiniones divididas. Gobierno (36%), compañías (30%) y consumidores (33%) fueron considerados los principales, con tasas de responsabilidad muy similares2. Sin embargo, los consumidores españoles consideraron que la mayor responsabilidad corresponde a los gobiernos (44%), seguida de las compañías (35%) y los propios consumidores sólo en un 22%.
  • El 62% de los usuarios españoles estarían dispuestos a gastar en protección de datos tanto o más que lo que dedican a su factura de teléfono, muy por encima de la media europea (46%).
  • El 87% de los usuarios españoles (y un 81% de los europeos), considera que sus datos son valiosos, y mucho, y un 55% los valora por encima de los 1.000€ (frente al 43% de los europeos).