Telefónica open future
Telefónica open future

Telefónica ha presentado un beneficio neto subyacente de 4.038 millones de euros (+4,8% interanual). Considerando los impactos no recurrentes registrados en el ejercicio –fundamentalmente gastos de reestructuración, plusvalías y bajas de fondo de comercio-, el beneficio reportado anual se sitúa en 2.369 millones de euros.

Publicidad

Con tasas de crecimiento orgánico que consolidan la tendencia positiva actual, las cifras publicadas hoy evidencian una posición competitiva reforzada, gracias a la infraestructura diferencial de la compañía y a la inversión acometida. La compañía ha vuelto a reportar cifras de inversión muy elevadas, de hasta 8.928 millones de euros en 2016, que ha destinado fundamentalmente al despliegue de redes ultra-rápidas. A cierre de año, Telefónica contaba con 39,2 millones de unidades inmobiliarias pasadas con fibra y/o cable y con una cobertura de LTE del 62% (el 87% del total en Europa).

La calidad de la base de clientes también ha continuado su mejora en 2016, de tal forma que los ingresos han crecido el 1,3% orgánico (2,7% en el trimestre), hasta 52.036 millones de euros. Destacan especialmente los ingresos de servicio, que aceleran su crecimiento interanual trimestral al 3,7%. El OIBDA, aunque afectado por los mencionados factores extraordinarios, ha acelerado significativamente su crecimiento en el trimestre, hasta 4 veces en términos reportados con respecto al obtenido en el último trimestre de 2015, y un 9,4% más en términos orgánicos. El crecimiento orgánico del conjunto del año es del 4,7%, hasta 15.118 millones de euros. En términos subyacentes, alcanza 16.519 millones de euros.

Destaca igualmente el flujo de caja, un total de 2.055 millones de euros en el trimestre y 4.370 millones de euros en el conjunto del ejercicio (+24,4% interanual). La deuda neta, por otra parte, se reduce 998 millones de euros en el trimestre y se sitúa en 48.595 millones de euros a diciembre, de tal forma que ambos conceptos, una generación de caja sólida y el consiguiente desapalancamiento orgánico, se mantienen como pilares estratégicos de la compañía.

Además, Telefónica ha anunciado hoy sus objetivos para 2017 y ha confirmado la remuneración al accionista, de tal forma que el segundo tramo del dividendo 2016 (0,20€ por acción en efectivo) se pagará el segundo trimestre de 2017; y el dividendo correspondiente a 2017 (0,40€ por acción en efectivo) pagadero en el cuarto trimestre de 2017 (0,20€ por acción) y en el segundo trimestre de 2018 (0,20€ por acción).

Por otra parte, a cierre de 2016 el total de accesos de Telefónica aumenta un 1% hasta los 350 millones, y destaca por la mencionada mejora de la calidad de la base de clientes, tanto por el aumento del ingreso medio por cliente (+4,4% interanual) como por la mejora de los niveles del churn (-0,5 p.p. interanual). La creciente demanda de datos, velocidad y contenidos se refleja en el fuerte crecimiento de servicios de mayor valor, de tal forma que los clientes de LTE alcanzan 66,3 millones, con una ganancia neta trimestral del 25% interanual (1,8x frente al año anterior); los accesos de contrato y los smartphones crecen el 6% y el 17% interanual, respectivamente; los clientes de fibra y cable crecen el 24% frente a 2015; y los accesos de TV de pago alcanzan los 8,3 millones, con una penetración del 48%.

Resultados de Telefónica – Análisis de la cuenta de resultados

Antes de analizar en detalle la cuenta de resultados, conviene señalar que el impacto negativo derivado de la evolución de los tipos de cambio continúa mitigándose; en el cuarto trimestre la evolución de tipos de cambio resta 3,2 p.p. a la variación interanual de ingresos, -8,0 p.p. en 2016. A nivel de OIBDA, el impacto en el año es de -8,8 p.p. y su impacto negativo se reduce también significativamente en el cuarto trimestre (-94 millones de euros; -187 millones en el trimestre anterior; -885 millones en los primeros seis meses). Es importante destacar que la depreciación de las monedas tiene un impacto limitado en términos de generación de caja, ya que las depreciaciones disminuyen el pago en euros de inversiones, impuestos, intereses y minoritarios, compensando prácticamente en su totalidad el impacto negativo a nivel OIBDA en 2016.

