tics y educacion digital
tics y educacion digital

1º Autor: Guillermo Herráez Arribas (Ingeniero Mecánico)

Publicidad

2º Autor: Adolfo de Juan Herráez (Ingeniero de Caminos Canales y Puertos)

Los seres humanos desde siempre han utilizado la telecomunicación (comunicación a distancia). En un principio se pasaban información y se comunicaban por medio de voces y señales, más tarde, como hemos visto en las películas, por medio del tam-tam, de tambores, con un cuerno o con señales de humo, banderas en los barcos o luces por la noche, pero el salto cualitativo para llamar tecnología a estas comunicaciones se dio cuando, en el siglo XVIII, se inventó la dinamo, capaz de producir electricidad y conducirla o almacenarla en pilas o baterías y sin la cual, actualmente, no podrían funcionar ninguna de estas tecnologías, ya que es necesaria la electricidad, tanto en el elemento emisor como en el receptor de la comunicación.

Las Tecnologías de la Información y Comunicación (TICS) son un concepto que se tiene por nuevo cuando en realidad lleva muchos años funcionando. El telégrafo que comunicaba por medio de impulsos eléctricos y el teléfono que transmitía la voz por cable, la radio y radio telefonía por ondas y ya en el siglo XX con la televisión que transmitía imágenes y sonido eran nuevas tecnologías de la información y comunicación. Sin embargo, hoy en día, estos inventos ya no se considerarían TICS al estar implantados de forma universal en casi todos los hogares.

Otro gran impulso a las TICS fue la aparición de Internet ya que de golpe se eliminaron el espacio y el tiempo en las comunicaciones y además el almacenaje de información y conocimientos. Ahora las comunicaciones son instantáneas sin que influya la distancia y toda la información y conocimientos que antes estaban almacenados en las bibliotecas y eran transmitidos por los maestros y profesores, se encuentra en Internet y cualquiera puede acceder a ellos.

Hoy se habla de nuevas TICS al referirse a la tecnología anterior evolucionada, por tener más prestaciones, y que en poco tiempo también quedará obsoleta. La comunicación ha agilizado tanto el contacto entre las personas, sobre todo en los últimos cuarenta años, principalmente desde la llegada de Internet con las tecnologías de conexión entre ordenadores o como medio de comunicación de masas por el éxito de los blogs, la redes sociales, las wikis etc. sobre todo desde al año 2000, que hay que dar a las TICS una muy importante dimensión social, ya que ha modificado por completo el sistema de vida que llevaba siglos funcionando.

Esto supone enfrentar a la sociedad a nuevos retos de manera que pueden estar más informados, pudiendo crear habilidades que contribuyan al desarrollo de un pensamiento crítico en la búsqueda y análisis de información y, a la vez, capacitarles para hacer una reestructuración del conocimiento personal y social.

Entre los beneficios más claros que los medios de comunicación aportan a la sociedad, se encuentran el acceso a la información y cultura, donde los avances tecnológicos y los beneficios que comporta la era de la comunicación, lanzan un balance y unas previsiones extraordinariamente positivas. Sin embargo la cantidad de información, muchas veces falsa, inexacta o perjudicial pudiendo ocasionar graves perjuicios sociales, por lo que es importante un conocimiento y control en la búsqueda de la información. Algunos expertos han incidido en que debe existir una relación entre la información que se suministra y la capacidad de asimilación de la misma por parte de los usuarios, por esto, es conveniente un adecuado aprendizaje en el uso y manejo de estos poderosos medios, para sacarles el máximo provecho en beneficio de la educación.

