Lánzanos, empresa fundadora de la primera plataforma de crowfunding en España, ha anunciado el lanzamiento de Seedquick, la primera red de crowdfunding para start-ups y emprendedores.
“Tras un año y medio de pruebas, abrimos al público esta nueva plataforma para ayudar a todas aquellas ideas que busquen financiación a cambio de rentabilidad”, explica Gregorio López Treviño, fundador y socio director de Lánzanos.

A diferencia de Lánzanos, una plataforma cuyo sistema de recompensas está basado en productos físicos o servicios (es decir, el crowdfunding tradicional), Seedquick se centra en proyectos que compensan a sus inversores con una rentabilidad económica. Hay tres fórmulas para compensar al inversor: con un porcentaje en la empresa, con un porcentaje en beneficios, o con un porcentaje en facturación.

“En la actualidad, emprendedores, desempleados o pequeños empresarios tienen proyectos interesantes, pero no encuentran financiación ni ayudas por parte de la Administración”, asegura López Treviño. “Si a eso le añadimos que conseguir un trabajo por cuenta ajena es hoy en día muy complicado, el panorama es descorazonador”.
“Los emprendedores con ideas innovadoras pueden acudir a firmas de capital riesgo y otros foros de inversión, pero ¿y el emprendedor que simplemente quiere abrir un comercio, una cafetería o una pequeña empresa de servicios? Hoy por hoy, va a tener muy complicado obtener financiación por los cauces tradicionales”.

El crowdfunding, que lleva años financiando proyectos culturales y solidarios, ha crecido y se ha consolidado en poco tiempo en España. Seedquick abre una nueva vía de financiación colectiva para crear autoempleo y ayudar a los emprendedores.

“Ninguna plataforma de crowdfunding había planteado hasta ahora un retorno de la inversión financieramente interesante y jurídicamente viable, tanto para el emprendedor como para el inversor”, afirma Gregorio López-Treviño, “y eso es lo que ofrecemos desde SeedQuick”. “Conceptos como altruismo, mecenazgo o recompensa, base del crowdfunding tradicional, dejan paso ahora a un nuevo modelo que aporta beneficios económicos”.

El único requisito para utilizar la nueva plataforma es que el emprendedor tenga fijada la actividad en España. El procedimiento es sencillo: el emprendedor sube su proyecto, explica de qué se trata y qué fondos necesita. Seedquick, junto con otras entidades especializadas, se encarga de valorarlo, de optimizarlo y de ponerlo en conocimiento de la comunidad de inversores. La plataforma incluye un sistema de votación para cualificar el proyecto, y sólo consiguiendo un número mínimo de votos podrá pasar a la fase de financiación.

Superada esta primera fase, el proyecto pasa por fin a la fase de obtención de fondos. Una vez se llega al 100% de la cantidad requerida, Seedquick comunica al emprendedor quiénes son los inversores que le han apoyado y le facilitará el contrato por el cual ambas partes quedan formalmente vinculadas.

“Ya sea una tienda online, un hotel rural o un restaurante, todo proyecto tiene posibilidades de cristalizar”, concluye López Treviño. “Con esta plataforma, ponemos en contacto a inversores y emprendedores para que juntos lo hagan posible, generando así nuevas oportunidades para todos”.