En el cuarto trimestre de 2016, los cambios en el perímetro de consolidación (principalmente la venta de Telefé) reducen en 0,5 p.p. la variación interanual de los ingresos y en 2,1 p.p. la del OIBDA (+1,4 p.p. en ingresos y +1,3 p.p. en OIBDA en enero-diciembre 2016, afectados por la incorporación GVT y DTS en mayo de 2015).

Ingresos y gastos

Los ingresos ascienden a 13.721 millones de euros en octubre-diciembre y crecen un 2,7% orgánico (-1,0% en términos reportados), registrando una aceleración de 3,0 p.p., impulsado por el sólido comportamiento de los ingresos de servicio (+3,7% en el cuarto trimestre; +2,6% en enero-diciembre). En enero-diciembre, los ingresos ascienden a 52.036 millones de euros, +1,3% interanual orgánico (-5,2% reportado). Excluyendo el impacto negativo de la regulación, los ingresos crecerían un 3,6% interanual orgánico en el trimestre (+2,2% en 2016).

La alta diversificación y escala de la Compañía se refleja en la estructura de los ingresos; así T. España representa el 24,4% de los ingresos consolidados de enero-diciembre, seguido de T. Hispanoamérica (24,2%), T. Brasil (21,3%), T. Deutschland (14,4%) y T. UK (13,2%).

Por servicios, en enero-diciembre de 2016 los ingresos de banda ancha aceleran su crecimiento interanual orgánico hasta el 16,1%, los servicios sobre conectividad crecen un 7,7% y los de voz y acceso se reducen un 7,9%. Así, los ingresos de banda ancha y los servicios sobre conectividad representan ya el 46,8% del total de los ingresos en 2016 (+6,1 p.p. interanual). Los ingresos de datos móviles continúan creciendo a doble dígito en el trimestre (+12,3% interanual orgánico en el trimestre y en el año) y suponen el 52% de los ingresos de servicio móvil de enero-diciembre (+4,9 p.p.) por la mayor penetración de “smartphones” y LTE.

Los gastos por operaciones totalizan 10.852 millones de euros en el cuarto trimestre y mejoran en 0,8 p.p. su evolución orgánica frente al trimestre anterior hasta el -2,3% interanual (-20,8% reportado) por la mejor evolución del gasto comercial, el cambio de tendencia en el gasto de personal y la captura de sinergias y eficiencias del proceso de transformación y simplificación. En enero-diciembre 2016 ascienden a 38.043 millones de euros y se reducen interanualmente un 0,7% orgánico (-11,7% reportado).

Las cifras reportadas de gastos por operaciones y otros gastos e ingresos netos del cuarto trimestre están afectadas por provisiones por gastos de reestructuración que ascienden a 1.290 millones de euros (1.250 millones de euros en gastos por operaciones y 40 millones de euros en otros gastos e ingresos netos). Dichas provisiones no han tenido impacto en la generación de caja del trimestre y están enmarcadas en el proceso de transformación y simplificación de la Compañía, que permitirá generar ahorros adicionales en gastos y eficiencias con impacto positivo en la generación de caja.

El resultado operativo antes de amortizaciones (OIBDA) asciende a 3.187 millones de euros en el trimestre y su variación interanual reportada (x4 veces) se encuentra afectada por los factores anteriormente comentados. El OIBDA subyacente asciende a 4.464 millones de euros en el trimestre (4.210 en octubre-diciembre de 2015) y excluye los siguientes impactos: i) Gastos de reestructuración  (-1.290 millones de euros en el trimestre; -1.399 millones de euros en enero-diciembre), ii) Plusvalías por la venta de compañías (+228 millones de euros en el trimestre; +212 millones de euros en el año), iii) Bajas de fondos de comercio (-215 millones de euros en el cuarto trimestre).

En 2016, el OIBDA totaliza 15.118 millones de euros y aumenta un 4,7% en términos orgánicos (+14,3% interanual en términos reportados). En términos subyacentes, el OIBDA asciende a 16.519 millones de euros.

