Red Hat anuncia la disponibilidad de Red Hat OpenShift Application Runtimes, que permite a las empresas acelerar el desarrollo de aplicaciones nativas de la nube con un conjunto de framewoks y tiempos de ejecución seleccionados para construir y ejecutar aplicaciones basadas en microservicios.

Publicidad

En el corazón de la transformación digital aparece la oportunidad empresarial de reinventarse a uno mismo para competir mejor en un sector marcado por nuevos competidores, comunidades, tecnologías y estrategias comerciales. Bajo estas condiciones, adaptarse es clave para la supervivencia y las soluciones de desarrollo nativas que aprovechan la convergencia de contenedores Linux, administración de API, arquitecturas basadas en servicios y la automatización DevOps son ideales para ayudar a las empresas a responder a cambios impredecibles y a superar a sus competidores.

Red Hat OpenShift Application Runtimes admite múltiples tiempos de ejecución, idiomas, frameworks y arquitecturas

Proporcionando una oferta totalmente integrada y plenamente compatible para desarrollar microservicios en múltiples idiomas y frameworks, Red Hat busca el equilibrio entre la necesidad de elección de los desarrolladores y los requisitos operacionales de estandarización y soporte, tanto para crear nuevas aplicaciones como para volver a rediseñar las existentes. Según una encuesta de septiembre de 2017 realizada a los clientes de Red Hat, la gran mayoría de los encuestados (87%) indicaron que están usando o considerando múltiples tiempos de ejecución y frameworks para el desarrollo de microservicios, con un 44% indicando la preferencia por usar la herramienta adecuada para la tarea correcta.

Red Hat OpenShift Application Runtimes admite múltiples tiempos de ejecución, idiomas, frameworks y arquitecturas, con las siguientes características y principales beneficios:

Desarrollo simplificado: Reduce la complejidad en el desarrollo de aplicaciones nativas de la nube al integrar las capacidades de OpenShift Container Platform con múltiples tiempos de ejecución y frameworks, incluida la configuración basada en asistente, descubrimiento de servicios, configuraciones externas e interruptores para la tolerancia a fallos.

Flexibilidad estratégica: Red Hat OpenShift Application Runtimes admite configuraciones de nube híbrida, lo que ayuda a evitar el bloqueo del proveedor de la nube. La naturaleza distribuida de los servicios en la nube significa que un enfoque de «talla única» para los tiempos de ejecución y los frameworks es cada vez menos efectivo para la productividad empresarial. Con esta oferta, los desarrolladores obtienen la flexibilidad para desarrollar servicios para aplicaciones y sistemas híbridos y multi-cloud utilizando sus herramientas preferidas.

Velocidad de entrega: debido a su integración con Red Hat OpenShift Container Platform, Red Hat OpenShift Application Runtimes brinda a los desarrolladores una plataforma totalmente automatizada para el suministro, desarrollo e implementación de aplicaciones y sus componentes. Se integra con herramientas de integración continua y entrega continua (CI/CD) como Git, Maven y Jenkins. También proporciona herramientas intuitivas para agilizar de forma más segura los flujos de trabajo de Kubernetes y habilitar las funciones de equilibrio de carga de aplicaciones y escalado automático basado en políticas de control y automatización.

Integración de catálogo de servicios: Combinada con el catálogo de servicios OpenShift, las organizaciones de TI empresariales pueden aprovechar al máximo las inversiones multi-cloud integrando servicios basados en la nube, por ejemplo, aquellos proporcionados por la integración del servicio OpenShift AWS y capacidades desarrolladas internamente en Red Hat OpenShift Application Runtimes, y proporcionar portabilidad y consistencia de aplicaciones stateful y stateless, basadas en microservicios en todas las áreas de TI.