Juan Manuel Sáez byte ti
Juan Manuel Sáez byte ti

Sin darse cuenta los capitalinos, en pocos años, Barcelona se está quedando con el grueso de organización de certámenes internacionales de importancia. No tengo mucha información de otros sectores, pero, en lo que se refiere al mundo tecnológico, sin duda que está cosechando triunfos notables.

Publicidad

El más icónico, el Mobile World Congress, es un ejemplo de cómo deben organizarse este tipo de eventos. Su celebración pone a Barcelona en el mes de febrero en las primeras páginas de toda la prensa mundial. El certamen está bien concebido, con una organización casi perfecta y con un escenario, la ciudad, que encanta a todos los visitantes.

Pero no solo es el MWC. Barcelona está aventajando a Madrid en la captación de reuniones internacionales de las principales empresas de nuestro sector: DELL-EMC, VMware, y otras muchas, eligen la capital catalana para sus convenciones anuales.

Mientras tanto, Madrid, ¿qué hace? Pues, en principio, mirar con envidia, cabrearse y poco más.

SIMO, que podría haber sido algo en el panorama español e internacional, ha sido un fracaso por la falta de conocimiento y preparación de sus directivos. Ha quedado en un sobrio encuentro sobre Educación que debe su éxito a que se lo organizan externamente.

Barcelona está aventajando a Madrid en la captación de reuniones internacionales de las principales empresas de nuestro sector

Este año sigue teniendo la misma pinta, no se vislumbran cambios, salvo, que yo sepa, uno, desvelado por HPE: el próximo “Discover”, su evento anual al que asisten más 10.000 invitados, se celebrará en Madrid, tras su paso por Barcelona y Londres en los dos últimos años. (Me consta que la Presidenta de Madrid ha presionado duro para conseguir que no volviera a Barcelona).

A pesar de haber nacido en Madrid, de no ser nacionalista (español) y, claro, tampoco nacionalista catalán, me da igual donde se celebren estos acontecimientos. Me da lo mismo, siempre que Cataluña no se separe de España, claro. Porque, entonces cambiaría de opinión: en ese contexto no me agradaría beneficiar a un territorio que, con el derecho que para mí le asiste, se quiera ir, fundamentalmente, para ser más rico y no compartir esa riqueza: me parece tan profundamente insolidario, que, mi forma de entender la vida, no me permite estar de acuerdo.

Este Gobierno de Rajoy está en plan socialdemócrata y no hace más que subir impuestos a las empresas. Está bien eso de que paguen más lo que más tienen, pero no conviene asfixiar porque se les puede volver en contra. Las telecos, por ejemplo, están empezando a plantearse algún tipo de presión, en vista de que no consiguen nada por las buenas: la verdad es que están siendo las paganas de algunos impuestos que son rotundamente injustos.

2 Comentarios

  1. Qué artículo más triste y lamentable. Con envidias y rencillas territoriales de por medio. Creía que esta era una publicación de tecnología y no de problemas territoriales.
    Deberíamos alegrarnos que en España existan eventos tecnológicos importantes, da igual si están en Zaragoza, Sevilla, Madrid o Barcelona. Evidentemente un territorio siempre estará delante de otro en algún aspecto. Si empezamos a medir, siempre existirá un «primero» y un «último» en materia de algo: educación, eventos sobre turismo, restauración … o tecnología, como menciona el autor de este artículo.
    Cito: «Mientras tanto, Madrid, ¿qué hace? Pues, en principio, mirar con envidia, cabrearse y poco más.»
    No es la visión que deberíamos tener como País! Estoy seguro que envidia y cabreo también tendrán otros territorios de España sobre lo que tiene o no tiene Madrid.
    En fin, dejémoslo aquí, no se qué intención tenía el autor escribiendo este artículo. ¿Motivar a los madrileños? Desde luego que no.
    Lo dicho: un artículo bastante triste que no aporta nada.
    Saludos a todos

    • Siento haberte defraudado, Sergio.
      Si el artículo se entiende como tu lo interpretas, sin duda que me he equivocado: mi intención era resaltar lo bien que lo hacen en Barcelona, frente al «pasotismo» de las autoridades madrileñas….
      Juan Manuel Sáez