policia nacional orange retos virales
policia nacional orange retos virales

La Policía Nacional y Orange se han unido en una campaña de sensibilización y prevención cuyo objetivo es advertir de los riesgos que puede suponer para los más jóvenes seguir la moda de los llamados retos virales, cuando estos les exponen a situaciones extremas.

Publicidad

Internet, las redes sociales, los smartphones y el resto de dispositivos digitales se han convertido en los últimos años en las herramientas por excelencia para la extensión de los llamados retos virales o social challenges, que son acciones que se proponen en el entorno digital y que invitan a ser llevadas a cabo por parte de usuarios de todo el mundo. Cualquier persona puede proponer y unirse al reto, con la condición básica de que dicha acción sea filmada y colgada en Internet para que llegue a hacerse viral y alcance el mayor número posible de visitas y likes.

En los últimos tiempos la gran mayoría de los retos virales rozan lo absurdo y conllevan un riesgo para las personas

Los retos virales pueden ser cómicos o inocentes como el llamado “10 Years Challenge”, en el que se comparan fotos de hace años con otras de la actualidad; y otros nacen con un fin solidario, como el “Ice Bucket Challenge”, en el que sus protagonistas –incluidos personajes famosos- se echaban cubos de agua helada para concienciar sobre la ELA.

Sin embargo, en los últimos tiempos la gran mayoría de los retos rozan lo absurdo y conllevan un riesgo para las personas. Es el caso del denominado “In My Feelings Challenge”, que incita a bajarse de un coche en marcha y bailar solo para grabar un vídeo y colgarlo; el lamentablemente famoso “Ballena Azul”, una secuencia de retos cuya culminación es el suicidio de sus protagonistas; el terrorífico “Momo”, que obliga a seguir las peligrosas indicaciones de una extraña figura recibida por WhatsApp bajo la amenaza de caer en una maldición si no se lleva a cabo; o el más reciente “Bird Box Challenge”, inspirado en la película “Bird Box” que consiste en salir a la calle con los ojos vendados, emulando a la protagonista, y que ha obligado a la plataforma en la que se exhibe a advertir a los usuarios del peligro que supone imitar este comportamiento.