El crecimiento orgánico del OIBDA acelera hasta un 9,4% interanual en el cuarto trimestre, destacando el crecimiento a doble dígito de T. Hispanoamérica, la vuelta al crecimiento en T. España, la aceleración en el crecimiento de T. UK y el ritmo sostenido de crecimiento de T. Deutschland. Así, el OIBDA acelera su crecimiento orgánico por segundo trimestre consecutivo (+6,3 p.p. frente al tercer trimestre). Excluyendo el impacto de regulación, el OIBDA aumentaría un 10,4% interanual orgánico en el trimestre (+5,7% en enero-diciembre).

El margen OIBDA del trimestre se sitúa en el 32,5% en términos orgánicos y continúa su expansión al aumentar 2,0 p.p. interanual, reflejando la positiva evolución de los ingresos, los esfuerzos de contención de gastos y la generación de sinergias. En 2016, el margen OIBDA totaliza el 31,5% orgánico y se expande 1,0 p.p. frente al año anterior.

El resultado operativo (OI) se sitúa en 669 millones de euros en el cuarto trimestre de 2016 (-1.751 millones de euros en el mismo periodo de 2015) y aumenta un 25,3% interanual en términos orgánicos. En el año 2016, asciende a 5.469 millones de euros (+8,3% interanual orgánico; +55,2% reportado).

Los gastos financieros netos totalizan 2.219 millones de euros en enero-diciembre, un 14,9% inferiores al año anterior principalmente por los ahorros en la gestión de la deuda (coberturas en libras ligadas a T. UK y menor coste de la deuda en divisas europeas) y mayores ingresos asociados a la inflación en Venezuela, parcialmente compensados con los resultados por la minusvalía por la venta del 1,5% de China Unicom (-155 millones de euros) y la desinversión en Telecom Italia, S.p.A en 2015 (+380 millones de euros). En el cuarto trimestre, los gastos financieros netos alcanzan 369 millones de euros y se reducen frente al mismo periodo de 2015 (687 millones de euros), fundamentalmente por la reducción del coste de la deuda y por el impacto de la inflación en Venezuela.

Los resultados atribuibles a intereses minoritarios reducen el beneficio neto en 49 millones de euros en el cuarto trimestre (-95 millones de euros en el cuarto trimestre de 2015) principalmente por los beneficios atribuidos a los minoritarios de T. Brasil, parcialmente compensados por las pérdidas de T. Deutschland. En enero-diciembre, disminuyen el beneficio neto en 30 millones de euros (-135 millones de euros en 2015).

Beneficio neto e inversión

El beneficio neto consolidado asciende a 1.233 millones de euros en el trimestre en términos subyacentes (145 millones reportado) y se multiplica por 2,5 veces frente al mismo periodo del año anterior, mientras que en enero-diciembre asciende a 4.038 millones de euros (2.369 millones reportado) y aumenta un 4,8% interanual. El beneficio neto básico por acción subyacente se sitúa en 0,23 euros en el cuarto trimestre, multiplicándose por 2,7 veces frente al mismo periodo del año anterior, y en 0,75 euros en enero-diciembre, incrementándose un 5,1% frente a 2015.

En 2016, el CapEx de enero-diciembre totaliza 8.928 millones de euros, incluyendo 345 millones de euros por la adquisición de espectro, y aumenta un 3,9% orgánico frente a 2015 (-14,7% reportado). En el cuarto trimestre, el CapEx aumenta un 11,6% interanual orgánico (+7,5% reportado) y se sitúa en 2.912 millones de euros. El esfuerzo inversor ha estado fundamentalmente enfocado al despliegue de redes ultra-rápidas, suponiendo la inversión en crecimiento y transformación el 78,8% del total del CapEx del ejercicio (+0.2 p.p. interanual frente a 2015).

El flujo de caja operativo (OIBDA-CapEx) subyacente de octubre-diciembre excluyendo espectro alcanza los 1.556 millones de euros (279 millones de euros reportado) y crece un 3,8% interanual. En 2016, aumenta un 0,3% frente a 2015 hasta los 7.937 millones de euros en términos subyacentes excluyendo espectro (6.535 millones de euros reportado).

Así, en enero-diciembre de 2016 el flujo de caja libre totaliza 4.370 millones de euros y aumenta un 24,4% interanual.