Las empresas que venden estas tecnologías tienen como lema el vender cuanto más mejor. Debido a ello bombardean a los padres con publicidad como que sus hijos son “nativos digitales”, al haber nacido en esta época y que son capaces de “realizar multitareas” porque tienen “una inteligencia ilimitada”, sobre todo los tres primeros años” y que debe estimularse cuanto más mejor debido a que normalmente “sólo utilizamos el 10 % de nuestra capacidad cerebral”. Esto no es cierto ya que para pensar y relacionar conceptos es necesario hacerlo de forma secuencial, como los ordenadores, un pensamiento tras otro pues para pensar en una cosa hay que dejar de pensar en otra. Por otro lado la inteligencia ni la capacidad cerebral es ilimitada porque seríamos infinitamente sabios al haber ido acumulando saberes y por otro lado ¿cómo saben cuál es el 10 % de una inteligencia sin límites? Los padres quieren lo mejor para sus hijos y les compran los móviles, último modelo, primeramente por tenerles controlados sin saber lo que eso implica; luego al verlos “enganchados” piensan que ya no se puede dar marcha atrás y “confían” en la responsabilidad de su uso, pensando que es “una batalla perdida” y sin atreverse a controlarlos pues parecería que son “malos padres” y en ningún momento quieren que sus hijos sean los “los bichos raros de la clase”. Además de soportar la presión de los mismos hijos: “todos lo tienen”, soportan los consejos de amigos, vecinos y estadísticas que las empresas vendedoras, por medio de la propaganda, han conseguido manejar y manipular las conciencias de todos estos consumidores.

El uso de TICS produce dopamina, sustancia que segrega el cerebro cuando recibe estímulos gratificantes y puede crear adicción. Los aumentos de la dopamina, al igual que con todas las drogas, producen como resultado motivación o placer pero, no sólo eso sino que, además se anticipa ante recompensas previstas cuando se ha aprendido a asociar una señal con el aumento del placer, es decir que el cerebro predice la recompensa. Los jóvenes por medio de los móviles están recibiendo contantemente estímulos nuevos y por tanto el cerebro está a la vez recompensándoles con más dopamina lo que provoca un bucle de búsqueda constante de nuevos estímulos y por tanto adicción.

Las TICS favorecen el aprendizaje debido a la gran cantidad de información a la que los alumnos tienen y además facilita su espíritu crítico al poder contrastar diferentes teorías u opiniones y elegir la que convenga al estudio sin embargo, la adicción de las TICS (la media tiempo en España viendo la televisión es de cuatro horas al día) en los alumnos, ya que estos van al colegio y lo tienen todo el día, incluso algunos duermen con él, no beneficia el aprendizaje ya que su conocimiento es superficial, sin entrar en los conceptos y conocimientos profundos que son necesarios, además de otros muchos valores, que los “enganchados” a las TICS no practican, necesarios para su completa educación.

Un artículo aparecido en periódicos de Nueva York hacía referencia a la relación observada en la bajada del consumo de estupefacientes con la aparición y uso abusivo de las TICS entre los jóvenes, lo que demuestra su adicción, más incluso que las drogas.

Muchos altos directivos de Silicon Valley, conocido por ser la cuna de las invenciones tecnológicas de TICS y epicentro de la economía mundial, mandan a sus hijos a un colegio de élite, cuya bandera es: no utilizar tecnología en las aulas. Entre ellos están Steve Jobs de Apple, Bill Gates y Vander Ark de Microsoft, Evan Williams y su esposa Sara de Blogger, Ali Partovi de iLike, Dick Costolo etc.

En Francia el Presidente Macron ha prohibido, por Ley desde este año, a los alumnos la tenencia dentro de los colegios de móviles y otras TICS particulares, .pues se ha demostrado que estas tecnologías no aportan tanto en la educación y pueden producir graves perjuicios en la educación.

Entre los perjuicios físicos más destacados son el aumento de la masa corporal (obesidad), desórdenes del sueño, hipertensión y riesgos cardiovasculares en adolescentes y disminución de la esperanza de vida. Psicológicamente se observa que aumenta su adicción constantemente al moverse por estímulos inmediatos, disminuyen sus relaciones interpersonales necesarias para el correcto desarrollo de su personalidad siendo incapaces de ver el mundo real que les rodea, haciéndose egoístas e introvertidos, incapaces de una introspección que les descubra su personalidad y les enseñe a apreciar la amistad, la responsabilidad, la belleza, el valor, la verdad, el respeto a los demás necesarias para la vida en una sociedad responsable. Por adicción a los juegos violentos pueden, como hemos visto, hacerse inmunes al horror y violencia, aceptándola para la resolución de problemas como algo normal, imitar a sus “héroes” haciéndose inhumanos y perdiendo empatía y compasión por los demás.

