Más de dos tercios de las empresas de Europa, Oriente Medio y África (EMEA) consideran que las dificultades de acceso a los datos es una gran barrera para la gestión del fraude.

Según el 69 por ciento de las empresas de servicios financieros y telecomunicaciones en la región de EMEA, la disponibilidad de aquellos datos que podrían resultar de gran ayuda en la lucha contra el fraude en los próximos cinco años es muy reducida. Mientras que sólo el 10 por ciento considera que es adecuada.

De esta manera, sólo el 21 por ciento de las organizaciones consideran que la disponibilidad de datos para gestionar el fraude en los próximos cinco años es excelente.

Estas afirmaciones se encuentran en el informe elaborado por Experian para EMEA Decisioning Visión 2020 (DV2020), que analiza las respuestas de 255 altos ejecutivos de 195 empresas de banca y telecomunicaciones en ocho regiones de EMEA.

Felipe Fernández Atela, Presidente de Experian en España, dijo: «El fraude es un reto importante para todas las organizaciones a nivel global, y los datos juegan un papel fundamental en la prevención del fraude. Estamos percibiendo que la calidad y la utilidad de los datos disponibles para gestionar el fraude no es la óptima. Es decir, la velocidad, la precisión y la coherencia de las decisiones se están viendo comprometidas».

No obstante, al hablar de la calidad de los datos disponibles, el informe de Experian llega a una conclusión más positiva. Casi dos de cada cinco compañías (un 39 por ciento) consideran que la calidad es excelente y casi uno de cada dos (48 por ciento) estima que es la adecuada.

Además, el 57 por ciento de los encuestados considera que las herramientas que utilizan para gestionar estos datos no son del todo óptimas para ayudar en la toma de decisiones. Y la integración del fraude en sistemas internos se identifica como el máximo desafío para las organizaciones en los próximos cinco años, según admite un 78 por ciento.

Este análisis nos lleva a una conclusión: casi la mitad de los grupos de telecomunicaciones y servicios financieros encuestados espera que en los próximos cinco años la velocidad, la precisión y la consistencia de las decisiones relacionadas con el fraude sigan siendo deficientes.

En cuanto a los resultados específicos para el Sur de Europa, sólo una de cada cuatro empresas de telecomunicaciones y servicios financieros califica como excelente la disponibilidad de datos para gestionar el fraude en los próximos cinco años.

Por otra parte, más de la mitad de los encuestados cree que la calidad de los datos disponibles para la gestión del fraude es excelente. Mientras que sólo una cuarta parte dijo que la facilidad de uso de esos datos era excelente. Además, la integración del fraude a través de múltiples sistemas y canales se identifica como el mayor desafío para esta región en un 94 por ciento – el porcentaje más alto de todas las regiones encuestadas.

Felipe Fernández Atela, Presidente de Experian en España, dijo: «La prevención del fraude es cada vez más compleja, por lo que la protección de los clientes y la empresa supone un gran desafío en los próximos años. No obstante, las organizaciones pueden tomar medidas para ganar control en este entorno dinámico, empezando por el acceso a más fuentes de datos y un replanteamiento de las herramientas que se están utilizando para ayudar en la toma de decisiones».

Experian anima a las organizaciones a conseguir la experiencia definitiva del cliente, centrándose en cinco áreas clave:

1. Compartir y conseguir nuevas fuentes de datos para la prevención del fraude.

2. Obtener una visión única de los clientes

3. Tomar decisiones consistentes y precualificadas en tiempo real

4. Uso de una automatización multicanal en todos los puntos de contacto con el cliente

5. Introducir la analítica avanzada en toda la organización

Las empresas pueden leer el informe completo de EMEA y utilizar la herramienta interactiva de Experian para averiguar si están preparados para el 2020, accediendo a www.decisioningvision.com. Únete a la conversación en Twitter #dv2020.