La deuda neta financiera se sitúa en 48.595 millones de euros a diciembre de 2016 y se reduce en 998 millones de euros, en el cuarto trimestre gracias a: i) la generación de caja libre por importe de 2.055 millones de euros y ii) las desinversiones financieras netas por 287 millones de euros, principalmente asociadas a la venta de Telefé. En sentido contrario: i) la retribución al accionista (534 millones de euros, incluyendo el dividendo y los cupones de instrumentos de capital), ii) el pago de compromisos de origen laboral (140 millones de euros), iii) otros factores que afectan a la valoración de los pasivos (432 millones de euros, incluyendo la refinanciación de pasivos comerciales) y iv) el mayor valor en euros de la deuda neta en divisas básicamente por apreciación de las divisas latinoamericanas respecto al euro (238 millones de euros).

Respecto a diciembre 2015, la deuda neta financiera se reduce en 566 millones de euros por: i) la generación de caja libre por 4.370 millones de euros, ii) las desinversiones financieras netas por 500 millones de euros, principalmente asociadas a la venta de la participación en China Unicom y Telefé y iii) el menor valor en euros de la deuda neta en divisas (91 millones de euros). Por otro lado, los factores que aumentan la deuda son: i) la retribución al accionista (dividendos, autocartera, emisión de instrumentos de capital neta de cupones) por 2.389 millones de euros, ii) el pago de compromisos de origen laboral (738 millones de euros) y iii) otros factores que afectan a la valoración de los pasivos por 1.268 millones euros (incluyendo la refinanciación de pasivos comerciales).

Durante el año 2016, la actividad de financiación de Telefónica ha ascendido a aproximadamente 10.542 millones de euros equivalentes, sin considerar la refinanciación de papel comercial y préstamos bancarios a corto plazo. La actividad se ha centrado principalmente en reforzar la posición de liquidez, refinanciar los vencimientos de deuda en un entorno de tipos muy bajos y extender los vencimientos. De este modo, e incluyendo las emisiones de bonos de enero y febrero, la actividad de financiación supera los 13.100 millones de euros y la compañía presenta una cómoda posición de liquidez, lo que le permite tener prácticamente cubiertos los vencimientos de deuda de los próximos dos años y alargar la vida media de la deuda a 6,77 años.

Servicios digitales y recursos globales

Los ingresos de servicios digitales continúan creciendo a ritmos de doble dígito interanualmente y alcanzan 1.281 millones de euros en el cuarto trimestre (+11,1%) y 4.792 millones en 2016 (+14,1%). Destacan de forma especial los ingresos de Vídeo, 726 millones de euros en el trimestre (2.802 millones en enero-diciembre), mantienen un sólido ritmo de crecimiento interanual (+9,7%; +12,4% en el año) impulsados fundamentalmente por el consistente aumento del parque de TV en Hispanoamérica (+4%) y por la mejora del ARPU en Brasil y España asociada a la mayor adopción de contenidos Premium. Los accesos de TV de pago se sitúan en 8,3 millones a diciembre (incluyendo 4,3 millones de TV por satélite) estables frente a 2015.

Por lo que se refiere al área de recursos globales, durante 2016 ha modernizado las capacidades de red y sistemas de la Compañía, mejorando la calidad y la experiencia de cliente y, al mismo tiempo, ha acelerado la estrategia de simplificación y generación de eficiencias. El área global de Red y Operaciones se enfoca en la ampliación de capacidad y cobertura de las redes de acceso de ultra banda ancha (UBB) y del núcleo de red.

La creciente demanda de datos continúa impulsando un fuerte crecimiento del tráfico de datos en el conjunto del año (+49% interanual). Para atender esta demanda, a cierre de 2016, las unidades inmobiliarias pasadas con redes ultrarrápidas (FTTx y cable) ascienden a 39 millones, de las cuales 17 millones están en Brasil (FTTx), 17 millones en España (FTTH) y 5 millones en Hispanoamérica (FTTx y cable). Por otro lado, la cobertura poblacional de 4G, con un total de 55.417 emplazamientos, aumenta hasta el 62%, lo que supone 10 p.p. más en el año (91% España; 79% Alemania; 95% Reino Unido; 60% Brasil; 49% Hispanoamérica).

El área Global de TI, enfocada en la digitalización extremo a extremo, muestra visibles resultados de la transformación estructural de ciertos procesos, especialmente los centrados en el cliente y las aplicaciones relacionadas, destacando la transformación mediante los programas “Full Stack”, ya desplegados en 6 países (Brasil, Argentina, Perú, Chile, México y Uruguay), con un 13% de clientes ya migrados.