La adaptación del sector educativo a los nuevos canales tecnológicos ha sido el tema principal del quinto encuentro digital organizado por 3AW. En el debate, moderado por el CEO de la agencia de comunicación Miguel Ángel Rodríguez, han participado el director de marketing y comunicación de la Universidad CEU San Pablo, Javier Barrio Carrasco; el director general & founding partner de Alpha Finance School, José Carlos García Morte; y el profesor de la Universidad Carlos III de Madrid, Juan Miguel Gómez.

Publicidad

La educación, uno los de los pilares sobre los que se construye una sociedad, no es ajena a realidad y se está adaptando paulatinamente a los cambios tecnológicos: “La globalización, consecuencia de esta revolución, ha dado lugar a crear equipos especializados para atraer a nuevos alumnos. Ahora ya no estás compitiendo con otros centros formativos de la zona o incluso de tu país, sino contra otros de cualquier parte del mundo. Las opciones de crecimiento están en la parte online”, ha destacado José Carlos García, de Alpha Finance School.

Una opinión compartida por Javier Barrio, de la Universidad CEU San Pablo: “El mundo educativo necesita adaptarse a la irrupción de los diferentes canales que ya maneja con soltura cualquier estudiante futuro”.

Por su parte, el profesor de la Universidad Carlos III de Madrid, Juan Miguel Gómez, ha destacado que, en su caso, desde la institución pública, “ha habido un esfuerzo por adaptarse a los nuevos canales y a la creciente demanda de los alumnos digitales, que buscan la excelencia y elementos innovadores, como Big Data o la analítica de datos”.

Una de las novedades de este mercado emergente es el blockchain, “un reto al que habrá que ponerse a la altura desde la universidad, porque cambia cada día”, ha asegurado Juan Miguel Gómez. Según Javier Barrio, “es una disciplina revolucionaria en el mundo profesional y académico, con lo que desde el sector educativo tenemos que correr más deprisa de lo que se hacía antes para adaptarnos. Es un ámbito que afecta de lleno al campo financiero, de la ingeniería y jurídico”. En este aspecto, el legal, ha querido incidir José Carlos García: “Lo tecnológico se necesita regular desde el punto de vista jurídico y llevar este conocimiento científico a las aulas”.

La sobrerregulación, un impedimento

Sin embargo, los tres han coincidido que España está un peldaño por debajo en el mundo del emprendimiento. Así, José Carlos García ha defendido que “en nuestro país hay una sobrerregulación que impide conceder determinadas licencias a proyectos nuevos. Necesitamos de un mayor empuje para adaptarnos y saber mirar lo que hay fuera”.

Javier Barrio ha afirmado que “no es un país culturalmente de emprendimiento, probablemente porque no se ha inculcado desde las bases. Necesitamos apoyos tanto a nivel educativo como a nivel institucional, que haya más facilidad para montar nuestros propios negocios”.

Los docentes abogan por la necesaria adaptación tecnológica del sector educativo

En ese punto ha lanzado un mensaje esperanzador Juan Miguel Gómez, que ha valorado el “cambio de mentalidad entre el alumnado, esa búsqueda de un perfil startup. De hecho, hace unos años las encuestas señalaban que los jóvenes querían ser funcionarios. Ahora muestran mayor afinidad con montar sus propios negocios”.

El proceso de cambio es paulatino

A pesar de que los tres ponentes aboguen por la necesaria adaptación tecnológica del sector educativo, son conscientes de que tiene que ser poco a poco: “Las tasas educativas no se pueden pagar aún con la criptomoneda, necesita una regulación y una comprensión clara por parte de la sociedad”, ha recalcado José Carlos García, justo antes de la intervención de Javier Barrio: “Si el día de mañana permanece, hay que quitarse el miedo. Pero a día de hoy es casi imposible. Lleva un proceso, como todo. Por ejemplo, hace años era imposible pensar que íbamos a pagar a través de internet”.

Para Javier Barrio la educación digital no ha sustituido al modelo formativo tal y como lo conocemos actualmente, aunque “tenemos que tener en cuenta que las nuevas generaciones son nativos digitales. El uso de las nuevas tecnologías, dentro y fuera del aula, permite que la clase esté activa las 24 horas. Debemos llevarlo a terrenos más prácticos”.

En ese aspecto, Juan Miguel Gómez ha indicado que “nunca va a reemplazar a la universidad presencial. Es el presente como complemento. Tal vez en un futuro sea un sustitutivo”.  Este profesor de la universidad pública ha aprovechado la ocasión para lamentar que el último escándalo sobre el máster de un cargo político “empobrece el panorama de la universidad pública. Creo que es algo puntual y pienso que no debería minimizar el trabajo de tantos profesionales que luchan por formar día a día a la generación futura”.