Sí, también a finales del siglo pasado,  la gente creía que iría a trabajar en su propio aparato volador. Algunos pensaban que se podrían incluso teletransportar. Lo de ahora no es lo mismo pero se le parece, salvo por una cosa: el coche autónomo parece cada vez más real.

Publicidad

Así que posibilidades las hay, pero cuando se habla de estudios de estas características no se tienen en cuenta otros factores. Por ejemplo, el de los costes: ¿realmente la clase media (si todavía sigue existiendo para entonces) se podrá permitir la adquisición de un coche autónomo?

Sin tener en cuenta elementos como este, indaguemos más en lo que dice al respecto un estudio presentado por Xerox. Según esta multinacional, la mitad de los encuestados (49%) cree que en 2020 tendrán una única aplicación para cubrir todas sus necesidades de transporte, y el 27% considera que para entonces usarán un coche autónomo.

El coche autónomo como solución

“La movilidad es complicada, las infraestructuras complejas y el hecho de usar mayoritariamente tecnologías que no requieran conductor en 2020 probablemente esté fuera de nuestro alcance”, explica Pat Elizondo, vicepresidente senior de Marketing y Ventas Globales en la división de Sector Público de Xerox, compañía líder en el mercado de sistemas de transporte inteligentes. “No obstante, existen diferentes formas para que las ciudades puedan cubrir las demandas de los ciudadanos en materia de innovación y mostrar su progreso durante ese periodo de tiempo, incluyendo la integración en una única aplicación móvil que unifique todos los servicios de transporte”.

¿Realmente la clase media (si todavía sigue existiendo para entonces) se podrá permitir la adquisición de un coche autónomo?

De hecho, para satisfacer las demandas de los ciudadanos Xerox lanzó a principios de año “Go”, una aplicación móvil exclusiva, que se está probando en Los Ángeles, Denver, Centennial and Bangalore. Esta aplicación reúne la información sobre todas las opciones de transporte disponibles en una ciudad y calcula cuál es la ruta más rápida, barata y sostenible para llegar a nuestro destino.

“Al proporcionar aplicaciones tan sofisticadas como Go LA y Go Denver, estamos abriendo la puerta al cambio de comportamiento entre las ciudades”, continua Elizondo. “Mientras que las generaciones más jóvenes son más propensas a usar el transporte público, los más mayores siguen prefiriendo usar el coche. Por eso este tipo de aplicaciones son una excelente manera de conseguir que todos los ciudadanos estén de acuerdo en utilizar otras alternativas que reducirán los atascos en la ciudad y harán que la infraestructura existente se utilice de una forma más eficiente”.