Toshiba ha cambiado su director general. Ya no está Alberto Ruano, quien dejó la compañía el mes pasado. Su sustituto, Joao Amaral, en principio, continúa en la misma dirección, que no es otra que la de buscar la rentabilidad y, por tanto, huir de las ofertas especiales “que lo único que producen son pérdidas”. Así lo expresó el propio Amaral en una reunión con periodistas, en la que también anunció la decisión de la compañía de verticalizar su actividad en tres unidades de negocio (empresas, consumo y televisores) para fortalecer su presencia en cada uno de estos segmentos. Esta estrategia permitirá, además, reenfocar e impulsar la presencia de la marca en el mercado de grandes y medianas empresas que, según Joao Amara “es un segmento natural para nuestros productos teniendo en cuenta la calidad, alto rendimiento y servicios de nuestras soluciones.”

Con esta segmentación, acorde a la estrategia corporativa, Toshiba definirá y optimizará, de manera aún más precisa, sus productos para cada uno de estos mercados, lo que unido a la estrategia de comercialización, que seguirá definiéndose localmente, permitirá adecuar aún más su oferta a la demanda y reaccionar más rápidamente a sus cambios y a los del mercado.

Por otro lado, Toshiba creará una estructura de trabajo interno basada en el intercambio de información entre estas tres áreas para aprovechar mejor las sinergias de negocio. Según Amaral, “una mayor profundización en cada segmento de mercado permitirá intercambiar un conocimiento más útil y real sobre el negocio y las oportunidades del mercado”

Como parte de la nueva organización, la compañía ha nombrado a tres responsables para cada de las unidades, que reportarán directamente a Joao Amara¡, como máximo responsable de Toshiba Iberia.

La compañía seguirá operando en el entorno de las energías renovables a través de Toshiba Lighting (tecnología LED), que desarrollará su actividad y negocio directamente, a través de la propia estructura de esta división en España, aunque se encuadra dentro de la nueva organización, bajo la dirección de Joao Amara¡.

Objetivos de negocio

Según el responsable de Toshiba Iberia, uno de los objetivos prioritarios dentro de esta nueva estructura es reorganizar el negocio corporativo (grandes y medianas empresas). “Hemos estado muy orientados al entorno de la educación y hemos obtenido grandes éxitos, pero el mercado ha cambiado y además de en este segmento, también debemos hacer hincapié en un mercado natural para nosotros, el de las grandes y medianas empresas. Toshiba –añade Amaral—, dispone de una oferta de producto capaz de definir estándares de mercado y en el profesional somos una referencia clara”. Toshiba usará sus ventajas competitivas: calidad, vanguardia tecnológica y atención al cliente, para fortalecer su presencia en el mercado profesional y aprovechar así su rentabilidad, ya que la demanda no está definida exclusivamente por el factor precio.

Del total de las ventas de la compañía en 2012, el 30% correspondieron al mercado profesional, y la compañía quiere que este porcentaje sea superior al 35% en 2013.

A modo de ejemplo, y tomando como referencia los sistemas ultrabook profesionales, Toshiba ha liderado este mercado desde su aparición, con una cuota de participación en torno al 60% y el objetivo es consolidar esa posición, tras el lanzamiento de nuevos dispositivos robustos y resistentes de gran conectividad para nichos de mercado y en soluciones que funcionen indistintamente como tableta y/o ultrabook y aportando variedad en cuanto a procesadores, sistemas operativos y tamaños de pantalla.

Mercado de consumo

Paralelamente al segmento profesional, la compañía quiere consolidar su presencia en el mercado de consumo. De hecho, Toshiba ha pasado de una cuota de participación en este segmento del 6% hace dos años, a una del 15% actualmente. Esta cifra significa que la marca ha conseguido desbancar cuota a otros competidores en un mercado en el que a pesar de que el precio es el factor decisorio fundamental, se valora cada vez más la calidad y fiabilidad del los equipos.

Dentro del mercado de consumo, la compañía actualizará sus equipos en el próximo mes de junio y lanzará importantes novedades de cara a septiembre próximo.
Toshiba acometió una reorganización de este negocio hace ahora año y medio, y según Joao Amaral, “estamos recogiendo ahora los frutos. De hecho cada vez somos, de manera más clara, la alternativa a las dos grandes marcas del sudeste asiático debido a nuestra capacidad de ofertar una gama de producto con muy alta tecnología en el segmento medio- alto y con un precio muy ajustado, frente a la oferta de la competencia”.

Cabe reseñar, que la compañía vendió más de 250.000 unidades en 2012, lo que significó un crecimiento del 8% frente a un mercado que decreció un 25%. De este total, aproximadamente 100.000 unidades correspondieron a connected TV, que, conjuntamente la apuesta en 4K HD, constituyen uno de los pilares de la oferta de Toshiba para este año.