Maria Zaragoza Epson Sostenibilidad
María Zaragoza, directora de márketing y comunicación de Epson Ibérica

La estrategia de Epson no pasa por ningún otro punto que no incluya a la sostenibilidad. Hablamos con María Zaragoza, directora de marketing y comunicación de la compañía sobre esta estrategia.

Publicidad
Sostenibilidad y crecimiento económico, ¿no son palabras antónimas? ¿Cuál es la visión de Epson?

Tenemos que empezar a modificar esa visión. La sostenibilidad forma parte de la actividad económica de las empresas. Tanto es así, que aquellas compañías que no la incorporen a su visión, misión y estrategia… están condenadas a desaparecer tarde o temprano. No es nuestro caso. En Epson la sostenibilidad forma parte del ADN y, apoyando los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas, apoyamos también al crecimiento económico.

Están apostando desde hace unos años por la sostenibilidad, ¿cómo valoran los clientes esa apuesta?

Nuestra apuesta por la sostenibilidad, si nos centramos en la impresión business, nos ha llevado a desarrollar la gama más avanzada de impresión sin calor. Es decir, el concepto en sí mismo ya aporta a la empresa que opte por esta tecnología una gran ventaja competitiva desde el punto de vista de la reducción del impacto medioambiental. Por poner un ejemplo claro, el Instituto Hispalense de Pediatría cuenta ya con casi 200 impresoras business inkjet con tecnología de impresión sin calor Epson. Pues esta organización ha sido capaz de reducir en más de un 90% su consumo energético. Sin duda, algo que ayuda a aumentar el capital dedicado a inversiones en salud (su campo de actividad) y también al crecimiento de la compañía.

Para aquellos que no conocen la apuesta de Epson por la sostenibilidad, ¿cómo se puede ser sostenible desde un mercado como el de la impresión que a menudo es el gran olvidado por parte de las empresas?

Es evidente que lo más sostenible sería no imprimir. Pero dado que todas las encuestas que hemos realizado e incluso los propios análisis de consultoras independientes apuntan a que se sigue necesitando imprimir, qué mejor que contar con una solución con el menor impacto posible. La sostenibilidad, en impresión, implica un uso lo más eficiente posible de la energía, el menor volumen de emisiones (huella de carbono), la menor producción de residuo y, evidentemente, el mejor rendimiento económico. Basta entender que, si la ofimática es responsable del 40% del consumo energético de las empresas… la impresión (que sería en torno a un 10%) juega un papel determinante. Nosotros creemos en la impresión sin calor, un 95% más eficiente en el consumo de energía. O dicho de otra forma, consume sólo un 5% de la energía que requieren otras tecnologías.

Tradicionalmente las empresas valoran en una impresora la velocidad de impresión y para eso, siempre se decantan por el láser. ¿En que aspectos superan las de inyección a las láser y por qué las empresas deberían cambiar su mentalidad con respecto a estos equipos?

La inercia nos lleva a incurrir en errores de concepción, en diversos ámbitos de la vida y los negocios. En el caso de la impresión, quizás es lo que ha sucedido. El láser no es más rápido que la inyección de tinta. De hecho, según datos de BLI, la inyección de tinta Epson es 3,5 veces más rápida que el láser para los trabajos más habituales (entre 1 y 10 páginas). El porqué hay que buscarlo en la tecnología. El láser requiere de muy elevadas temperaturas y, por tanto, un tiempo de precalentamiento antes de cada trabajo. La inyección de tinta es tecnología sin calor, así que la primera página ya es inmediata. Algo escalable a los trabajos más habituales de impresión en las empresas. El business inkjet es, por lo tanto, una tecnología de impresión más rápida.

Según una encuesta que acaban de realizar, las preocupaciones de las empresas pasan por el crecimiento económico, la captación de talento, la RSC y la transformación digital. ¿Cómo casan todas estas preocupaciones con la política de sostenibilidad que promueve Epson?

