Sí, puede parecer ciencia ficción pero, no. Microsoft se ha unido a Linux Foundation y lo hace además como miembro Platino, es decir, se convierte en uno de los principales contribuyentes de la fundación. La compañía, uno de los símbolos del software propietario a finales del siglo pasado y principios de este, ya llevaba tiempo trabajando en proyectos OpenSource y había colaborado con Linux Foundation. Hasta ahora trabajaba en proyectos como Node.js Foundation, OpenDaylight, Iniciativa Open Container o la Iniciativa R Consortium and Open API. Así que lo que ha sorprendido no es que se haya unido a la fundación sino que lo haga como miembro platinum, que supone un coste de 500.000 dólares.

Publicidad

Aparte de esta situación, lo cierto es que los proyectos OpenSource han destacado y se han impuesto sobre las tradicionales herramientas propietarias. Gracias a su agilidad y a obtener un TCO más reducido, las soluciones Open Source han alcanzado cuotas de mercado insospechadas hace unos años, desde herramientas de virtualización, pasando por soluciones de data center, sin olvidar la movilidad, la presencia de Open Source es creciente y mayoritaria. Sólo han fallado en aquello que, al comienzo de las TIC modernas, parecía que iban a competir: el software de escritorio para PCs.

Microsoft ya estaba involucrada en Linux Foundation en proyectos Open Source  como OpenDayligth o la iniciativa Open Container

Fundada en 2007, Linux Foundation es una asociación que tiene como objetivo potenciar el desarrollo de Linux y en su creación participaron empresas como Red Hat, HP, Oracle o IBM. Faltaba Microsoft, una compañía que ha pasado de ser una de las abanderadas del software propietario a incrementar de forma espectacular sus proyectos sobre Open Source en apartados que van desde el cloud computing, el networking hasta los videojuegos. De hecho, la multinacional de Redmond, es uno de los principales contribuyentes a proyectos como GitHub, una plataforma de desarrollo colaborativo para alojar proyectos mediante el empleo del control de versiones Git. Pero ejemplos hay más: Windows 10 emplea Ubuntu, ha lanzado el código abierto .NET Core 1.0 y trabaja con compañías tradicionales del entorno OpenSource como Red Hat o SUSE.

Según ha afirmado Scott Guthrie, vicepresidente ejecutivo de Cloud y empresas de Microsoft, la presencia de Microsoft en la Linux Foundation era lógica ya que lo que pretenden es que «somos una empresa  que trabaja en la nube y lo que queremos es ayudar a los desarrolladores a lograr más utilizando las plataformas y los idiomas que conocen. Además, la Linux Foundation no es sólo la casa de Linux sino una de las comunidades más innovadoras en proyectos Open Source.

Desde la Linux Foundation, su director Ejecutivo, Jim Zemlin ha afirmado que «Microsoft se ha convertido en una de las compañías más entusiastas del código abierto y de Linux. Es además uno de los miembros más activos en diferentes proyectos, lo que beneficia a toda la comunidad Open Source»