José Luis Antón

Incrementar el nivel de “Smart Test Automation”, invertir en plataformas inteligentes de QA y testing, transformar la función QA y pruebas para dar soporte a los equipos DevOps y desarrollo ágil y definir una estrategia de QA analítica a nivel empresarial son las recomendaciones clave de la novena edición del informe de investigación mundial sobre testing y calidad del software que realiza anualmente SOGETI y Capgemini, en colaboración, este año, con Micro Focus, con la participación de 1.660 empresas de 32 países, incluido España.

Publicidad

Durante 2017 las empresas han dedicado un 26% de sus presupuestos de tecnología al área de testing y calidad del software, lo que implica un decrecimiento de 5 puntos respecto al 31% que supusieron en 2016, según expuso en la presentación del estudio José Luis Antón, responsable de esta área de negocio en Sogeti

Según Antón, “en nuestro país, la reducción, lejos de ser una mala noticia, ratifica nuestras previsiones de hace dos años de que esta práctica debía de equilibrarse como muestra de madurez de las organizaciones a la hora de abordar esta disciplina”. Cabe recordar que, en 2015, las empresas dedicaron un 35% de sus presupuestos a testing, lo que, a su juicio, evidenciaba este hecho. Según Sogeti, líder mundial y en nuestro país de testing y QA (Quality Assurance), el porcentaje óptimo debe de situarse en una banda de entre 25 y 30%.

Por otra parte, y según muestra el informe, a ello se suma que, este año, la extensión masiva del enfoque de desarrollo Agile y el paradigma DevOps, ha dificultado determinar con igual exactitud que en ediciones anteriores, qué recursos se dedican al área de Desarrollo y cuáles a Testing, lo que sin duda también ha contribuido a la merma aparente de las inversiones en testing.

Rebote y enfoque bimodal

El informe también hace hincapié en el hecho de que las empresas están avanzando en la disciplina del testing de manera bimodal, es decir, combinando prácticas tradicionales con otras nuevas definidas por la proliferación de nuevas organizaciones «digitales», más ligeras que nacen ya con metodologías de desarrollo Agile / DevOps. El informe apunta a que este último grupo de empresas serán las que impulsen el mercado de testing en los próximos años (loT, aplicaciones móviles) con unas previsiones de que la partida de QA signifiquen el 32% de los presupuestos generales de TI en 2020.

Según el informe, precisamente este último grupo de empresas serán las que más empujen la aplicación del denominado testing predictivo (Smart testing), ya que lo adoptarán de manera más rápida y «natural» que las grandes corporaciones debido al nacimiento de muchas de ellas en un entorno digital. A este respecto, cabe resaltar que el informe señala que este tipo de acercamiento al testing ya es usado por el 16% de las organizaciones.

Por lo que respecta a nuestro país, el informe señala que la extensión de las prácticas de testing y QA siguen incrementándose, sobre todo en áreas que impactan directamente en los resultados del negocio, tales como la mejora de las relaciones con clientes. Sin embargo, el informe revela una profunda preocupación de las organizaciones españolas por la obligatoriedad, desde el próximo mayo, de la nueva directiva europea sobre protección de datos (GDPR). De hecho y preguntados sobre los retos a la hora de gestionar los datos de prueba, el 63% de las empresas españolas lo relacionaron directamente con el que supone hacer frente al que plantea esta nueva directiva, frente a un 57% en Portugal o un 48% en Italia.

Adaptación de los centros de excelencia de testing a la nueva era digital

Otro de los hechos relevantes que muestra el informe es la adaptación de los Centros de Excelencia de Testing (TC0E) a la nueva era digital. De hecho, actualmente las empresas optan por abandonar, progresivamente, la centralización del testing, a favor de su ejecución por líneas de negocios, si bien se mantiene un centro de decisión en cuanto a la selección y gestión de las infraestructuras, herramientas, metodologías y métodos a usar por la organización, denominado TEC (Testing Excellence Center)

Efectivamente y según el informe de Sogeti, en 2017, el 30% de las empresas ya han optado por este último modelo y la previsión apunta a que siga creciendo. Realmente, si bien en 2015, el 56% de las organizaciones optaban por Centros de Excelencia centralizados en localizaciones lejanas o un 63% lo hacía por modelos centralizados híbridos (localización lejana y cercana), en 2017 estas opciones se han reducido hasta el 27% y el 28%, respectivamente.

Mejorar la calidad

WQR destaca que para el 41% de las empresas la prioridad a la hora de invertir en testing y QA es «incrementar la calidad del producto o del software», un 28% declara que su prioridad es la detección de fallos antes de que ocurran y un 34% que se enfocan en mejorar y afianzar las relaciones con los clientes. El informe, también destaca que cada vez es mayor el número de empresas, 30%, que comienzan a gestionar la calidad desde el comienzo del ciclo de vida del producto. Esto demuestra la concientización a la que están llegando las organizaciones en relación a los beneficios de las actividades de QA y Testing.

La novena edición del Informe de Sogeti apunta a que los mercados emergentes están «tirando» del testing y QA. De hecho, Internet de las Cosas, ha sido uno de las tecnologías que más ha movido el mercado de calidad, y un 320W del total de las empresas que usan estas nuevas tecnologías afirma tener una estrategia definida sobre testing.

En el sector industrial, el SO% de las organizaciones apuntan como foco principal obtener la satisfacción de los usuarios. Dentro de este sector, el de automoción, con un 29% de inversión en testing y QA del total de sus inversiones en TI, se sitúa por encima de la media, que es del 26%.

Llama la atención el comportamiento desigual del sector público. De hecho, solamente el 6% de las organizaciones públicas invierten el porcentaje recomendado, que se sitúa entre un 21 y un 30% del total de los presupuestos TI. Paralelamente, un 19% de este sector elevan esta inversión en una banda entre el 51% y el 60%.

Por último, señalar como un dato preocupante, que dentro del sector consumo, y según el informe, el 52% de las empresas declara no disponer de tiempo suficiente para testear aplicaciones móviles por la rapidez con la que deben sacar nuevas versiones.