Juan Manuel Sáez de la Calle, Director de la Revista Byte TI huawei

Supongo que sin ninguna intención previa, el máximo Organismo de Seguridad de Estados Unidos, el Pentágono, le ha dado la bendición final a la apuesta por la nube que vienen predicando las empresas punteras del sector informático, con la decisión de sustituir sus sistemas de almacenamiento internos por los propios del cloud.

El principal escollo que siempre han puesto sobre sobre la mesa las grandes empresas que custodian información sensible, el asunto de la seguridad, no ha sido obstáculo para la Administración estadounidense, que a partir de ahora va a trasladar toda su información a la nube. Los grandes proveedores del cloud (Amazon, Microsoft, Google, Oracle o IBM, entre otras) van a disponer de un argumento adicional de mucho peso para que grandes corporaciones, sobre todo entidades financieras, que vienen siendo muy remisas al cambio, acaben apostando por esta tecnología.

El Pentágono sube a la nube sus sistemas de almacenamiento apoyándose en Microsoft con un contrato valorado en 10.000 millones de dólares

Un contrato, por lo demás, adjudicado a Microsoft por 10.000 millones de dólares, que ha sido recurrido por su gran rival, Amazon. Todo parece indicar que ha prevalecido la presión de la Casa Blanca, cuyo principal inquilino está peleado con el propietario de Amazon, el multimillonario Jeff Bezos, dueño de los imperios mediáticos que tienen en su punto de mira a Donald Trump.

Sí que es cierto que Amazon era la gran favorita, que pretendía hacer valer ese 48 % de cuota de mercado, frente al 15,5 de la firma de Bill Gates. Los de Bezos han argumentado que numerosos aspectos del proceso de evaluación del JEDI, nombre en inglés del proyecto (Empresa de Infraestructura Conjunta de Defensa) contenían claras deficiencias, errores y un sesgo evidente, «y es importante que estas cuestiones sean examinadas y rectificadas».

Tenga o no razón Amazon, lo que es incuestionable es que esta apertura a la nube del organismo que presume de ser el más seguro del mundo, va a propiciar abrir el negocio de la nube a un montón de empresas que han desconfiado de esta tecnología para almacenar y gestionar datos de forma segura.