Dynatrace cree que las empresas sólo podrán asegurar el rendimiento de los sistemas tecnológicos mediante soluciones de monitorización basadas en Inteligencia Artificial (IA), capaces de prever problemas y resolverlos, incluso antes de que el usuario de la tecnología sea consciente de ellos. Dynatrace fundamenta esta afirmación basándose en la tremenda complejidad que caracteriza, hoy en día, la asunción de la transformación tecnológica de las organizaciones y de los mercados.

Publicidad

De hecho, en un análisis realizado por la compañía apunta, a modo de ejemplo, que una transacción sencilla online, actualmente, utiliza un promedio de 82 tecnologías distintas, a lo que se suma la multiplicación exponencial de las líneas de código necesarias. De hecho, el mismo informe destaca que un automóvil del año 2000 exigía el desarrollo de 1 millón de líneas de código, frente a los 100 millones que exige actualmente.

Otra de las características en el rendimiento de los sistemas es la aceleración del lanzamiento de nuevas aplicaciones y actualizaciones

Por otro lado, a medida que las empresas adoptan modelos de desarrollo como DevOps o implantan aplicaciones nativas en la nube, incrementan notablemente el nivel de complejidad y Dynatrace advierte sobre la necesidad de las organizaciones de adaptar a este nuevo entorno sus herramientas de monitorización.

Otra de las características en el rendimiento de los sistemas es la aceleración del lanzamiento de nuevas aplicaciones y actualizaciones. Mientras que antes se producían cada 6 a 9 meses, ahora se ha transformado en actualizaciones de servicios independientes que pueden ocurrir diariamente, cada hora y, en algunos casos, cada pocos segundos, lo que hace muy difícil realizar los controles para prevenir posibles fallos.  De hecho, y según el informe de Dynatrace, las organizaciones de alto rendimiento usan el código de implantación DevOps 1.460 veces al año, aunque hay empresas de naturaleza digital, como Amazon, que confirma usarlo 2 veces por segundo o Netflix que lo hace 1.000 veces al día. A todo ello se suman factores externos como el uso de diferentes dispositivos, navegadores, redes y ahora páginas webs, que se están volviendo cada vez más pesadas.

Según afirma Dynatrace en su informe, “el problema es que muchas empresas pretenden llevar a cabo la transformación digital con las mismas herramientas que ya tenían, pero para hacer frente a todas estas exigencias, es necesario contar con un nuevo modelo de monitorización dotada con analíticas basadas en Inteligencia Artificial, full stack, totalmente automatizado y ‘autoreparación’ a escala”.

A este respecto, la empresa recuerda que el 40% de los usuarios abandona una web que tarda más de 3 segundos en cargar y el 47% de ellos espera que lo haga en dos segundos o menos. Paralelamente a ello, cabe resaltar que el incremento medio del peso de las páginas web es actualmente del 183%.