nationale nederlanden
nationale nederlanden

Nationale-Nederlanden ha tenido la innovación como bandera, especialmente, desde 2015. Este año supuso un punto de inflexión para nosotros y propició un gran impulso que nos permitió reinventarnos, vivir una auténtica revolución y abordar la transformación digital que, desde entonces, ha sido una de las grandes protagonistas dentro de la compañía. Dentro de este proceso de renovación, que ha tenido su reflejo tanto en los procesos externos como internos, se incluye nuestra conversión en empresa Agile.

Publicidad

La transformación de Nationale-Nederlanden en una empresa más digital e innovadora es un camino de largo recorrido que se inició hace ya más de cuatro años con el fin de poner al cliente en el centro de la estrategia permitiéndole un acceso a la información ágil e inmediato a partir de procesos sencillos y directos, y de forma totalmente segura. Por aquel entonces, y en lo que se refiere a la disposición de los equipos, se decidió basar el funcionamiento de la organización en un modelo matricial cuyo objetivo fundamental es fomentar la innovación, la agilidad y la orientación a trabajar por proyectos, especialmente, en el entorno internacional.

Fue necesario eliminar muchas líneas de reporte tradicionales y, también, la verticalidad propia de los modelos más clásicos. Unos primeros pasos que fueron complicados pero que se terminaron consiguiendo, ya que el equipo humano instauró la innovación en su propio ADN y confió en la transformación para conseguirlo.

En este sentido, los primeros cambios en Nationale-Nederlanden a un modelo de organización ágil llegaron en 2017 promovidos por el área tecnológica, momento en el que comenzamos a experimentar con Agile solamente circunscrito a un equipo de desarrollo de software como prueba piloto. Los resultados de esta primera prueba fueron muy positivos y nos posicionaron en el punto de partida perfecto para basar nuestra actividad en una estructura más ágil.

Por supuesto, hay que mencionar la importancia de contar con ayuda externa. Para nosotros, ha sido imprescindible recurrir a expertos y asesores profesionales, por ejemplo, en la materia de formación y entrenamiento ágil (coaching). También, es muy valioso ver experiencias en otras empresas y sectores porque creemos que es algo crucial para encontrar la orientación que necesitábamos y seguimos precisando hoy.

A lo largo de 2018, comenzamos con la implementación del modelo más allá de la Tecnología e incluimos a muchos otros representantes de diferentes áreas apostando por la formación de equipos multidisciplinares mixtos de perfiles de negocio e IT. Para el arranque, hemos escogido la implantación de diferentes metodologías de Agile, especialmente Scrum y Kanban.

Con estos equipos somos capaces de manejar iniciativas de cambio y transformación vinculadas a negocio y a la estrategia.

De pequeñas patrullas a cien por cien Agile

Hoy, en Nationale-Nederlanden, tenemos diez “patrullas” llamadas squads que están trabajando bajo esta metodología y nuestro objetivo es convertirnos en una compañía completamente Agile en 2019.

Con el fin de acelerar el proceso lo máximo posible, también hemos creado una oficina de Transformación Agile, que funciona como un squad, pero cuya función es ayudar en la implementación de todo el proceso de cambio organizacional siguiendo metodologías de escalado de prácticas ágiles. Desde esta oficina, que cuenta con el apoyo total y absoluto del Comité de Dirección de Nationale-Nederlanden, se impulsan todas las iniciativas que hay que tener en cuenta para realizar el cambio, especialmente aquellas que están vinculadas con el nuevo diseño organizacional, la estrategia de comunicación del cambio, todos los aspectos relacionados con personas y, por supuesto, RR. HH.

Para Nationale-Nederlanden, la metodología Agile nos tiene que proporcionar ventajas competitivas en un mercado que es cada vez más cambiante y demandante. Poco a poco, vamos viendo resultados y nos permite, entre otras ventajas, una reducción en los tiempos de salida al mercado, la promoción de una cultura emprendedora experimental y el incremento del compromiso de los empleados, un excelente servicio al cliente y capacidad de respuesta y, por último, una mejora en la velocidad y capacidad de ejecución y, por supuesto, una mayor capacidad de adaptación a los cambios.

Para Nationale-Nederlanden, la metodología Agile  proporciona ventajas competitivas en un mercado que es cada vez más cambiante

Hasta el momento, la experiencia con Agile está siendo muy positiva, a pesar de que, como toda novedad o nuevo proceso, genere dudas y pasos en falso.

Una adaptación de sobresaliente

Desde Nationale-Nederlanden, somos conscientes de que el cambio cultural es importante y es necesario involucrar a cada uno de los miembros de la organización.

Un aspecto muy importante en todo este proceso ha sido que, desde el comienzo del proceso, como ya hemos comentado, el Comité de Dirección es el principal impulsor y motor de cambio del proceso de transformación.

En concreto, tres de los miembros del Comité de Dirección, CEO, CIO and CHRO, forman parte de la Oficina de Transformación Ágil asumiendo la nueva metodología como su herramienta diaria de trabajo. En este proceso, destaca la cooperación entre IT y RR. HH. Ya que ambos equipos son conscientes de la importancia de unir esfuerzos en esta transformación.

Además, ponemos el foco en desarrollar diferentes conductas de liderazgo con nuestros directores y gerentes. Estamos cambiando a un modelo de liderazgo adaptativo. Y junto con este grupo, desarrollamos nuestro ‘manifiesto de liderazgo ágil’.

El resto de los empleados se encuentran expectantes frente al cambio organizacional y algunos de ellos ya han podido vivir en primera persona esta nueva forma de trabajo, ya sea a través de diferentes acciones formativas o participando activamente en squads o patrullas.

A pesar de la buena evolución del proyecto, desde Nationale-Nederlanden, no ignoramos en ningún momento que los cambios generan inseguridad y, por eso, tratamos de enfocar nuestros esfuerzos a diario y más de cara a cuando decidamos llevar a cabo la transformación completa de la organización, ya que tendremos que enfocar nuestros esfuerzos en gestionar ese cambio y las expectativas que se generen con una comunicación abierta en reuniones de comunicación o departamentales basando la información en un mapa de situación claro.

En este sentido, comentar que, también, ya hemos formado a más de 200 personas en Agile (fundamentos, scrum, scrum master, kanban, talleres de historias de usuario, etc.) y continuamos organizando sesiones de formación con más grupos de empleados que ya utilizan la metodología Agile para ayudarles con la información y el conocimiento necesario.

Nuestras expectativas, por tanto, son muy optimistas y estamos cien por cien volcados en este innovador modelo de trabajo que nos permite seguir evolucionando como compañía.