En educación se observan peores resultados académicos (-20%), falta de atención, motivación y deseo de aprender, pérdida de tiempo y absentismo, peor lectura y comprensión del sentido de las palabras, déficit de atención y concentración a corto y largo plazo, problemas de atención, colapso mental, pérdida del sentido de lo relevante y deshumanización del aprendizaje y la interacción humana, entre otros problemas.

El aspecto social es el que más preocupa ya que el uso abusivo de las TICS puede causar graves problemas a otros. Entre estos están: generan aislamiento, uso inadecuado de contenidos (pederastia, apología del terrorismo, contenidos violentos y de carácter sexual: como envío de fotos o videos de carácter sexual con prácticas de de sexo activo o pasivo, pornografía…), Difusión de fotos o videos privados sin el conocimiento de los autores, Grooming o mensajes de adultos con intención de conocer a menores con contenidos obscenos o pornográficos, Cyberbulling o acoso escolar a través de la redes (insultos o amenazas por parte de iguales debido a diferencias de orientación sexual, etnia, religión…), falta de privacidad, cambios “estructurales múltiples” en el cerebro de los adolescentes, altos niveles de adicción, preocupación en los padres por el acceso de los hijos a contenidos no aptos e incapacidad de los padres para limitar su uso, a pesar de desearlo.

Por todo esto parece aconsejable restringir en gran medida el uso de las TICS y, aprovechando la relación del abuso de estos medios con el menor consumo de estupefacientes, prohibir los móviles en los colegios, lo que beneficiaría a los alumnos en salud, ya que en el tiempo de recreo utilizarían las instalaciones, ahora infrautilizadas por temor a que se les caigan los móviles y se les rompa, en hacer deporte. Las aulas estarían con los medios propios adecuados a las asignaturas y las aplicaciones necesarias que algunos profesores innovadores hayan demostrado su eficacia en la enseñanza y por tanto no serían necesarias las TICS de los alumnos. Estos sólo las tendrían en casa, a la que irían, al salir de clase, deseosos de hacer los deberes y tuitear, bajo la supervisión de sus padres ya que ellos deberían ser los primeros educadores y quienes vieran cuándo sus hijos tienen la madurez suficiente para hacer un buen uso de las TICS, sin dejarse influenciar por nadie.

El Pacto para la Educación anunciado por el Gobierno podría solucionar el problema de los móviles en los colegios, si los políticos españoles tuvieran los redaños de Macron, pero empieza mal y eso que aún no se han reunido. De momento, sólo para sentarse a hablar, ya han exigido algunos partidos ciertas condescendencias en los Presupuestos Generales del Estado; luego, una vez iniciadas las conversaciones, cada partido exigirá nuevas condiciones para firmar uno u otro artículo, atendiendo más a los beneficios partidistas que al beneficio de la educación de los jóvenes. Pero ahí no acabará la cosa porque, al tener competencias las Comunidades Autónomas, cada una dirigida por un partido distinto y algunas con sus respectivos idiomas, aplicarán la ley atendiendo más a sus ideologías que al beneficio de la Educación, con lo que la Ley para la Educación en España seguirá siendo como ahora, o sea un maremágnum de instrucciones, normas, decretos y leyes, en el que los profesores han de sumergirse, antes de dar clase, para ver si su enseñanza se ajusta a la “legalidad vigente” de cada comunidad. Lo más probable es que lo aprobado en esta ley haya de cambiarse a los pocos años, como se ha venido haciendo hasta ahora, al no haber mirado por el interés general de los jóvenes y por consiguiente de la Educación.

Mientras tanto el profesor deberá seguir exponiendo con claridad los conocimientos, apoyados por las TICS, para que los alumnos asimilen, memoricen las nociones básicas y puedan aplicarlos en los correspondientes, numerosos y variados ejercicios que el profesor corregirá, tanto para conocer los fallos individuales y poderlos corregir, como para estimular su participación en su propia educación.