coches conectados vehículos autónomos futuro del automóvil

El futuro del automóvil está en permanente cuestionamiento. La tecnología, el consumo energético, la huella medioambiental, son sólo algunos de los factores que están poniendo en entredicho las metodologías de esta industria y que tiene ante sí uno de los mayores retos: adapatarse a la transformación para poder sobrevivir.

Publicidad

Por estos motivos, el Instituto de la Economía Digital de ESIC (ICEMD) ha presentado el informe ‘El futuro de la Automoción’, en el que se realizaz un análisis de las últimas tendencias digitales y cómo afectarán al futuro del automóvil, en un momento de revolución de este sector.

En un acto presentado por Juan Carlos Muñoz García, Head of Digital & CRM en Volvo Car España, se abordó cómo el rápido crecimiento de las ciudades, que se espera en 2025 engloben a más del 70% de la población mundial, será determinante para el negocio de la automoción, haciendo necesarias soluciones más innovadoras y personalizadas.

“Nuevas opciones son a menudo caras o poco fiables. Las ciudades de todo el mundo están desbordadas por coches que permanecen inactivos casi un 95% de su tiempo. Con la tecnología disponible en la actualidad, podemos diseñar una mejor forma de acceso a los automóviles en las ciudades”, señaló Muñoz.

El futuro del automóvil pasa el uso de la tecnología en la nube y de la Industria 4.0 que han transformado todos los aspectos de la producción de vehículos

Del informe se desprende que el uso compartido del automóvil será un factor a tener en cuenta a la hora de generar menos tráfico en las ciudades. De hecho, se estima que para el 2030 uno de cada diez vehículos vendidos será para este tipo de uso, debido a la creciente importancia que está teniendo el reducir las huellas de carbono y el impacto medioambiental.

Por otro lado, el futuro del automóvil pasa el uso de la tecnología en la nube y de la Industria 4.0 que han transformado todos los aspectos de la producción de vehículos, desde el diseño y la operación hasta el servicio de los sistemas físicos. Así mismo, la impresión 3D en la industria de la automatización será una de las inversiones más importantes para los principales fabricantes del sector, dada su seguridad y rentabilidad. Incluso el precio de los vehículos puede verse afectado por tecnologías tan novedosas como el blockchain, que podría permitir precios más justos en el mercado.

Si bien algunas compañías como Ford y Toyota se han unido para lanzar sistemas de infoentretenimiento que se conectarán a sistemas operativos de teléfonos móvil, dando un paso más en la petición de los consumidores para combinar movilidad con comunicación, el coche autónomo tendrá que esperar un poco más. Este tipo de vehículos serán los protagonistas de la tecnología automotriz del futuro, con beneficios como la reducción de accidentes, una mejor gestión del tráfico y mayor comodidad para los pasajeros.