ia movil smartphone con ia inteligencia artificial

Aunque la Inteligencia Artificial (IA) es conocida desde que la tecnología y el software juegan un papel fundamental en la sociedad, no se ha convertido en tendencia hasta hace pocos años, especialmente en el campo de la telefonía móvil. Si bien inicialmente se presentó como un apoyo más del software del dispositivo, con el paso del tiempo se fue integrando en los componentes del propio teléfono, como pueden ser los chips de procesamiento neural.

Publicidad

A partir de ese momento, los terminales han ido ganando en IA con cada generación, una integración que surge como reclamo del cada vez más exigente criterio del consumidor. De hecho, tal es la evolución que, según el informe elaborado por la consultora Gartner en 2018, hasta un 80% de los móviles estarán dotados de IA en 2022.

Hasta el momento, la innovación en el terreno de la IA móvil estaba enfocada principalmente al pensamiento autónomo del smartphone y a una gestión proactiva del mismo. El desarrollo de esta tecnología se centraba en características fundamentales y muy valoradas en los dispositivos. La mejora de las cámaras a través de funciones como FaceBeauty, Portait Blur o Artistic Blur, el control del consumo energético y la apertura con mayor celeridad de las apps más usadas son algunas de estas características, que mediante técnicas de machine learning se están implementando.

Hasta el momento, la innovación en el terreno de la IA móvil estaba enfocada principalmente al pensamiento autónomo del smartphone

Sin embargo, la IA móvil va cada vez más allá abarcando nuevas áreas a través de sensores y recopiladores de datos que ayudan a hacerse una idea de lo que el usuario quiere –y cómo y cuándo–, ofreciendo acciones sin que este lo pida, y dándole al smartphone una identidad similar a la de su propietario. Incluso registrará gustos, aficiones y comportamientos, si con ello puede optimizar el perfil del usuario.

No obstante, hay un aspecto aún más interesante que caracteriza a la tecnología sensorial, y es su contribución a la salud. De hecho, veremos que el reconocimiento de las emociones permitirá a los terminales estudiar comportamientos a través de asistentes personales para smartphones y relacionarlos con posibles enfermedades psicológicas. Este hecho también va muy relacionado con el desarrollo de la realidad aumentada, que ayudará a profesionales de la salud a recopilar datos de usuarios o incluso a diagnosticar enfermedades.

A pesar de todas estas novedades, entre los próximos 3 y 5 años, la llegada del 5G redefinirá el concepto de innovación, ofreciendo un espacio a implementaciones alternativas y superiores. La inteligencia artificial se irá extendiendo por los circuitos de nuestros teléfonos hasta impregnar todas sus aplicaciones.

Aunque la trayectoria a largo plazo de las compañías tecnológicas marca su dirección hacia la autonomía de la inteligencia artificial -con sus conflictos éticos pendientes de debate- nos encontramos actualmente en una etapa muy temprana. Un claro ejemplo lo tenemos en los vehículos autónomos, cuya aplicación de la memoria limitada les permite ahondar en experiencias pasadas y reaccionar en consecuencia en las futuras. Está claro, no obstante, que aún tienen mucho camino de perfeccionamiento por delante.

En la época en la que puedes encontrar un excelente terminal a precio asequible y con un hardware competente, la IA se convierte a marchas forzadas en el principal atractivo de los nuevos móviles, donde ahora prima la experiencia del usuario con respecto al hardware y la potencia bruta.

Irene Manterola, directora de marketing y comunicación de Wiko Iberia