Aunque todavía no sea conocido, o reconocido, como fabricante de primera línea, la firma coreana Samsung cuenta con un avanzado nivel de diseño tanto a nivel tecnológico como estético. El modelo R55 es un perfecto exponente del enfoque de este fabricante en cuanto al compromiso entre los detalles puramente técnicos o relativos a la tecnología interna y los referentes a crear con ello un diseño atractivo en la parte externa.
El completo equipamiento del R55 de Samsung comienza con una configuración de 2 Gb de memoria RAM, DDR2, ampliables hasta 3 Gb. Como procesador se ha optado por el Intel Core Duo 2, tecnología Centrino Duo, con velocidad de 1,83 GHz, modelo T5600, todo ello con un chipset Intel 945 que aporta gran parte de la funcionalidad de periféricos necesaria para esta configuración.
En la parte de gráficos el R545 de Samsung ha optado por el coprocesador gráfico nVidia GeForce 7400 con 512 Mb de memoria de pantalla, para gestionar al pantalla de 15,4 pulgadas y resolución de 1.280 por 800 puntos, con salida para monitor externo, conector tipo VGA, y toma de vídeo, S-Video. La presentación se caracteriza por su alto contraste y gran brillo.
La sección de almacenamiento se ha creado alrededor de un lector óptico tipo DVD±RW de doble capa junto un amplio disco duro de 160 Gb, más un lector de tarjetas de memoria 6 en 1, apto para trabajar con almacenamiento de tipo Memory Stick, Memory Stick Pro, Secure Digital, Multimedia Card, xD y High Speed Multimedia Card. Para los periféricos, se cuenta con cuatro tomas USB 2,0 y conexión FireWire1394.
Naturalmente el Samsung R55 está bien preparado para conexiones a red y lleva conexiones para enlace telefónico mediante módem-fax, conexión a una red Ethernet 10/100, o los mecanismos inalámbricos Bluetooth 2.0 (más EDR) y WIFI con soporte de las normas 802.11 a, b y g, con lo que alcanza tasas de transmisión de hasta 45 Mbps.
Con su batería de 6 celdas, tecnología lítio iónico, el Samsung R55 alcanza una autonomía cercana a unas tres horas y media, según datos del fabricante. Aunque para ello haya que desconectar los sistemas inalámbricos, de cara a minimizar el consumo del equipo. Una de las mejores cualidades de este modelo es su bajo peso, ya que toda esta potente circuitería está contenida en un carcasa de apenas 2,7 kilos, lo que supone uno de lo más modelos más ligeros para este tipo de prestaciones. Un factor que sin duda atraerá la atención de los usuarios más viajeros.