No es una política de sostenibilidad, es una visión clara y rotunda. Somos una empresa que promueve la innovación sostenible, en línea con los 17 ODS de las Naciones Unidas, teniendo siempre en mente superar las expectativas de nuestros clientes, mejorando su calidad de vida y, por consiguiente, erigiéndonos en una compañía indispensable. Nuestra innovación ayuda a que las empresas mejoren su reputación, al incorporar la tecnología más sostenible; así como alineen sus propias políticas de RSC con la tecnología que utilizan en sus actividades. Todo ello se enmarca, además, en el proceso de transformación digital que se acompaña del concepto de transición ecológica justa o bien de transición hacia la sostenibilidad. Creemos en ello y nos comprometemos a ser el partner tecnológico ideal para que las compañías alcancen ese status.

«Si todas las empresas de Europa Occidental pasaran del láser a la inyección de tinta sin calor de Epson, se ahorraría cada año suficiente energía para dar servicio continuado a 1,2 millones de coches eléctricos»

Han logrado incrementar su cuota de mercado un 56%, alcanzando el 29% total, ¿A qué lo achaca? ¿A la sostenibilidad o a que las impresoras de inyección han alcanzado y superado en muchos casos a la tecnología láser?

El mercado de impresión ha sido oscilante en los últimos diez años. El número de impresoras instaladas y, especialmente, su renovación (o rotación de producto) es el elemento variable en esta última década para este sector. Sin embargo, el compromiso con la sostenibilidad o la preocupación por desarrollar actuaciones realmente responsables para con el cambio climático ha despertado muchas conciencias y abierto los ojos a muchos responsables de TI. Existen tecnologías de menor impacto, también en la impresión. Y a todo esto cabe sumar que nuestro cabezal PrecisionCore ha evolucionado de manera que podemos afirmar que ha superado a otras tecnologías, tanto de impresión láser como inyección de tinta térmica. Somos el único fabricante de tecnología de impresión sin calor y esperamos ser, como decía, el partner elegido para dar respuesta a nuevos marcos legislativos, directivas de eficiencia energética y políticas de compra responsable.

Conociendo las ventajas de la impresión de inyección, ¿por qué se siguen comprando impresoras láser? ¿Por desconocimiento?

Aludía anteriormente a la inercia. Es un factor. Lo hemos observado, incluso, en concursos públicos. Existe la concepción de ser una tecnología más avanzada, cuando es justo lo contrario. Su funcionamiento se basa en calentar una fusora que funde tóner, derivado del petróleo, sobre el papel. Utiliza muchísimas piezas para un proceso tan simple como el de imprimir. En la tecnología de inyección de tinta sin calor de Epson, únicamente se expulsa tinta a partir de un impulso eléctrico realizado desde el cabezal de impresión, con una precisión única que sólo puede aportar el cuarzo (el núcleo de toda la tecnología Epson).

El mercado nos dice que la compra de láser disminuye. Y estamos convencidos de que contamos con la verdadera tecnología de impresión del futuro, porque es la única que realmente da respuesta a los grandes desafíos. Quizás es un buen momento para que publicaciones como Byte ayuden a cubrir ese desconocimiento…

Explíqueme cómo una simple impresora de inyección puede mejorar los resultados empresariales

Le aportaré 3 cifras y 3 analogías de ahorro. La primera es un 95% menos de consumo energético que otras tecnologías. O lo que es lo mismo, si todas las empresas de Europa Occidental hicieran este cambio tecnológico, del láser a la inyección de tinta sin calor de Epson, se ahorraría cada año suficiente energía para dar servicio continuado a 1,2 millones de coches eléctricos. La segunda cifra es un 95% menos de emisiones de CO2. En un momento en que las empresas deben comprometerse con el cambio climático y reportar una evolución en positivo… Esas empresas europeas que hicieran el cambio ahorrarían tanto CO2 como el que absorben 29 millones de árboles al año. Y la tercera cifra, vinculada a ese cambio del láser al business inkjet en Europa Occidental, representa unos ahorros de 213 millones de euros anuales. Suficiente cantidad como para, por ejemplo en sanidad, comprar hasta 85 equipos de resonancia magnética de última generación.

Este es el verdadero significado de cambiar del láser a la inyección de tinta sin calor. Esta es la nueva eco-nomía de la impresión para las empresas.